Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, el 1 de octubre de 2016 en Manheim

(afp_tickers)

Fragilizado por una secuencia de espectaculares tropiezos, Donald Trump reanudó este lunes los ataques a su adversaria Hillary Clinton, quien parece haber recuperado el impulso en los sondeos a apenas cinco semanas de las elecciones presidenciales estadounidenses.

En un acto realizado este lunes ante militares en Herndon, Virginia, Trump dijo que Clinton "dejó a nuestra nación en peligro" por la forma en que manejó información clasificada cuando era secretaria de Estado.

El discurso de Trump se centró en los riesgos que enfrenta el país en materia de ciberseguridad, a los que calificó de "enormes", y puso como ejemplo la decisión de Clinton de usar un servidor privado de correos en el sótano de su casa cuando era secretaria de Estado.

Para Trump, "la única experiencia que Clinton tiene sobre ciberseguridad incluye su sistema criminal, que violó la ley federal, montando encima una enorme operación de encubrimiento y poniendo a nuestra nación en peligro".

El candidato conservador dijo que "el alcance de nuestros problemas de ciberseguridad es enorme. Nuestro gobierno, nuestros negocios, nuestros secretos comerciales y la información más sensible de nuestros ciudadanos sufren ataques constantes por parte de nuestros enemigos".

En otro duro golpe a su campaña, el fiscal general del estado de Nueva York pidió que la Fundación Trump deje de solicitar donaciones mientras no cumpla las leyes impositivas locales.

La Fundación Trump nunca se registró en la oficina de obras caritativas y no ha presentado las declaraciones financieras anuales auditadas que se requieren, sostuvo el fiscal general, Eric Schneiderman, en una carta difundida este lunes.

Por ello, la fundación "debe cesar inmediatamente de solicitar contribuciones o de comprometerse en recaudación de fondos". Una desobediencia "será considerada como la continuación de un fraude al pueblo del estado de Nueva York", advirtió.

- Lealtad cuestionada -

Durante el fin de semana Trump había llegado a cuestionar la neumonía que afectó a Clinton el mes pasado y hasta la lealtad hacia su marido, el expresidente Bill Clinton.

"Ni siquiera pienso que ella sea leal a Bill, si quieren saber la verdad. Porque realmente, ¿por qué tendría que serlo?", dijo durante un discurso en Pensilvania.

La nueva ofensiva de Trump ocurre luego de una semana extraordinariamente difícil para el candidato republicano, quien se vio envuelto en una polémica con una ex Miss Universo y una enorme polémica sobre sus declaraciones de impuestos.

Durante el fin de semana, el diario New York Times reprodujo parte de una declaración de ingresos de Trump de 1995, cuando anunció pérdidas por 916 millones de dólares.

De acuerdo con especialistas, el análisis de esos documentos sugiere que Trump utilizó artimañas legales para no pagar impuestos durante cerca de 20 años.

El caso tiene todos los elementos para ser una bomba de tiempo para la campaña de Trump, quien se niega a divulgar sus últimas declaraciones de impuestos -una tradición entre aspirantes presidenciales- alegando que son objeto de una auditoría.

El escándalo con los impuestos de Trump tiene todos los elementos para tornarse el centro de una tormenta en el debate que los dos candidatos presidenciales mantendrán el domingo próximo.

El primer debate entre Clinton y Trump se realizó el pasado lunes en una universidad próxima de Nueva York. Ese debate comenzó civilizadamente pero poco después se desbarrancó a un áspero intercambio de acusaciones, ironías y golpes bajos.

- Repunte en sondeos -

En ese contexto, Clinton pasó a tener claramente la iniciativa de la campaña después de ese debate y de los escándalos que mantuvieron ocupado al comité de campaña de Trump para controlar los problemas.

Un sondeo de Politico/Morning Consult revelado este lunes muestra que Clinton supera ahora a Trump por 42% a 36% de las intenciones de voto, cuando se incluye a los otros candidatos minoritarios, el libertario Gary Johnson (9%) y la ambientalista Jill Stein (2%).

De acuerdo con este sondeo, cuando se considera solo a los dos candidatos principales, la ventaja de Clinton sobre Trump es de 46% a 39%.

La medición, sin embargo, vuelve a dejar al descubierto el increíblemente alto nivel de rechazo contra los dos principales candidatos: el 58% de los electores consultados tiene una mala imagen de Trump, contra 54% que piensan lo mismo de Clinton.

El viernes, otra encuesta divulgada por Fox había otorgado a Clinton una ventaja de cinco puntos (49% a 44%), aunque el conteo diario de Los Angeles Times aún sitúa a Trump por delante con 47% a 42%.

Finalmente, un sondeo realizado por CNN/ORC tras el debate y divulgado este lunes muestra resultados parecidos: Clinton tiene 47% de intenciones de voto contra 42% de Trump entre probables votantes. El incremento de la ventaja de la demócrata es importante porque resulta de un aumento del apoyo que recibe entre los votantes hombres y los independientes, que habían apoyado mayoritariamente a Trump hasta principios de setiembre pero que ahora parecen estar decantándose por Clinton (44% contra 37%).

De acuerdo con Politico y Morning Consult, el principal factor explicativo del avance de Clinton está en un mayor nivel de aceptación entre los electores independientes y, en menor medida, entre los electores más jóvenes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP