AFP internacional

El presidente argentino Mauricio Macri (i) junto al ministro de Economía Alfonso Prat-Gay el 22 de enero de 2016 en Davos

(afp_tickers)

Argentina hará públicos los informes anuales que realiza el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre su economía, anunciaron este viernes en rueda de prensa en Davos el presidente Mauricio Macri y su ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

"Nos hemos comprometido a decir la verdad. No tenemos nada que ocultar. Nosotros haremos lo que pensemos que es lo mejor para nuestro país, y eso lo vamos a hacer con absoluta transparencia", declaró Macri ante los periodistas.

Tras mantener reuniones en el Foro Económico Mundial "acordamos en un plazo muy breve vamos a dar a publicidad todas las evaluaciones que hace normalmente el FMI sobre Argentina", añadió a su lado Prat-Gay.

"El próximo informe, cumpliendo con el artículo IV, se hará público", precisó.

"Que quede claro que estos informes los ha venido haciendo el FMI en los últimos años", indicó el ministro.

Los denominados informes del artículo IV (de los estatutos del FMI) fue uno de los puntos de fricción de Argentina con el Fondo en los últimos años, relacionado además con la polémica en torno a las estadísticas económicas.

Argentina no quiso someterse a esos controles, y luego accedió a hacerlo, pero con condiciones.

Previamente, el ministro Prat-Gay indicó que la oferta de su país a los fondos especulativos que ganaron un litigio en Estados Unidos será retrasada una semana a causa de "temas logísticos".

Los fondos hicieron esa petición el miércoles, informó el ministerio de Hacienda argentino. La oferta debía ser presentada el próximo lunes, y ahora queda postergada hasta "la semana siguiente", en febrero, explicó Prat-Gay ante la audiencia.

"Nos sentamos con el mediador, queremos hacer una oferta, pero ahora tenemos que esperar por temas logísticos", explicó el ministro ante la audiencia durante un debate sobre deuda externa, en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza.

Dos fondos, NTM y Elliott, ganaron en 2012 un juicio ante un juez de Nueva York sobre los bonos que siguen manteniendo en su poder. Tras varias apelaciones, el juez Thomas Griesa determinó nombrar un mediador para resolver el caso, que ascendería a unos 1.700 millones de dólares en esos dos casos.

El nuevo gobierno argentino quiere dejar atrás este tema, que se arrastra y que impide al país volver a los mercados de deuda internacionales, reiteró Prat-Gay.

El problema de los bonos, precisó el ministro argentino, no supera el 2% del PIB argentino, lo que debe servir para ponerlo en su contexto.

afp_tickers

 AFP internacional