Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

América Central Nicaragua: Desde Ginebra, Bianca Jagger lanza un SOS

Manifestation à Managua

En Managua, Memorial dedicado a Alexis Argüello durante la manifestación del 30 de mayo pasado y que fue severamente reprimida.

(Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.)

Bianca Jagger, comprometida con la protección de las libertades y los derechos, exhorta a Suiza y a otros países europeos a involucrarse más firmemente para poner término a la violencia en Nicaragua contra opositores al Gobierno de Daniel Ortega. Reunión en Ginebra con motivo de la publicación de un nuevo informe de Amnistía InternacionalEnlace externo sobre el país centroamericano.

Nacida en 1950 en Managua, Bianca Pérez-Mora Macías continuó sus estudios en Ciencias Políticas en París. Convertida en Jagger, Bianca disfrutó de su primera gloria junto a Andy Warhol y en brazos de Mike Jagger, de quien se divorció en 1979, el mismo año del derrocamiento de la dictadura de Somoza en su país natal. Luego se especializó en el campo de los derechos humanos y ahora trabaja con personas y comunidades privadas de ellos. Un compromiso a largo plazo que despliega en particular con su Fundación. Esto le ha valido numerosos reconocimientos internacionales, incluido el ‘Right Livelihood Award2004, considerado el Premio Nobel Alternativo, y varios mandatos, entre los cuales el de Embajadora de Buena Voluntad del Consejo de Europa para la lucha contra la pena de muerte. De nacionalidad nicaragüense y británica, Bianca Jagger vive en Londres.

(Bianca Jagger)

Para la artífice y presidenta de la Fundación de Derechos Humanos Bianca JaggerEnlace externo, casi 40 años después de la Revolución Sandinista que puso fin a la larga dictadura de la dinastía Somoza, uno de sus líderes, Daniel Ortega, hace lo propio. Jagger dedica la mayor parte de sus energías este año a movilizar a la opinión pública y a los gobiernos para poner fin a la represión ejercida contra sus compatriotas desde el pasado mes de abril, durante las primeras manifestaciones estudiantiles contra el gobierno. “¿Cuánto tiempo puede permanecer en paz el indefenso pueblo nicaragüense frente a la violencia del represivo aparato estatal de Ortega?”, se interroga la nicaragüense. Advierte de un riesgo de peligrosa escalada en una Centroamérica empobrecida y bajo la influencia de los narcotraficantes.

swissinfo.ch: Usted regresa a Ginebra después de una primera visita este año durante la 38ª sesión del Consejo de Derechos Humanos. ¿Qué papel espera de los países representados en Ginebra?

Bianca Jagger: Estoy de nuevo en Ginebra para recordar que es muy importante que contemos con el apoyo de los países en el Consejo de Derechos Humanos (CDH), esperando también que Michelle BacheletEnlace externo continúe los esfuerzos emprendidos por su predecesor al frente de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Me reuní con una serie de embajadores para examinar de qué manera la comunidad internacional puede ayudar al pueblo de Nicaragua. La próxima sesión del CDHEnlace externo se celebrará en marzo del próximo año. Mientras tanto, la represión podría matar a cientos de personas más. En su último informe sobre Nicaragua, Amnistía Internacional confirma la muerte de más de 300 personas, pero esa cifra es probablemente mayor.

swissinfo.ch: ¿Cuándo fue la última vez que visitó Nicaragua?

B.J.: Hace unos 6 meses durante varias semanas. Estuve en Managua el 29 de mayo para presentar un informe de Amnistía InternacionalEnlace externo (AI) sobre la represión titulado ‘Disparar a matar’. Al día siguiente, el 30 de mayo, participé en una gran manifestación para apoyar a las madres que habían perdido a sus hijos asesinados por la policía o los paramilitares desde que comenzaron las primeras manifestaciones estudiantiles el 18 de abril.

Y ese día, cientos de miles de personas se unieron a la manifestación. Estaba viviendo ese momento extraordinario entre personas de todas las generaciones, cuando los francotiradores empezaron a disparar sobre la multitud, tal como lo documentaba el informe de AI presentado la víspera. Ese día, 18 personas murieron y unas 80 resultaron heridas.

También visité la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNANEnlace externo) en Managua, donde los estudiantes se habían refugiado y atrincherado. Dos de ellos, Levi Artola Rugama y Yaritza Maradiaga, me mostraron la universidad. Levi y Yaritza fueron arrestados más tarde, al igual que muchos otros.

Hoy en día, cientos de personas están en centros de detención, incluido un gran número de estudiantes jóvenes, inclusive menores de edad. Campesinos, trabajadores, mujeres, defensores de los derechos humanos, personas gravemente enfermas también están encarceladas. Son sometidas a terribles torturas. Se trata de crear un clima de terror a través de una represión brutal, como se destaca en el último informe de Amnistía, que incluye ejecuciones sumarias y secuestros.

Levi Artola Rugama, Bianca Jagger y Yaritza Maradiaga en mayo pasado en la UNAN, en Managua. 

Levi Artola Rugama, Bianca Jagger y Yaritza Maradiaga en mayo pasado en la UNAN, en Managua. 

(Bianca Jagger)

Casi 30 000 personas han huido del país. Muchos otros se esconden por todo el país para escapar del Gobierno de Daniel Ortega, que se ha convertido en un dictador asesino.

Contenido externo

tweet

swissinfo.ch: Pero Daniel Ortega parece permanecer sordo a las peticiones de diálogo de otros países. ¿Qué cree que debería hacer la comunidad internacional?

B.J.: La situación en Nicaragua es extremadamente difícil. La población ha decidido encabezar una revuelta pacífica, aunque el gobierno diga lo contrario.

Espero que el Consejo de Derechos Humanos (CDHEnlace externo) celebre una sesión urgente para enviar un mensaje claro condenando las graves violaciones cometidas, pidiendo la liberación de todos los presos políticos y el establecimiento de una comisión de investigación.

Los países europeos deberían imponer sanciones selectivas y prohibiciones de visado al presidente Ortega y a su Gobierno. Porque Daniel Ortega necesita dinero para pagar a los paramilitares a su servicio. Y si la economía del país cae después de años de crecimiento, eventualmente perderá el apoyo de la COSEPEnlace externo, la organización de los empresarios de Nicaragua, y de las tres familias más ricas del país.

swissinfo.ch: Usted regresó a su país justo después del derrocamiento armado de la familia Somoza en 1979 para ayudar a la Cruz Roja local. ¿Se notó ya en aquellos años el perfil autoritario de Daniel Ortega?

B.J.: Daniel Ortega no se convirtió en dictador de la noche a la mañana. Como lo expliqué recientemente en una conferenciaEnlace externo en EE UU en la ‘Society/Council of the Americas’ intitulada ‘The Making of a Dictator’ (la fabricación de un dictador), debemos tener en cuenta toda la trayectoria política de Daniel Ortega y el contexto de la época para entender la postura actual del dictador, que haría cualquier cosa por mantener su poder.

Sin embargo, su sed de poder se hizo evidente tan pronto como se estableció la junta para la reconstrucción nacional, con un liderazgo colegiado de cinco de los nueve “comandantes” que dirigían la insurgencia. Pero fue después de su primera derrota en las elecciones presidenciales de 1990 cuando quedó claro que cada vez tenía menos escrúpulos para volver al poder.

Después de haber pactado con la extrema derecha más corrupta, lo que permitió enmendar la ley electoral, se hizo reelegir presidente en 2006, desmanteló todas las instituciones jurídicas y cambió la Constitución para ser reelegido indefinidamente. Gracias al apoyo financiero de Venezuela, Ortega y su familia también se han enriquecido considerablemente. Él y su familia se han convertido en una copia de la dinastía Somoza, quizás incluso peor que ella.

Contenido externo

communiqué

La cooperación suiza en suspenso

Tras la caída de la dictadura de Somoza en 1979, la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) comenzó a trabajar en NicaraguaEnlace externo. Muchos suizos se unieron a las brigadas obreras que reconstruyeron el país. Y desde 1990, la COSUDE gestiona una oficina de cooperaciónEnlace externo en Managua para América Central e interviene en Nicaragua desde 1993.

Desde el estallido de las manifestaciones antigubernamentales el 18 de abril de 2018, Suiza ha declarado oficialmente que está “seriamente preocupada por el deterioro de la situación de los derechos humanos en el país, que ha provocado un gran número de muertes violentas y heridos”.

En junio, una delegación suiza, encabezada por Thomas Gass, director adjunto y jefe del área de Cooperación Sur de COSUDE, visitó el país. Al final, la delegación declaró en un comunicado con fecha 18 de junio: “Suiza reiteró su compromiso con Nicaragua, basado en más de 35 años de cooperación en este país. Sin embargo, Suiza reorientará sus actividades para hacer frente a los nuevos desafíos a los que se enfrenta esta nación centroamericana”.

“La delegación suiza también se reunió con representantes de la sociedad civil y del cuerpo diplomático para analizar la situación. Declaró que seguiría de cerca la evolución de la situación en el país y que estaba dispuesta a apoyar los esfuerzos de diálogo, paz y reconciliación”.

swissinfo.ch/fb

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes