AFP internacional

La jefa del Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), Tibisay Lucena, habla durante una reunión de trabajo en Caracas el 9 de agosto de 2016.

(afp_tickers)

El poder electoral de Venezuela alejó este martes la posibilidad de que el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro se realice este año como pretende la oposición, tras anunciar los pasos que aún faltan para llegar a la convocatoria.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, dijo que la recolección de cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral) necesarias para convocar al referendo se realizaría a fines de octubre, lo que cayó como un balde de agua fría en la oposición, que exige celeridad.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) acusa al CNE de servir al chavismo y de retrasar el proceso para evitar que el referendo se haga antes del 10 de enero de 2017, cuando se cumplen cuatro años del mandato presidencial.

Si el referendo se realiza este año y Maduro pierde, se debe llamar a elecciones; pero si es revocado después de esa fecha, los dos años restantes de mandato los completará su vicepresidente.

En un acto en la sede del órgano electoral, transmitido por televisión, Lucena precisó que una vez que la oposición recolecte las firmas, lo cual debe hacer en tres días, el CNE tendrá "entre 28 y 29 días" para verificarlas.

Si son avaladas, se convocará al referendo para que se efectúe en un plazo máximo de tres meses, lo que podría llevar hasta fines de febrero o inicios de marzo.

El excandidato presidencial Henrique Capriles calificó la declaración de Lucena como "un ejercicio de cinismo y mentiras".

Mientras, Maduro aseguró tras el anuncio que la oposición tiene "planes de violencia" que "serán derrotados". "Llegará 2017 y llegará 2018 y seguirá la revolución", advirtió.

Su delegado para el proceso de revocatorio, Jorge Rodríguez, sostuvo más temprano que "legal y jurídicamente (el referendo) feneció".

- Situación explosiva -

Para revocar a Maduro se necesitan más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido en 2013. Según la firma Venebarómetro, 64% de los electores (unos 12 millones) votaría en su contra.

El presidente socialista enfrenta el descontento de una población que sufre por una escasez de alimentos y medicinas que alcanza el 80%, y una inflación que fue de 180,9% en 2015, proyectada por el FMI en 720% para 2016.

En tanto, la dirigencia de la MUD ratificó su llamado a una gran marcha nacional hacia Caracas el 1 de septiembre para exigir la fecha de recolección de firmas.

"No se atreve (Lucena) a decir que no va a haber revocatorio este año, porque sabe muy bien que trancar la ventanita democrática coloca a Venezuela en una situación sumamente peligrosa", dijo Capriles.

El constitucionalista José Ignacio Hernández opinó que se "retrasa arbitrariamente el revocatorio", y que realizarlo en 2016 depende de "la voluntad del CNE de cumplir con la Ley". "Solo el control ciudadano puede lograrlo", agregó.

Lucena reiteró que no admitirá presiones y acusó a Estados Unidos de pronunciarse sobre el CNE "en el infame tono del experto en democracia". "Acosar al poder electoral y a sus funcionarios es un intento por torcer la vía constitucional", aseguró.

- Ni en 2016, ni en 2017 -

Acusándola de fraude en la recolección de firmas para activar el referendo, el oficialismo empuja 8.600 recursos legales contra la MUD, una demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -al que la oposición acusa igualmente de servir al chavismo- y la semana pasada pidió al CNE inhabilitarla como actor político.

"Ya habíamos dicho que era completamente imposible que se pudiera cumplir con los lapsos para realizar un referendo revocatorio en el año 2016 y estoy seguro, por los vientos que soplan, y por el fraude masivo cometido, que tampoco habrá referendo en 2017", agregó Rodríguez.

Hace una semana, la alianza opositora solicitó formalmente el referendo, tras superar la primera fase del proceso con la validación de 200.000 firmas (1% del padrón) que la acreditan como promotora de la consulta.

El CNE cuenta con 15 días continuos para analizar esa solicitud y luego con 15 días hábiles (entre el 24 de agosto y el 13 de septiembre) para dar la fecha y puntos de recolección de las cuatro millones de firmas.

Luis Emilio Rondón, único de los cinco rectores del CNE cercano a la oposición y quien estuvo ausente de la comparecencia de Lucena, condenó "el retardo" del proceso.

afp_tickers

 AFP internacional