Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Alminares: Suiza señalada en la ONU

En Suiza hay cuatro alminares, uno de los cuales se encuentra en Zúrich.

(Keystone)

Un proyecto de resolución que incluye un párrafo sobre la prohibición de construir alminares circula en el seno del Consejo de los Derechos Humanos, en Ginebra. Una iniciativa independiente de los repetidos ataques de Libia.

“El Consejo de los Derechos Humanos condena firmemente la interdicción de la construcción de alminares…. manifestaciones de islamofobia... medidas semejantes contribuyen a alimentar la discriminación, el extremismo y los prejuicios, conduciendo a la polarización y la división con peligrosas consecuencias indeseadas”.

Estas pocas líneas fueron añadidas el miércoles a un proyecto de resolución de 21 puntos sobre difamación de las religiones, que circula entre los Estados de la OCI (Organización de la Conferencia Islámica) y el grupo africano desde el principio de esta sesión anual. El texto debe ser sometido al Consejo durante la votación de las resoluciones, los días 25 o 26 de marzo.

Suiza, aludida

Aunque el enunciado no cita ningún país, no hay duda de que se refiere a la interdicción de construcciones de alminares en Suiza, aprobada por referéndum el pasado 29 de noviembre.

“Suiza expresa su desacuerdo sobre el concepto mismo de una resolución consagrada a la difamación de las religiones presentada regularmente en el marco de la Asamblea General de la ONU y del Consejo de los Derechos Humanos”, afirmó, Rafael Saborit, portavoz del Ministerio suizo de Exteriores (DFAE), en entrevista telefónica.

Precisó que “Suiza defiende la libertad religiosa cuyo objetivo es proteger el derecho de cada ciudadano a practicar libremente su religión y no a la religión en sí misma” y añadió que, “al tratarse, en este proyecto de resolución, de la mención de la interdicción de los alminares, Suiza se pronunciará en su momento (ndrl: a finales de mes, durante la votación de las resoluciones) en el Consejo de los Derechos Humanos”.

Un encuentro bilateral tuvo lugar el 2 de marzo en Ginebra entre la ministra de Exteriores, Micheline Calmy-Rey y el secretario general de la OCI, Ekmeleddin Ihsanoglu, indicó Rafael Saborit para acotar que “este encuentro permitió un amplio intercambio de puntos de vista sobre el tema”.

El proyecto de resolución, con su añadido sobre los alminares, se produce en un contexto delicado. Recordemos que Libia acaba de exhortar a los Estados y a los ciudadanos musulmanes a la yihad (guerra santa), luego de haber decretado un embargo económico contra Suiza. Mouammar Gaddafi también llamó a los 17 Estados miembro de la Liga Árabe a expresar su solidaridad con Trípoli en su conflicto con Berna.

Relativizar

No obstante, las organizaciones de defensa de los derechos humanos relativizan la influencia de Libia, que no forma parte de Estados miembros del Consejo de los Derechos Humanos. Según esas ONG, el proyecto de resolución, lo mismo que el párrafo sobre los alminares, son iniciativa de Paquistán, portavoz de los países de la OCI en el Consejo.

Para Hossam Bahgat, director de la Iniciativa Egipcia de los Derechos Personales, una organización reconocida para su seriedad y que aborda el tema de la libertad, Gaddafi no sería tomado en serio en los países árabes. “Las poblaciones se burlan de él, mientras que los Estados se contienen más, pero no le hacen mucho caso” , afirmó.

Recordó que Trípoli se dispone a acoger la próxima cumbre de la Liga Árabe el 28 y 29 de marzo, razón por la cual, según él, los países concernidos apoyaron a Libia en la condena de los alminares, sin pronunciarse sin embargo sobre el llamamiento a la yihad.

Hossam Baghat aprueba la condena a la prohibición de construir alminares, pero no en el contexto de la resolución que circula actualmente y que “resume todos los aspectos negativos sobre la difamación de las religiones. Este concepto va en contra del derecho internacional y favorece las violaciones de las libertades en el mundo árabe”.

Las ONG van a dedicar los próximos días a tratar de convencer a los Estados árabes de modificar el texto de la resolución y hacerla compatible con el derecho internacional. Para comenzar, con la supresión del concepto de difamación de religión y su reemplazarlo por “incitación al odio nacional y religioso”. Una reivindicación que vuelve de manera reiterada a la escena de los derechos humanos de la ONU.

Carole Vann / InfoSud, swissinfo.ch
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

¿quién votó qué?

El 29 de noviembre de 2009, el 57,5 % de los suizos aceptaron la iniciativa popular de la derecha conservadora que prohibe la construcción de nuevos alminares.

Según un estudio realizado luego del referéndum, los simpatizantes de izquierda votaron en más de 80% contra la iniciativa y los de derecha en más de 80% por.

Los partidos del centro-derecho habían recomendado el rechazo de la iniciativa, pero la mayoría de sus simpatizantes se pronunciaron en favor. Esta divergencia no se había visto en votaciones precedentes que concernían a los extranjeros.

El nivel de formación de los votantes jugó un papel importante. La iniciativa fue aprobada en 76% por personas con un aprendizaje y por solamente 35% con estudios superiores.

Protestantes y católicos votaron en favor de la iniciática, con cerca de un 60%, aunque sus Iglesias recomendaron el “NO”.

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes