AFP internacional

El presidente de EEUU, Barack Obama (d), y el aspirante demócrata a candidato a sucederlo Bernie Sanders se encaminan al Despacho Oval, en la Casa Blanca, en Washington, el 9 de junio de 2016

(afp_tickers)

Bernie Sanders no reconoce su derrota, pero ha adoptado un tono más conciliador al expresar su voluntad de trabajar junto a Hillary Clinton, que será la candidata demócrata a la Casa Blanca, para vencer Donald Trump en los comicios de noviembre.

Tras reunirse durante una hora con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, Sanders -que no se refirió a sus conversaciones con el mandatario- tendió la mano a Clinton.

"Estoy impaciente por reunirme con ella próximamente y ver cómo podemos trabajar en conjunto para vencer a Donald Trump y crear un Gobierno que nos represente a todos", afirmó el legislador al término de la reunión con Obama.

Pese a que el septuagenario senador por Vermont sigue aún técnicamente en carrera, ya se sabe que la Convención Demócrata de finales de julio en Filadelfia designará a su rival partidaria como postulante a la presidencia.

"En mi mente, como en la de la mayoría de los estadounidenses, Donald Trump sería claramente un desastre como presidente", agregó.

"Es obvio que haré todo lo que esté en mi poder (...) para asegurarme de que Donald Trump no sea presidente", añadió.

Obama, que tampoco formuló declaraciones después de su encuentro con Sanders, intenta desde hace varios días alinear a los demócratas detrás de Hillary Clinton con vistas de las elecciones del 8 de noviembre.

Y tras reunirse con Sanders, hizo público lo que fue un secreto a voces durante las primarias: "Estoy con ella", dijo en un mensaje de vídeo.

Sin embargo, Obama no quiere forzar la mano a los partidarios -jóvenes y entusiastas- de "Bernie" y de su "revolución política".

La corriente de simpatía que suscitó el legislador, quien se autodefine como "socialista democrático", sorprendió por su amplitud: 12 de los 27 millones de electores que participaron en las internas demócratas se pronunciaron a su favor.

"Tengo la esperanza que en un plazo de dos semanas encontremos una solución" para trabajar juntos, había afirmado el miércoles Obama refiriéndose a Sanders.

"Tenemos bien claro quién será el candidato, pero creo que deberíamos ser elegantes y dejarlo que lo decida él mismo", afirmó por su lado el vicepresidente Joe Biden respecto a la fecha en que Sanders debería anunciar que abandona la carrera presidencial.

- "Energía y nuevas ideas"-

Tras felicitar a la exprimera dama por su victoria, Obama insistió en subrayar la contribución de "Bernie" a la movilización de millones de estadounidenses y su compromiso en temas como la lucha contra las desigualdades o el financiamiento de los partidos políticos.

"Fue sano para el partido Demócrata haber tenido una primaria disputada", declaró el presidente en 'The tonight show', un programa televisivo presentado por Jimmy Fallon. "Creo que Bernie Sanders aportó una enorme cuota de energía y nuevas ideas, lo que hizo de Hillary una mejor candidata".

Los partidarios más fervorosos de Sanders sienten un fuerte rechazo hacia Hillary Clinton, que representa a su juicio la quintaesencia del 'establishment' ajeno a las realidades de la gente. Otros, con una actitud más pragmática, son favorables a que el senador se retire de la campaña en este preciso momento.

Entre estos últimos figura el actor Mark Ruffalo, quien felicitó a Hillary Clinton por su "victoria histórica" del martes al mismo tiempo que llamó a la "familia Sanders a continuar levantando nuestros valores progresistas".

"Soy bastante bueno en matemáticas y sé que el combate que nos espera es muy, muy difícil, pero continuaremos bregando por cada voto, por cada delegado", había declarado Sanders en la noche del martes, tras haber perdido las últimas primarias importantes.

Los partidarios del senador aspiran a incidir en el partido con el fin de cambiar las reglas del juego en las primarias de 2020.

Una de sus reivindicaciones es disminuir el peso de los 'superdelegados', dirigentes y cargos electos del partido (presidentes, vicepresidentes, legisladores, gobernadores, alcaldes) que no son designados en las primarias y que tienen libertad de pronunciarse a favor de cualquier candidato durante la convención. Sanders tiene muy escaso peso entre ellos.

Para Neil Sroka, de Democracy for America, una organización política cercana a Sanders, "la magnitud del alineamiento del partido detrás de Hillary Clinton dependerá de la forma en que ella se apropie de la revolución política y de las problemáticas progresistas que definieron la campaña" del veterano "socialista democrático".

afp_tickers

 AFP internacional