AFP internacional

(I to D) el primer ministro británico, David Cameron el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la Cumbre de la OTAn el 9 de julio de 2016 en Varsovia

(afp_tickers)

Europa podrá contar "siempre" con Estados Unidos, afirmó este sábado el presidente estadounidense Barack Obama, al término de una cumbre de la OTAN en la que los aliados se declararon unidos detrás de una "firme" política de disuasión y diálogo con Rusia.

"En los buenos tiempos, como en los malos, Europa puede contar con Estados Unidos. Siempre", afirmó Obama que asistía a la última cumbre de la Alianza Atlántica de su mandato.

El presidente estadounidense dijo que la Alianza de 28 países estaba en un "momento crucial". "En casi 70 años de OTAN quizás nunca hayamos enfrentado tantos desafíos al mismo tiempo, seguridad, humanitarios, políticos", afirmó.

Obama citó la amenaza del grupo Estado Islámico, la intervención rusa en Ucrania, la peor crisis de migrantes en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y finalmente el voto en el Reino Unido para salir de la Unión Europea.

"En este momento de desafíos, quiero aprovechar la oportunidad para decir claramente lo que no va a cambiar nunca. Esto es el inquebrantable compromiso de Estados Unidos con la seguridad y la defensa de Europa", aseguró.

Pero al mismo tiempo, Obama advirtió que los aliados de la OTAN tienen que cumplir con su parte, especialmente en lo que concierne a revertir años de recortes en los gastos de defensa.

La mayoría, dijo, "no cumplen con el objetivo de 2%". "Tuvimos una sincera conversación sobre esto", aseguró.

- 'Unidos' -

Frente a Rusia, el mensaje principal "es que la Alianza está unida, que nos mantenemos unidos", dijo por su parte el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Rusia estuvo en el centro de las discusiones y decisiones que tomaron los 28 jefes de Estado y de gobierno de la Alianza liderada por Estados Unidos.

La cumbre, fue la oportunidad para que los mandatarios pudieran discutir de una manera "verdaderamente franca y abierta", aseguró Stoltenberg.

Si bien la "unidad" fue el 'leitmotiv' de la cumbre, algunos miembros pidieron poner en adelante el diálogo con Moscú antes que la disuasión.

El presidente francés, François Hollande, sostuvo el viernes que Rusia no era una amenaza sino más bien un socio. Y la canciller alemana, Angela Merkel, insistió en la necesidad de diálogo con "las regiones vecinas".

Durante la cumbre, el primer ministro británico, David Cameron, garantizó a sus colegas el compromiso del Reino Unido con la Alianza y anunció que sometería a voto en el Parlamento británico la renovación del dispositivo de disuasión nuclear del país, que supone el reemplazo de cuatro submarinos nucleares de clase Trident.

Cameron, que siempre mantuvo una línea dura con Moscú por la crisis en Ucrania, estimó este sábado que debían "avanzar en un firme diálogo con Rusia".

Los líderes avalaron el plan de la OTAN para reforzar su flanco oriental, decidido con la intervención rusa en Ucrania y la anexión de Crimea en 2014.

Esto supone triplicar la fuerza de reacción rápida de la Alianza para alcanzar 40.000 hombres y crear una fuerza expedicionaria de 4.000 miembros capaz de ser desplegada en un plazo muy corto en cualquier foco de crisis.

Los 28, que llevaron a cabo la mayor reforma de la "defensa colectiva" en Europa desde el fin de la Guerra Fría, también decidieron desplegar cuatro batallones en Polonia, Estonia, Lituania y Letonia, para sosegarlos, inquietos por la actitud de Rusia.

Para Moscú, este despliegue amenaza su seguridad en lo que otrora fue su esfera de influencia.

El Kremlin reserva además sus mayores advertencias al escudo antimisiles que desarrolla Estados Unidos en Europa para proteger su territorio y el de sus aliados de ataques de Irán y Corea del Norte, declarado operacional el viernes.

El miércoles se celebrará una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia en Bruselas, instancia que reúne a los embajadores de los 28 miembros de la Alianza y al de Moscú.

En el último encuentro, Stoltenberg dio cuenta de discusiones "francas y serias", pero la reunión terminó con "profundos desacuerdos".

- Afganistán -

La situación de seguridad "precaria" en Afganistán, donde los talibanes desestabilizan al gobierno de Kabul, ocupó también la primera sesión en Varsovia de los líderes de la OTAN.

Los 28 decidieron mantener las tropas en ese país donde las fuerzas afganas retomaron el control de la seguridad en 2015. Además mantendrán el financiamiento de las fuerzas locales de seguridad hasta 2020.

Unos 13.000 soldados de la Alianza están desplegados en Afganistán bajo el paraguas de la misión "Resolute Support", la mayoría para entrenar a las fuerzas de seguridad afganas.

afp_tickers

 AFP internacional