AFP internacional

Restos de un automóvil en la ciudad estadounidense de Milwaukee, en Wisconsin, el 15 de agosto de 2016, tras las dos noches de disturbios violentos en la ciudad contra la policía, además de comercios de la zona

(afp_tickers)

Un toque de queda nocturno para jóvenes parece haber mantenido la calma en la ciudad de Milwaukee en la madrugada de este martes, después de un fin de semana de violencia que estalló por la muerte de un hombre negro por disparos de la policía.

El toque de queda había sido decretado para menores de 18 años a partir de las 22H00 locales del lunes.

"Al parecer muchos padres y responsables han tomado muy, muy seriamente el toque de queda puesto en práctica durante la noche", dijo el alcalde de la ciudad, Tom Barrett, al cotidiano Journal Sentinel.

Tropas de la Guardia Nacional fueron desplegadas por precaución. Seis personas fueron arrestadas al anochecer y la comisaría de policía fue cerrada temporalmente después de que se oyeran algunos disparos en las cercanías, reporta el JS.

No hubo mayores incidentes o daños a la propiedad", dijo el jefe de policía Ed Flynn hacia la medianoche a la cadena NBC.

La noche anterior una multitud había apedreado vehículos policiales e incendiado comercios en esta ciudad de Winconsin (centro-norte), donde fue desplegada la policía antidisturbios en el barrio de Sherman Park para restaurar el orden.

Siete policías resultaron heridos y 14 personas fueron detenidas, había informado la policía el lunes, que precisó que durante los disturbios se escucharon unos 30 disparos.

La protesta se inició la tarde del sábado después de que dos personas interceptadas por la policía en su automóvil se dieron a la fuga a pie, según la versión policial. "En la persecución, un agente abrió fuego contra un sospechoso armado con una pistola semiautomática", que falleció en el acto, dijo en un comunicado el Departamento de Policía de Milwaukee. Se trata de Sylville Smith, un negro de 23 años con antecedentes judiciales, de acuerdo con el informe oficial, en el que se detalla que la pistola que llevaba consigo había sido robada en marzo.

El sospechoso recibió un par de disparos, uno en el pecho y otro en el brazo. El incidente desató una protesta y durante la noche la situación "se salió de las manos", explicó Barrett.

- Vehículo blindado -

Cuatro policías fueron trasladados al hospital y al menos 17 personas habían sido arrestadas la primera noche de disturbios.

Los manifestantes prendieron fuego una gasolinera, un banco, una tienda de cosméticos y otra de repuestos de automóviles, según el Milwaukee Journal Sentinel.

Los incidentes ocurrieron en un contexto de tensiones por una serie de muertes en los últimos tiempos de negros desarmados en Minnesota y Luisiana.

Estas agresiones desencadenaron también el asesinato de varios policías en aparentes actos de represalia en ciudades como Dallas, en Texas, y Baton Rouge, Luisiana.

"No nos habían desafiado de esta manera desde hace años", sostuvo Barrett.

Durante la noche del domingo, el parabrisas de un vehículo blindado fue alcanzado por varios disparos, lo que produjo heridas de esquirlas de vidrio en los ojos de dos policías.

Las fuerzas de seguridad también utilizaron un vehículo blindado para rescatar a una víctima de un disparo que fue trasladada a un hospital.

Llamando a la calma, el gobernador Scott Walker recordó el domingo que Wisconsin "tiene una ley que exige una investigación independiente cada vez que un oficial de policía efectúa disparos mortales".

El policía que disparó sobre Smith también era negro, según el jefe de policía de Milwaukee, Flynn. Temiendo por su seguridad el oficial se encuentra fuera de la ciudad, habiendo sido puesto en licencia administrativa, como es de rigor en estas situaciones.

afp_tickers

 AFP internacional