AFP internacional

La entrada de la sede de la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), principal partido opositor de la RD del Congo, el 20 de septiembre de 2016 en Kinshasa

(afp_tickers)

Varias personas murieron este martes en nuevos disturbios en Kinshasa, donde las sedes de tres partidos de la oposición fueron incendiadas, tras los mortíferos choques del lunes al margen de una manifestación en la que se reclamaban comicios presidenciales anticipados.

Durante la noche, la sede de la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), primer partido de la oposición en la República Democrática del Congo (RDC), fue incendiada.

En el lugar, un corresponsal de AFP vio este martes por la mañana dos cuerpos carbonizados por las llamas, que seguían activas, otras dos personas aún quemándose y un hombre gravemente herido tendido en tierra.

Dentro del edificio, situado en el centro oeste de Kinshasa, bidones de gasolina vacíos daban cuenta del carácter criminal del origen de este incendio.

Interrogado por AFP, Felix Tshisekedi, secretario nacional de la UDPS, acusó a un "comando del bando en el poder" del ataque.

Según Tshisekedi cinco personas murieron en el incendio.

Las sedes de las Fuerzas para la Unión y la Solidaridad (FONUS) y del Movimiento Lubumbista Progresista (MLP), ubicadas en el norte de la capital de la RDC, también fueron incendiadas durante la noche.

Estos incidentes provocaron disturbios en varios barrios de la ciudad, que fueron reprimidos por la policía, reforzada por efectivos de las fuerzas armadas.

Este martes por la mañana, periodistas de AFP escucharon las detonaciones de granadas lacrimógenas y de armas de fuego cerca de la sede de la UDPS.

Según fuentes de la seguridad privada, fuentes diplomáticas y habitantes de la capital, se produjeron varios enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes en los barrios del centro y sur de Kinshasa.

Al igual que la víspera, varios lugares considerados símbolos del Estado, como puestos policiales, fueron atacados.

"Siguen los disparos en la calle", declaró a AFP al principio de la tarde un habitante de Ngiri-Ngiri, en el centro de la capital. "En todo caso no puedo salir de casa", dijo.

- Permanecer en el poder, sin elecciones -

La oposición había llamado el lunes a manifestarse en todo el país para exigir la partida efectiva del presidente Joseph Kabila al término de su mandato el 20 de diciembre, y la organización en los plazos previstos de comicios presidenciales.

La marcha rápidamente terminó en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. La oposición y el poder se acusaron de mutuamente por la violencia y los saqueos que dejaron 50 muertos, según la primera, y 17 (3 policías y 14 "saqueadores") según las autoridades.

Ida Sawyer, de la ONG Human Rights Watch (HRW), expulsada hace poco de la RDC, escribió en Twitter que su organización recibió "informes creíbles sobre 37 civiles abatidos por las fuerzas de seguridad" desde el lunes (de los cuales 17 sólo el martes), y de 6 policías y un miembro del partido en el poder "muertos por manifestantes".

La República Democrática del Congo atraviesa una crisis política vinculada al proceso electoral desde la cuestionada reelección de Kabila en 2011.

joseph Kabila, de 45 años, quien llegó al poder en 2001 tras el asesinato de su padre Laurent-Desiré Kabila, no puede volver a presentarse al término de su mandato el 20 de diciembre.

Pero la oposición teme que intente permanecer en el poder. Este martes vence el plazo para convocar a elecciones.

Este brusco aumento de la tensión en la capital congoleña se produce cuando la mayoría en el poder y algunos representantes de la oposición discuten en el marco de un "diálogo nacional", rechazado por parte de la oposición.

Este "diálogo nacional" tiene por objetivo fijar la forma para salir de la crisis política y abrir la puerta a elecciones "en paz", pero más adelante. Los trabajos sobre este calendario electoral, suspendidos el lunes, se reanudaron este martes.

afp_tickers

 AFP internacional