AFP internacional

El presidente francés, François Hollande (I); el primer ministro italiano, Matteo Renzi; y la canciller alemana, Angela Merkel, en rueda de prensa en el portaviones 'Garialdi' en la isla italiana de Ventotene

(afp_tickers)

"Muchos creían que después del Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) Europa se había acabado. No es así, no se ha acabado", advirtió este lunes el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en presencia de Angela Merkel y François Hollande.

"Nosotros queremos escribir una página mejor" de Europa, aseguró el líder italiano desde el portaviones 'Garibaldi', buque insignia de la marina italiana, donde organizó una cena de trabajo con los otros dos dirigentes europeos para hablar de defensa, seguridad, migración, jóvenes y empleo en Europa, tras la crisis de identidad que atraviesa el viejo continente.

"Tenemos que hacer más por la seguridad interna y externa de la Unión Europea", aseguró por su parte la canciller alemana, Merkel, al instar a "mejorar" el intercambio de información entre los servicios secretos de los países miembros.

"De cara a retos tan grandes, a la cantidad de refugiados que llegan, tenemos que mejorar los mecanismos de protección de nuestras fronteras", agregó Merkel en el curso de la conferencia de prensa conjunta ofrecida desde el portaviones.

"Vamos a hablar de empleo, de prosperidad económica, de crecimiento con el objetivo de crear trabajo y ofrecer un futuro a la gente", añadió Merkel.

Por su parte, el presidente francés, Hollande, reconoció que "el peligro que corre hoy en día Europa es el de la división, de quedar fragmentada", dijo.

Ante uno de los fenómenos más graves que afecta a la región, el de la llegada de miles de personas que huyen del hambre y de la guerra en África y Oriente Medio, Hollande pidió también mayor coordinación entre los países.

"Queremos mejor coordinación, más medios y más recursos para el sector de defensa. A Europa le toca protegerse, pero le toca también acoger a aquél que para exiliarse pone en riesgo la propia vida", dijo el mandatario francés.

"La catástrofe de la guerra en Siria se convertirá en la vergüenza de la comunidad internacional si no hacemos algo", admitió.

El presidente del Consejo italiano recibió hacia las 16H00 (14H00 GMT) a la canciller alemana y al presidente francés en Nápoles (sur), de donde se trasladaron a Ventotene, una pequeña isla del Mediterráneo situada entre Roma y Nápoles, donde nació en los años 40 la idea de una Europa unida y libre.

En la isla, los tres dirigentes europeos rindieron tributo ante la tumba del comunista y antifascista Altiero Spinelli, autor de un histórico alegato por una Europa federal, el 'Manifiesto de Ventotene', texto precursor del federalismo continental.

Luego, los tres dirigentes se dirigieron al 'Garibaldi' donde compartieron una cena de trabajo.

La decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea (UE), el llamado Brexit, y sus consecuencias para el futuro de Europa, hizo reaccionar de inmediato a los dirigentes de Alemania, Francia e Italia, que desean dar un "nuevo impulso" a la integración europea.

"Es verdad que el Brexit generó incertidumbre", reconoció Hollande, quien instó a multiplicar las inversiones públicas y privadas en sectores estratégicos como las nuevas tecnologías y la transición energética, para hacer frente a la crisis de desempleo en muchos países del viejo continente.

El encuentro del lunes fue organizado tres semanas antes de una cumbre europea extraordinaria convocada tras el Brexit para el 16 de septiembre en Eslovaquia, .

afp_tickers

 AFP internacional