AFP internacional

Donald Trump en la Florida, el 15 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Luego de una semana difícil, Donald Trump busca denodadamente ganar el martes en el estado de Wisconsin, en el norte de Estados Unidos, pese a que el favorito republicano está bien posicionado para las primarias del partido a fin de mes.

Si Trump logra una victoria no esperada en este estado, podría neutralizar la campaña de Ted Cruz, su principal rival a la nominación repubicana.

"Si nos va bien aquí, gente, esto se termina", afirmó Trump en un evento realizado el lunes en la localidad de La Crosse.

El multimillonario del sector inmobiliario nuevamente calificó a Cruz como "Ted el mentiroso".

"Yo podría adoptar una actitud más presidencial, pero si lo hiciera, solamente 20% de ustedes estarían aquí, porque sería terriblemente aburrido", dijo a sus partidarios en la pequeña ciudad de Superior.

Al igual que el magnate republicano, la candidata favorita demócrata, Hillary Clinton, podría perder en Wisconsin frente al ascendente aspirante izquierdista Bernie Sanders, quien ganó en cinco de los últimos seis estados disputados.

"Entre nosotros, no quiero inquietar a Hillary Clinton más de lo que ya está, ella soporta ya suficiente presión", dijo Sanders a su audiencia el lunes en Janesville.

"Pero si ganamos aquí y en Nueva York, estaremos en camino a la Casa Blanca", aventuró.

Sanders recaudó en marzo abultados fondos para su campaña: 44 millones de dólares contra 29,5 millones de Clinton, señal del atractivo popular del aspirante socialista demócrata.

Pero también para Clinton abril puede ser un mes promisorio, dado que la exsecretaria de Estado y exprimera dama aventaja a Sanders claramente en Nueva York, donde se vota el 19 de abril y en Pensilvania, otro de los cinco estados que votarán una semana después.

- Melania Trump entra en la escena -

Wisconsin es visto como un estado clave para los opositores republicanos de Trump, cuando la campaña entra en una fase definitoria.

Si se detiene su avance el martes, ello podría dar renovada fuerza a la campaña de Ted Cruz, el ultraconservador senador de Texas.

Probablemente con el objetivo de lograr el voto de las mujeres preocupadas por su imagen intransigente, Trump anunció que su esposa Melania lo acompañará en sus eventos del lunes.

Sus últimas y controvertidas declaraciones, en contra del aborto, sobre la esposa de Cruz y contra una periodista que denunció haber sido agredida por el director de campaña de Trump, le han alienado aún más el apoyo de las mujeres, indican las encuestas.

El ganador de la primaria republicana del martes se llevará la mayoría de los 42 delegados en disputa y si Cruz gana probablemente declare que se trata de un punto crucial de la campaña, aunque en términos matemáticos, las posibilidades de que supere la desventaja actual son muy reducidas.

Actualmente Trump tiene 739 delegados, Cruz 466 y el moderado John Kasich, gobernador de Ohio 145, según un conteo de la cadena CNN. Para ganar la nominación republicana en primera instancia un candidato necesita 1.237 delegados.

Con encuestas que muestran a Cruz aventajando por 10 puntos porcentuales en Wisconsin, Trump recorre cada rincón del estado a la búsqueda de votos.

afp_tickers

 AFP internacional