AFP internacional

Donald Trump en la convención republicana en Cleveland en Estados Unidos el 21 de julio de 2016

(afp_tickers)

El millonario Donald Trump aceptó este jueves la investidura del partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, prometiendo devolver la seguridad al país tras derrotar a la demócrata Hillary Clinton en los comicios de noviembre.

"Con humildad y agradecimiento acepto la candidatura para la presidencia de Estados Unidos", exclamó Trump, recibido con vítores y una ovación de pie en Cleveland, donde los republicanos culminan cuatro días de convención partidista.

"Juntos, llevaremos nuestro partido de regreso a la Casa Blanca", añadió en su discurso, visto por millones de televidentes.

Erigido como el "candidato de la ley y el orden", Trump prometió que en su primer día en la Casa Blanca, el 20 de enero de 2017, "la seguridad será restaurada" en el país.

"La retórica irresponsable de nuestro presidente, quien ha usado el púlpito de la presidencia para dividirnos por raza y color, ha creado en Estados Unidos un entorno más peligroso para todo el mundo", dijo Trump dirigiéndose a Barack Obama.

Su discurso coronó el increíble ascenso a la cumbre del 'Gran Old Party' de un neófito de la política que superó a 16 candidatos republicanos con una retórica muchas veces cruda y estridente pero que caló profundo entre millones de estadounidenses rabiosos con la clases dirigentes.

Trump repitió las propuestas que le han resultado exitosas en su campaña a la Casa Blanca, denunciando los excesos del libre comercio y amenazando con renegociar acuerdos existentes, especialmente con México y Canadá.

También retomó su promesa de construir un "gran muro" en la frontera con México: "Vamos a construir un gran muro fronterizo para detener la inmigración ilegal, detener las pandillas y la violencia, y detener el paso de las drogas", declaró.

Y reiteró su compromiso de cerrar las fronteras de Estados Unidos al suspender la inmigración desde países asociados al terrorismo.

Al atacar a su rival demócrata, calificó el legado de Clinton como secretaria de estado entre 2009 y 2013 de "muerte y destrucción", al tiempo que la culpó del surgimiento del grupo yihadista Estado Islámico y de cosechar el caos en Egipto, Irak, Siria y Libia.

afp_tickers

 AFP internacional