AFP internacional

Una fuerte tormenta con lluvias el 24 de mayo de 2016 en Neuhardenberg, Alemania

(afp_tickers)

Dos hombres murieron y varias personas resultaron heridas, incluidos niños, este sábado por tormentas y rayos caídos en distintas partes de Europa, incluido un parque en Francia y un campo de fútbol en Alemania.

En el sur de Polonia, un hombre de 40 años fue fulminado por un rayo cuando caminaba por la montaña y otro de 61 años se ahogó en un torrente, según los medios locales. Tres personas resultaron además heridas por los rayos caídos en el monte Sokolica, en la frontera polaco-eslovaca.

En Alemania, más de 30 personas fueron hospitalizadas en la ciudad occidental de Hoppstädten, después de que un rayo cayera en pleno campo de fútbol tras un partido infantil. La caída del rayo fue aún más inesperada dado que "según los testigos, no estaba lloviendo ni había nubes oscuras", indicó un portavoz de la policía a la agencia DPA.

El árbitro, de 45 años, fue directamente golpeado por el rayo y otros dos adultos sufrieron heridas de gravedad. Los niños fueron sometidos a un chequeo de control y salieron completamente ilesos.

En Francia, once personas, entre ellas al menos ocho niños, resultaron heridos por la caída de un rayo el sábado en el parque Monceau, en el noroeste de la capital parisina. Los niños heridos, que se encontraban celebrando un cumpleaños, tenían entre 7 y 14 años.

El director del hospital Necker al que algunos llevados explicó que uno de los niños había requerido reanimación y que estaba en estado crítico.

Aunque los rayos caen generalmente sobre una sola persona, es posible que varias sean golpeadas en bloque.

Michel Daloz de la agencia meteorológica Meteo-France explicó a la AFP que entre 100 y 200 personas son golpeadas por rayos cada año en Francia, y que entre 10 y 20 mueren.

Subrayó que la gente nunca debería refugiarse bajo árboles durante una tormenta, como hizo el grupo de París, ya estos atraen los rayos.

"Es lo que llamamos el 'efecto pararrayos'", explicó Daloz. En el caso del parque Monceau, además, el suelo estaba mojado, por lo que conducía mucho mejor la electricidad.

Las víctimas de caídas de rayos pueden sufrir problemas cardiológicos permanentes y daños neurológicos", añadió.

El sábado por la tarde cayó en París una fuerte tormenta, que obligó incluso a detener el torneo de tenis del Roland Garros durante más de dos horas. Varias regiones francesas se encontraban en alerta este sábado, aunque la región parisina no figuraba en la lista.

El sur y el oeste de Alemania estaban en alerta naranja desde la mañana, con riesgo de mal tiempo todo el fin de semana.

El viernes, la tormenta Elvira golpeó el oeste del país, dejando calles inundadas, como la de la ciudad de Wiesbaden, y abundantes lluvias de granizo. En Renania-Palatinado, un tren descarriló sin dejar heridos.

afp_tickers

 AFP internacional