AFP internacional

Una mujer libanesa pasa por delante de unos carteles electorales de las elecciones municipales de Beirut en el barrio de Ashrafiyeh el 4 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Una plataforma de candidatos sin experiencia política integrada por cristianos y musulmanes y por el mismo número de mujeres que de hombres se enfrentará por primera vez a los partidos tradicionales en las elecciones municipales del domingo en Beirut.

'Beirut Madinati', que significa 'Beirut es mi ciudad', reúne a 24 candidatos, entre los que figuran tantos hombres como mujeres, una paridad insólita en la política libanesa. En la lista hay cristianos y musulmanes.

Pero la principal novedad de esta formación, que incluye profesores, empleados, artistas, periodistas y pescadores, es que los candidatos son independientes y no cuentan con el apoyo de ninguno de los partidos políticos que controlan el país desde su independencia.

"No tenemos una gran experiencia pero somos capaces de ganarnos el corazón de la gente porque somos independientes", explica a la AFP Ibrahim Mneimneh, el arquitecto que dirige la lista. "El día de las elecciones estaremos preparados para la victoria", declara, convencido de poder conseguir la mayoría de los votos de los 470.000 electores registrados de la capital libanesa, que cuenta con 1,8 millones de habitantes, según estimaciones.

Las elecciones municipales se celebran cada seis años en Líbano. Hasta ahora eran los partidos políticos, la mayoría de ellos dirigidos por antiguos jefes de guerra, los que dominaban las listas de candidatos.

El país, destrozado por la guerra civil entre 1975 y 1990, vive una crisis política crónica y no tiene presidente desde mayo de 2014. Como las legislativas previstas en 2013 fueron anuladas y los diputados se autoprorrogaron el mandato, las municipales del domingo serán el primer escrutinio desde 2010.

La campaña de 'Beirut Madinati' fue decidida en 2015, tras 'la crisis de las basuras', causada por el cierre del principal vertedero del país y por el juego de influencias creado en torno al mercado de los deshechos.

Las basuras se acumularon por toda la capital y miles de libaneses salieron a la calle para protestar contra la incompetencia de la clase política. 'Beirut Madinati' nació tras esas protestas.

- 'Nada es imposible' -

Los diez puntos del programa de la formación prevén una mejora de los transportes públicos de la ciudad, a menudo paralizada por los atascos, y la creación de espacios verdes. Se trata de medidas medioambientales que los otros principales partidos dejan totalmente de lado.

El programa también defiende que los precios del alojamiento sean accesibles frente a la especulación inmobiliaria y pide una solución duradera a la crisis de las basuras.

La formación "se ha centrado en los problemas de la vida cotidiana de los ciudadanos", asegura Rana Khoury, hijastra de Samir Kassir, un periodista asesinado en 2005. "Empezamos en septiembre cuando llegamos a la conclusión que era imposible obtener un cambio por parte de la gente en el poder", explica a la AFP.

Después de definir el programa, 'Beirut Medinati' estableció una lista de candidatos que incluye personas tan diversas como la directora de cine Nadine Labaki o el jefe de la cooperativa de pescadores, Najib al-Deek.

Rompiendo con los tradicionales carteles electorales con la imagen del candidato, esta lista prefirió difundir vídeos a través de Facebook.

El domingo, su adversario más peligroso puede ser 'Byerteh' o la 'Lista de todos los beirutíes', formada por candidatos pertenecientes a todos los partidos políticos y apoyada por el exprimer ministro suní Saad Hariri.

"Nuestro mayor desafío es esta lista. Tenemos delante un régimen en el poder desde hace 40 años. Nosotros somos los 'outsiders'", explica Rayan Ismail, el estratega electoral.

Desde hace décadas, el sistema político libanés está basado en el clientelismo, sobre todo entre los más desfavorecidos y la clase obrera.

Constituido por un grupo de activistas e intelectuales sin experiencia política, 'Beirut Madinati' lucha para construir una base popular.

"Muchos repiten que son los mismos los que serán reelegidos porque nada cambia en Líbano. Quizás era verdad cuando no había otra elección", insiste Rana Khoury. "Pero hoy existe 'Beirut Madinati' y se puede votar por ella".

afp_tickers

 AFP internacional