AFP internacional

Un combatiente yemení leal al presidente Abd Rabo Mansur Hadi saluda desde lo alto de un tanque en un punto de control en una carretera de Taez, el lunes 11 de abril al suroeste del país

(afp_tickers)

Al menos 13 combatientes progubernamentales murieron en un ataque rebelde cerca de la capital yemení, Saná, a pesar del alto el fuego decretado por la ONU esta semana, informaron este jueves fuentes militares.

Rebeldes hutíes atacaron el miércoles posiciones progubernamentales en Nahm, al noreste de Saná, donde continúan los combates desde hace dos semanas pese al compromiso de los beligerantes a respetar una tregua vigente desde el domingo a medianoche.

En esos enfrentamientos también murieron algunos rebeldes, dijo una fuente militar progubernamental sin poder precisar un número. Horas antes, un tirador de élite había herido mortalmente a un general en esa misma región. En otros lugares se señalaron combates esporádicos que dejaron víctimas.

El alto el fuego ha sido violado en numerosas ocasiones en Yemen desde su entrada en vigor pero ninguna de las partes en conflicto ha declarado que ha terminado. El lunes deben comenzar unas conversaciones de paz en Kuwait bajo los auspicios de la ONU.

Desde la intervención en 2015 de una coalición liderada por Arabia Saudí para apoyar al gobierno, el conflicto de Yemen ha dejado 6.300 muertos, la mitad civiles, y 30.000 heridos. Otros 2,4 millones de personas han sido desplazadas y el 80% de la población necesita ayuda humanitaria, según la ONU.

El movimiento rebelde de los hutíes controla la capital desde septiembre de 2014 y ha logrado resistir a los avances de las fuerzas progubernamentales, respaldados por la coalición árabe, en el norte y en el centro de Yemen.

afp_tickers

 AFP internacional