AFP internacional

El primer ministro español, Mariano Rajoy (D), saluda mientras camina con su homóloga británica, Theresa May, en el palacio La Moncloa, en Madrid, el 13 de octubre de 2016.

(afp_tickers)

El gobierno español saliente de Mariano Rajoy aprobó este viernes un presupuesto provisional para 2017, destinado a presentar a la Comisión Europea sus medidas antidéficit a la espera de elaborar unas cuentas definitivas cuando haya un nuevo ejecutivo electo.

España, bajo amenaza de una sanción europea por déficit excesivo, tenía hasta el 15 de octubre para presentar su plan.

Madrid enviará antes del sábado a Bruselas este presupuesto que prorroga el de 2016 "sin cambio de políticas y con una previsión bastante prudente sobre los ingresos", explicó la vicepresidenta del gobierno del Partido Popular (PP), Soraya Sáenz de Santamaría, tras la reunión semanal del gabinete.

Sin gobierno electo desde diciembre de 2015, el ejecutivo saliente se encarga de la gestión de asuntos ordinarios pero sin modificar las partidas presupuestarias, es decir, no puede aplicar recortes ni aumentar los gastos.

El nuevo plan se limita a actualizar cifras anteriores en función de las previsiones macroeconómicas, explicó Sáenz de Santamaría, sin dar más detalles sobre su contenido.

El documento que debe ser enviado a Bruselas precisa también qué medidas se tomaron para respetar el objetivo de déficit público en 2016, fijado en el 4,6% del PIB.

A finales de septiembre, el director económico del Banco de España estimó que este objetivo no puede alcanzarse si no se practican nuevos ajustes en el presupuesto.

El gobierno saliente espera conseguir 8.000 millones de euros recaudando de manera anticipada el impuesto sobre las sociedades, si obtiene el apoyo de sus adversarios socialistas en el Congreso para modificar la ley.

Para 2017, el objetivo oficial de déficit es de 3,1%. Para cumplirlo no será suficiente con los efectos positivos del fuerte crecimiento de la economía española, reconoció el martes el ministro saliente de Economía, Luis de Guindos.

Se deberán ahorrar 5.000 millones de euros gracias a un esfuerzo "estructural" sobre el presupuesto estatal, explicó.

El gabinete conservador considera también oponerse a una proposición de ley registrada por 178 diputados para aumentar las pensiones en 2017 si influye negativamente en las finanzas del Estado.

El rey Felipe VI debe consultar el 24 y el 25 de octubre a los líderes de los partidos políticos para ver si existe un candidato con suficiente apoyo para formar gobierno y evitar la convocatoria de las terceras elecciones en un año.

afp_tickers

 AFP internacional