AFP internacional

Cartel de Wall Street el 28 de febrero de 2012 en Nueva York

(afp_tickers)

Wall Street cerró este viernes a la baja, preocupada como las otras plazas mundiales por el Brexit, el referéndum británico sobre su permanencia en la Unión Europea: el Dow Jones bajó 0,66% y el Nasdaq 1,29%.

El índice industrial Dow Jones perdió 118,41 puntos, hasta 17.866,78, y el Nasdaq, de valores tecnológicos, cedió 64,07 puntos, a 4.894,55 unidades, según los datos provisorios de cierre.

El índice S&P 500 dejó 19,41 puntos (0,92%) y quedó en 2.096,0.

"Las acciones estadounidenses bajaron en un contexto general de baja de los mercados en todo el mundo", dijeron analistas de Charles Schwab.

Esa baja estuvo acompañada "de un lancinante temor por el crecimiento y la sostenida caída de los rendimientos de las obligaciones soberanas" y con el trasfondo de caída del crudo y alza del dolar, señalaron.

Peter Cardillo, de First Standard Financial, dijo que ese movimiento a la baja fue azuzado por el temor que genera el referéndum del 23 de junio en el que Reino Unido decidirá si rompe con la Unión Europea (Brexit).

Esa aprensión de los inversores hace que se refugien en valores tradicionales como los bonos del Tesoro de Estados Unidos, añadió.

"Es un día negativo", añadió pero relativizó su magnitud: "Los volúmenes de las transacciones fueron bastante leves de manera que no habrá que darle demasiada importancia".

"El mercado se prepara para un fin de semana estival y los intercambios se tornaron muy calmos", dijo, de su lado, Mace Blicksilver, de Marblehead Asset Management.

A su juicio el reflujo de los índices iniciado el jueves se explica porque "el mercado está en un nivel poco elevado y debe digerir su avance y, por tercera vez, el índice S&P encontró su umbral de resistencia en los 2.100 puntos".

Estados Unidos está paralizado por un cúmulo de factores, entre ellos sus elecciones presidenciales, la decisión de la Reserva Federal con las tasas de interés y el eventual Brexit. "Pero lo que sostiene las acciones es que nadie quiere vender sus valores de Johnson & Johnson, que rinden 4%, para comprar obligaciones alemanas golpeadas por tasas de interés negativas".

Por esa razón "la caída (del mercado) no debería ir muy lejos", aseguró.

El sector financiero continúa buscando adaptarse al esperado inmovilismo de la Reserva Federal, que se reunirá el martes y se da por descontado que mantendrá intactos los bajos tipos de interés. Si estos siguen bajos, seguirán siendo también bajas las ganancias que obtienen los bancos al prestar dinero.

Globalmente "se invirtieron la mayoría de los elementos que permitieron al S&P acercarse a su nivel récord a mitad de semana", comentó Patrick O'Hare, de Briefing.

"El dólar está más fuerte, los precios del petróleo son más bajos y los valores financieros están vacilantes debido a que se esperan menores rendimientos de las obligaciones soberanas en todo el mundo".

El mercado de obligaciones operó en alza. Hacia las 20H20 GMT, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajaba a 1,639% contra 1,677% del jueves y el de los bonos a 30 años caía a 2,452%, desde 2,478% de la sesión previa.

afp_tickers

 AFP internacional