AFP internacional

Una mujer brinda primeros auxilios a otra mujer herida en el ataque suicida el 27 de abril de 2016 en el noroeste de Turquía

(afp_tickers)

Un ataque suicida en una zona turística de la ciudad de Bursa, ubicada en el noroeste de Turquía, ocurrido este miércoles, provocó la muerte de la mujer que se hizo estallar e hirió al menos a 13 personas, indicaron las autoridades turcas.

"Felizmente, ninguno de los 13 heridos se encuentra en una situación considerada grave, resultaron sobre todo lastimados por trozos de los cristales que estallaron", declaró el ministro de Salud turco Mehmet Müezzinoglu ante periodistas en la capital Ankara.

La explosión se produjo "a las 17H26 (14H26 GMT) cerca de Ulu Camii, la Gran Mezquita", un edificio construido hacia fines del siglo XIV, que es el símbolo de la ciudad, señaló la cadena CNN-Türk.

La kamikaze era una mujer de 25 años de edad, cuyo cuerpo quedó destrozado tras hacer detonar el ingenio explosivo que portaba con ella, indicó el ministro.

Esta explosión provocó escenas de pánico en los alrededores de este antiguo monumento, que es frecuentado por numerosos turistas en el centro de Bursa, según la fuente de televisión mencionada. La misma hizo estallar los cristales de las tiendas aledañas y podían verse las ambulancias que evacuaban a los heridos.

La policía científica bloqueó todo el perímetro del lugar y procedió a examinar el cadáver de la kamikaze, según las imágenes mostradas por la TV.

La ciudad industrial de Bursa, antiguamente conocida como Prusa o Brusa, es la cuarta ciudad en importancia de Turquía, con 2,7 millones de habitantes, alberga numerosos vestigios de la era otomana, en la que era la principal capital del imperio.

Este ataque suicida tuvo lugar al día siguiente de una nueva advertencia lanzada por la embajada de Estados Unidos a sus ciudadanos que se encuentran en Turquía, a causa de "amenazas serias" de atentados contra turistas al aproximarse la temporada estival (boreal).

El país vive en alerta debido a una serie de atentados atribuidos al grupo yihadista Estado Islámico (EI) o relacionados con el conflicto kurdo iniciado en 1984 y que se ha cobrado más de 40.000 vidas.

En febrero y en marzo, dos ataques con coche bomba dejaron decenas de víctimas en Ankara. Estos ataques fueron reivindicados por el grupo los Halcones de la libertad de Kurdistán (TAK), una facción disidente de los rebeldes del Partido de los trabajadores de Kurdistán (PKK).

Tras el fracaso en 2015 de un proceso de paz que duró dos años, el PKK reanudó los ataques, principalmente en la zona kurda del sureste del país.

afp_tickers

 AFP internacional