AFP internacional

Yemeníes inspeccionando un vehículo calcinado tras un atentado suicida contra el convoy del gobernador de Adén, en esta ciudad del sur dsel país el 15 de julio de 2016

(afp_tickers)

Once personas, siete militares y cuatro civiles, murieron este lunes en Yemen en dos atentados con coche bomba contra retenes del ejército en Mukala, la capital de la región de Hadramaut (sureste), informaron fuentes de seguridad y médicas.

Un kamikaze que conducía un coche bomba se abalanzó contra un control militar en las afueras de la ciudad y casi al mismo tiempo otro suicida hizo estallar su coche bomba en un puesto de control en el centro, indicó el general Faraj Salemin, comandante de la segunda región militar de Yemen.

Once personas murieron y 18 resultaron heridas, dijo a AFP el director del departamento de salud, Riyadh al-Jariri.

Cuatro civiles, entre ellos una mujer, figuran entre los muertos, precisó la fuente.

En un primer balance, el ejército, que atribuyó el ataque a "terroristas", en referencia a los yihadistas que actúan en el sur y el sureste de Yemen, daba cuenta de cinco muerto.

Los combatientes del grupo Estado Islámico (EI) y de Al Qaida, expulsados por las fuerzas gubernamentales, siguen activos en el sur y en el sudeste de Yemen, donde han aprovechado la guerra entre fuerzas leales al régimen y los rebeldes desde marzo de 2015 para intensificar sus acciones.

Mukala, una ciudad de 200.000 habitantes, había sido reconquistada el 24 de abril por las fuerzas gubernamentales a Al Qaida, que la administró durante un año.

Pero los yihadistas mantienen una fuerte presencia y controlan varias localidad en la provincia de Hadramut.

Desde su reconquista en abril, Mukala ha sido escenario de varios atentados mortales.

Estados Unidos, un aliado de Yemen en la lucha antiyihadista, considera a Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) como la rama más peligrosa de la red yihadista.

En las últimas semanas, varios de sus miembros han muerto por disparos de drones estadounidenses en Yemen.

Estados Unidos reconoció el 7 de mayo la presencia de un número "muy pequeño" de soldados estadounidenses en Yemen para ayudar a las fuerzas yemeníes y la coalición árabe dirigida por Arabia Saudí a expulsar a Al Qaida de Mukala.

afp_tickers

 AFP internacional