AFP internacional

Soldados identificados por las fuerzas Democráticas Sirias como miembros de las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos, en la localidad de Fatisah, en la provincia boreal siria de Raqa, el 25 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Los soldados estadounidenses que fueron fotografiados en Siria luciendo la insignia de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), una milicia kurda considerada "terrorista" por Ankara, recibieron la orden de quitarse el parche, informó este viernes un portavoz militar.

"No está autorizado y es inapropiado lucir la insignia de las YPG, y hemos tomado medidas correctivas" al respecto, dijo a la prensa el portavoz militar de la coalición internacional, el coronel estadounidense Steve Warren, radicado en Bagdad.

"Hemos comunicado tanto a nuestros socios militares como a nuestros aliados militares en la región", añadió.

El ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, denunció enérgicamente este viernes la "hipocresía" de Estados Unidos, algunos de cuyos soldados están presentes junto a una milicia kurda que combate al grupo Estado Islámico en el norte de Siria.

En una rueda de prensa en Antalya (sur de Turquía), Cavusoglu consideró por otra parte "inadmisible" que miembros de las fuerzas especiales estadounidenses, fotografiados el miércoles por la AFP, luzcan la insignia de las YPG.

Si bien no es inusual que las operaciones especiales de Estados Unidos porten la insignia de sus fuerzas socias, Warren dijo que en este caso no era apropiado hacerlo dado las "sensibilidades políticas" entorno al tema.

Turquía considera que las YPG son una milicia "terrorista" estrechamente vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva a cabo desde 1984 una mortífera rebelión en su suelo, y sospecha que buscan hacerse con un territorio en el norte de Siria.

Washington considera que las YPG son uno de los grupos armados más eficaces para combatir al EI en el terreno. El apoyo explícito de los estadounidenses a las milicias kurdas de Siria tensó en los últimos meses las relaciones entre Ankara y Washington, aliados en la OTAN.

El Pentágono sostiene que sólo tienen una misión de "asesoría y asistencia", no de combate.

"Entendemos las preocupaciones de Turquía, que quede claro, y seguimos discutiendo esto así como otras preocupaciones que tiene Turquía", dijo por su parte el portavoz del gobierno estadounidense Mark Toner.

"Con respecto a los comentarios sobre estas fotos hemos sido muy claros (...) sobre nuestra convicción de que las YPG no están vinculadas con el PKK", añadió Toner.

"Por el contrario, creemos que las YPG, así como otras fuerzas en el norte de Siria son efectivas en la lucha contra el EI", comentó.

"Seguiremos apoyándolas con nuestra operación de asistencia y respaldo", aseguró.

Pero el portavoz del gobierno estadounidense aprovechó también el momento para agradecer a Turquía, que calificó de miembro activo de la coalición contra el grupo EI.

"Estamos agradecidos hacia Turquía por su apoyo", dijo Toner.

Estados Unidos tiene más de 200 soldados de fuerzas especiales en el norte de Siria, donde tienen la misión de aconsejar a las Fuerzas Democráticas sirias (SDF, por sus siglas en inglés), cuya mayoría forma parte de las YPG.

afp_tickers

 AFP internacional