AFP internacional

El magnate Donald Trump habla en un mitin de campaña por las primarias del Partido Republicano rumbo a la Casa Blanca, el 24 de abril de 2016, en Hagerstown, Maryland

(afp_tickers)

El multimillonario Donald Trump hizo un llamado a la unidad de un fracturado Partido Republicano con vistas al muy probable enfrentamiento en las urnas con la demócrata Hillary Clinton, a la que ha hecho su blanco de ataques.

El camino de la nominación republicana está totalmente despejado luego de que sus dos últimos rivales, Ted Cruz y John Kasich, se retiraran de la contienda tras el triunfo de Trump en las primarias de Indiana el martes.

Cruz lo hizo poco después de su derrota, mientras se espera que Kasich haga este miércoles una declaración en la ciudad de Columbus.

La retirada de ambos baja el telón de una de las contiendas electorales más polémicas y caóticas en décadas. Al final, Trump dejó en el camino a por lo menos 16 rivales.

"Ahora vamos a unir este partido. Buscaremos votos juntos", dijo el magnate de 69 años el miércoles a la cadena Fox. "Creo que venceremos a Hillary Clinton", afirmó.

Trump no se guardó comentarios para la presumible candidata demócrata. "Bernie Sanders dijo que ella tenía un juicio pobre. Y lo tiene", expresó a la cadena MSNBC.

También se explayó sobre la polémica que suscitaron los correos electrónicos que Clinton envió desde su servidor personal con información de interés nacional.

"Miren el escándalo de los correos, con algo así no debería tener derecho a presentarse", expresó. "Debe pagar por lo que hizo, así como otra gente pagó por bastante menos", agregó.

Por otra parte, y ya como virtual candidato republicano, Trump se refirió al perfil de su compañero de fórmula.

Consultado al respecto por la cadena ABC, Trump aseguró que su vicepresidente será un republicano y "se tratará muy probablemente de una persona con experiencia en política".

"Quiero alguien que tenga de veras talento para relacionarse con el Senado, para interactuar con el Congreso, que pueda hacer votar leyes", dijo Trump, quien agregó que no tenía ninguna intención de legislar por decreto como el presidente Barack Obama.

- "Van a acabar con nosotros" -

Sin embargo, algunas importantes figuras del Partido Republicano se resisten a apoyar a Trump.

Las reticencias ilustran las tensiones en el seno del partido, que aún no puede explicar cómo un multimillonario está a las puertas de la nominación, cuando apenas nadie apostaba por él cuando lanzó su campaña en junio pasado.

"Si nominamos a Trump (los demócratas) van a acabar con nosotros... y lo vamos a merecer", tuiteó el senador Lindsey Graham, uno de los rivales a los que Trump venció durante la campaña.

Trump se mostró optimista en que logrará reunificar al partido y sumar suficientes apoyos, aunque sugirió que algunas heridas eran muy recientes como para que ya hubieran cicatrizado.

"Confío en que podamos unir a una buena parte del partido. A algunos otros no los quiero", expresó a la cadena NBC, recordando los duros ataques verbales en las primarias de rivales y figuras republicanas, aunque no dio nombres. "Para ser honesto, hay gente a la que realmente no quiero. No creo que sea necesaria", concluyó.

Y aunque Trump acumuló victoria tras victoria, la resistencia entre los republicanos está lejos de haber desaparecido. Algunos amenazan incluso con votar a Clinton, otros todavía sueñan con una convención reñida en Cleveland el próximo junio.

Por lo pronto, un sondeo de la cadena CNN augura una cómoda victoria de Clinton frente a Trump para llegar a la Casa Blanca. La exsecretaria de Estado se impondría con 54% de los votos, frente a un 41% de su rival.

- Clinton se prepara para la gran batalla -

Aunque la nominación parece un trámite, Clinton sufrió una dura derrota en Indiana frente a Bernie Sanders, que se llevó la victoria con 52,5% de los votos. Sanders insiste en no retirarse, pese a que la suerte parece echada: con 2.215 delegados, a Clinton le falta muy poco para llegar a los 2.383 necesarios para ser nominada.

"La campaña de Clinton cree que esto se acabó. Están equivocados", dijo Sanders en un comunicado en el que llamó a "pelear hasta el último voto".

En todo caso, puede que el éxito de este socialista septuagenario ante los menores de 30 años sea justamente el desafío que tendrá que asumir Clinton, que debe buena parte de su triunfo a los demócratas negros y a los hispanos, y a las mujeres mayores.

"Estoy muy concentrada en la elección presidencial", explicó Clinton a la cadena MSNBC. "La campaña será dura frente a un candidato que dice cualquier cosa. Vamos a refutarlo en todo lo que sea importante para nuestros ciudadanos".

Por su parte, Clinton tiene la intención de poner de relieve su experiencia y recuerda sin pausa a los estadounidenses las propuestas indendiarias del candidato Trump.

"He observado la presidencia de cerca, desde dos puntos de vista diferentes", afirmó en una entrevista con CNN. "No podemos correr el riesgo de que un peligro público como Donald Trump dirija nuestro país".

"Donald Trump está de acuerdo en que otros países tengan el arma nuclear", aseguró Hillery Clinton.

afp_tickers

 AFP internacional