AFP internacional

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, en Cincinnati, Ohio, el 1 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

La tarea no es de las más fáciles: en dificultades en los sondeos a menos de 70 días de la elección presidencial, Donald Trump se lanza el sábado en Detroit a la busca de apoyos en la comunidad negra, masivamente favorable a Hillary Clinton.

Consciente de la necesidad de ampliar con urgencia su base electoral si desea suceder a Barack Obama, el candidato republicano a la Casa Blanca busca ahora atraer a un sector del electorado al que nunca buscó y que representa un 12% del padrón electoral.

El argumento de Trump es que los candidatos del Partido Demócrata hablan en nombre de la comunidad negra desde hace décadas, pero las estadísticas muestran que el desempleo y la pobreza afecta a ese grupo más que a otros.

Los demócratas, dijo Trump en un acto en Ohio a fines de agosto, "no tienen interés en ustedes. Ellos vienen una vez cada cuatro años, toman sus votos y después dicen adios".

En apoyo de ese argumento, Trump recuerda la actitud de los demócratas sobre la inmigración, al afirmar que sus adversarios prefieren "dar un puesto de empleo a un refugiado antes que a un joven negro desempleado".

El electorado negro estadounidense es tradicionalmente más próximo de los demócratas.

En las elecciones de 2012, el 93% de ese sector votó por Barack Obama, de acuerdo con sondeos de boca de urna.

Clinton, de igual forma, exhibe altos índice de apoyo en ese electorado: se estima que en la primaria disputada contra el senador Bernie Sanders ella se quedó con el 90% de los votos de la comunidad negra.

En Detroit, la agenda de Trump aún está envuelta en ciertas dudas.

En principio deberá participar de una celebración y hablar ante una congregación bautizada "Ministerio Internacional de la Gran Fe", antes de participar de un encuentro con los habitantes de un barrio negro.

Luego de seguidos problemas surgidos en su campaña, aún resta ver si Trump improvisará sus discursos o si se limitará disciplinadamente a un guión preparado previamente.

- Apoyos racistas -

El jueves, el diario The New York Times publicó fragmentos de un documento de trabajo de ocho páginas donde pueden leerse las preguntas que deberían ser presentadas por el pastor Wayne Jackson, y las respuesta preparadas por los consejeros del multimillonario candidato.

En ese guión puede apreciarse un Trump claramente "presidencial" cuando promete ponerse al servicio de todos los estadounidenses sin importar "su raza o su origen étnico".

Al ser interrogado sobre este documento, el pastor Jackson admitió que había enviado sus preguntas, pero aseguró que esas opciones podían cambiar, negando de plano la idea de que estaría trabajando mano a mano con el equipo de Trump.

"Él ha hecho declaraciones y ha dicho que quiere mejorar la situación de la comunidad negra. Bueno, queremos conocer las respuestas. Queremos saber como hará eso", dijo el pastor a la red de televisión CNN.

De acuerdo con Jackson, "hay una percepción generalizada de que hay muchos racistas apoyando su campaña. Son temas sobre los que queremos preguntar. Y cuando no haya más nada que decir, dejemos que la gente decida".

Los demócratas recuerdan que un exlíder del grupo racista Ku Klux Klan, David Duke, ha llamado a votar por Trump el 8 de noviembre. Trump, por su parte, terminó por rechazar ese apoyo.

Los demócratas también recuerdan que Trump es el mismo que tomó la delantera de una campaña de bajo nivel cuestionando la nacionalidad de Barack Obama, primer presidente negro de Estados Unidos.

afp_tickers

 AFP internacional