Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Alcoholismo: un millón de afectados en Suiza

Los jóvenes entre 15 y 16 años son los más afectados por el alcoholismo en Suiza. (Foto RDB)

Cerca de un millón de personas se embriagan al menos dos veces al mes en Suiza. La 10ª Jornada de Solidaridad con las personas afectadas por el alcohol pone acento en este mal.

'Alcohol y exceso' es el lema con el que, este jueves 16.11, se quiere sensibilizar a la población sobre este problema causante de accidentes, violencia y, entre otras, dolencias cardiovasculares.

Las borracheras puntuales son un modo de consumo expandido en Suiza. Unas 930.000 personas beben alcohol regularmente y en demasía, es decir, más de cinco vasos (hombres) y cuatro vasos o más (mujeres) al menos dos veces al mes, según el Instituto Suizo de Prevención del Alcoholismo y otras Dependencias (ISPA).

La embriaguez disminuye la capacidad para reaccionar a tiempo, juzgar o controlar una situación, así como la concentración y la coordinación. Y aun cuando éstos síntomas son percibidos de distinta manera en cada individuo, la embriaguez puede conducir a accidentes, violencia, heridas y enfermedades del corazón, coinciden muchos estudios.

Relación entre migración y dependencia

Cuántos inmigrantes están afectados por el alcohol, es un terreno todavía poco explorado. En general hay en Suiza muy pocos indicios de que los inmigrantes estén más afectados que los suizos por problemas de alcoholismo, según un estudio de la Oficina Federal de Salud.

Existe el fenómeno del llamado 'inmigrante sano'. Sin embargo, el mismo estudio hecho entre los años 2000 y 2005 considera a los inmigrantes como uno de los grupos vulnerables.

"En comparación a la población suiza, los extranjeros están en mayor riesgo de sufrir una dependencia, ya que a menudo están sometidos a factores de sobrecarga más fuertes", dice a swissinfo Andrea Kaspar, jefa del proyecto Migración y Dependencia de la Cruz Azul, Asociación Cantonal de Berna.

Entre esos factores figuran el alejamiento de la patria, de la familia y de la red de contactos, traumas vividos en el país de origen, problemas de idioma y de trabajo, condiciones laborales desfavorables, problemas financieros, viviendas con espacios mínimos, discriminación.

Una oferta adaptada a las necesidades

Por lo tanto, sostiene la pedagoga social, los inmigrantes deberían visitar en mayor medida las oficinas de consejería sobre dependencias. "Sin embargo, en la práctica, les es difícil porque esos lugares no son fácilmente accesibles a ellos por su falta de conocimientos del idioma, por citar sólo una de las barreras".

Kaspar pone énfasis en la necesidad de que la oferta disponible se adapte a las urgencias de los inmigrantes y que por lo tanto se incluya a intérpretes y mediadores culturales en el trabajo. También hace falta ocuparse de los aspectos migratrorios específicos.

La Cruz Azul, Asociación cantonal de Berna, ha dado este paso y en las siguientes semanas presentará al cantón una propuesta para establecer una Consejería sobre Dependencias para inmigrantes.

Fenómeno más extendido entre los jóvenes

El ISPA llama la atención sobre lo extendido que está el alcoholismo entre los jóvenes y los riesgos que implica. Uno de sus estudios más actuales señala que a diario tres o cuatro jóvenes deben ser tratados hospitalariamente a causa del excesivo consumo de alcohol.

Además, si los jóvenes se embriagan más tempranamente y con más frecuencia, el riesgo de que más tarde desarrollen problemas de alcoholismo es mucho mayor.

La salud física y mental de los adolescentes son especialmente sensibles: accidentes, intoxicaciones, relaciones sexuales sin protección, dificultades escolares o problemas de aprendizaje pueden ser la consecuencia del consumo de alcohol, precisan los especialistas.

No maneje si tiene la nariz roja

Representantes de instituciones especializadas distribuirán este jueves en toda Suiza las principales informaciones sobre los efectos de las borracheras puntuales. El humor no faltará en esa información cuyo contenido se presentará como si se tratase de la receta de un medicamento, con sus efectos principales y secundarios.

En ellos propondrán también consejos concretos para motivar entre la población un consumo moderado y evitar los riesgos del alcoholismo, anuncia el ISPA. Asimismo se recordará a los dueños de restaurantes y al personal de servicio las reglas de protección de la juventud.

Por otro lado, con los organizadores de fiestas se insistirá en conceptos de prevención como el modelo de la "Nariz Roja", un servicio de taxis disponible para las personas que han bebido en exceso los días de Navidad.

Igualmente están previstas intervenciones cerca de las asociaciones deportivas sobre el 'tabú' del consumo de alcohol dentro de los clubes. "Alcohol en el tiempo libre, en fiestas y en la práctica del deporte es omnipresente", dice Jacqueline Sidler, directora de a Sección Prevención del ISPA.

En Lausana y Ginebra, la Jornada de Solidaridad ha organizado foros que reunirán a expertos y a personas afectadas mientras que en el tren que une a las localidades de Porrentruy y Delemont se presentarán piezas teatrales alusivas al tema.

La 10ª jornada es organizada conjuntamente por el ISPA, la Cruz Azul, Alcohólicos Anónimos, el Grupo de Estudios sobre el Alcoholismo y las Toxicomanías de la Suiza francesa, la Asociación Especializada Dependencia y el Centro de Tratamiento del Alcoholismo.

Janine Messerli, vocera del Ispa, señaló que en estos 10 años se ha logrado una mayor sensibilización de la población frente al problema. "En esta jornada mostramos el trabajo constante de las oficinas de prevención en Suiza y creo que uno de los logros es que la población es más conciente sobre los riesgos y efectos del alcohol".

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

Contexto

Según el ISPA, una persona es dependiente cuando experimenta una presión interna por el consumo y no puede controlarla, cuando siente síntomas físicos de la abstinencia debe aumentar la dosis para lograr el mismo efecto, descuida otros intereses, y a pesar de saber los daños a la salud sigue consumiendo.

El ISPA elabora material pedagógico para colegios, desarrolla proyectos de prevención y aconseja a empresas.

También informa y documenta gratuitamente a jóvenes, padres de familia, docentes, autoridades y aconseja a los dependientes y a sus familias.

Consumo de bebidas alcohólicas y no alcohólicas en Suiza: café (27.9%), leche (12.9%), cerveza (9%), vino (7.1%), bebidas espirituosas (0.6%), según estadísticas del ISPA del 2005.

Consumo diario de alcohol de la población suiza por regiones el 2002: Suiza italiana 26%, Suiza francesa (19%), Suiza alemana 12%.

Datos clave

Alrededor de 300.000 personas en Suiza son alcohólicas o están en grave riesgo de serlo. Se calcula entre 450.000 y 900.000 son los parientes y personas cercanas por esta dependencia.

De ellos, entre 50.000 y 110.000 son niños y jóvenes.Una encuesta entre los escolares suizos del 2003 muestra que el año 2002 el consumo de alcohol semanal entre los adolescentes de 15 y 16 años era mucho más alto que en los años anteriores.

Además en estas edades se embriagaron con más frecuencia. Más del 40% de los escolares y alrededor del 25% de las escolares de 15 y 16 años estuvieron por lo menos dos veces embriagados según propias declaraciones.

La mayoría de la población suiza consume alcohol en cantidad mínima o no consume. Sin embargo, entre los 15 y 24 años está el grupo que lo consume ocasionalmente de manera riesgosa. Esto est'a en relación directa con los accidentes de tránsito.

El porcentaje de personas que muestran un peligroso consumo crónico fluctúa, de acuerdo a los grupos de edad, entre 1,8 y 6,3%.

El porcentaje de mujeres que no consume alcohol es en todos los grupos de edad más grande que el porcentaje de hombres. En otras palabras, muchos más hombres que mujeres consumen alcohol diariamente.


Enlaces

×