Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Aseguran el patrimonio del Festival de Montreux


Por Simon Bradley, Caux


Nobs con Aretha, Ella, Miles, Quincy, Sade y miles de otros tesoros conservados en su chalet cerca de Montreux. ()

Nobs con Aretha, Ella, Miles, Quincy, Sade y miles de otros tesoros conservados en su chalet cerca de Montreux.

El excepcional archivo de los conciertos de los 44 años de historia del Festival de Jazz de Montreux va a ser digitalizado y conservado para que las futuras generaciones puedan disfrutar de este material.

Las grabaciones, que incluyen las actuaciones de artistas como Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, B.B. King y Prince, van así a inmortalizarse en el ‘Montreux Sounds Digital Project’, realizado junto con el Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y patrocinadores privados.


















Desde la primera edición del festival más importante de Suiza,en 1967, que incluyó la actuación de Charles Lloyd Quartet con Keith Jarrett, el fundador del evento y director, Claude Nobs ha tratado de mantener un archivo de la música interpretada en el Festival de Jazz de Montreux.
 
Junto con su socio, Thierry Amsalem, Nobs ha invertido años para crear un archivo único almacenado en un “búnker” especialmente construido en su chalet de las colinas cercanas a Montreux, cerca del lago Leman.
 
En total, 5.000 horas de grabaciones de vídeo y audio de 4.000 conciertos diferentes se guardan allí, en unas 10.000 cintas originales en una docena de formatos diferentes.

“Este material representa la mayor biblioteca de vídeo de la música en directo contemporánea desde la década de 1960 hasta la actualidad -más grande que la de la BBC o las existentes en EE UU, Francia o Alemania”, dijo Nobs a los periodistas.
 
A sus 74 años, señaló que estaba “muy emocionado y agradecido” al saber que el futuro del material está asegurado, que lo describió como “tal vez mi mayor recompensa después de hacer el propio festival”.
 
Hace unos diez años el gigante de la informática Microsoft ofreció a Nobs 50 millones de dólares (49 millones de francos) por los archivos como parte de un proyecto de la historia de la música.
 
“Podrían haberme ofrecido 100 millones, pero les hubiera dicho lo mismo”, destacó. “He preferido esperar a encontrar socios que puedan garantizar la perennidad de estos archivos. Hoy en día esto es posible con la EPFL y con un estrecho patrocinador (Audemars Piguet) del cantón de Vaud”, dijo.

“Shock”

El presidente de la EPFL, Patrick Aebischer, describió como un “shock” el que sufrió hace cuatro años al descubrir que solo había una copia de los archivos de jazz, la que se mantenía en el chalet de Nobs.
 

“Es nuestro deber hacer una copia para que este tesoro sea accesible a las generaciones futuras. También es un desafío tecnológico para la EPFL”, indicó.
 
Bajo la supervisión de la EPFL, las 5.000 horas de material van a ser digitalizadas en tiempo real y almacenadas en formato LTO (Linera Tape-Open). Se espera que el proceso dure tres años para el vídeo y cuatro para el audio.
 
A continuación, tendrán que ser traspasadas de nuevo cada siete a diez años a un formato de “nueva generación” para adecuarse al ritmo de la tecnología, según los especialistas.

Proyectos de investigación

Una vez que el archivo sea digitalizado, será puesto a la disposición, a través de la EPFL, de investigadores, estudiantes, músicos y profesionales.

Se espera que unos 20 laboratorios de la EPFL usen el material para la investigación de la producción de audio y las técnicas de posproducción, el almacenamiento de datos y las experiencias de usuario.

Al mismo tiempo, la EPFL planea abrir un centro “MetaMedia” en un nuevo edificio junto al futurista Learning Centre del campus, que también podría albergar otros archivos, como los de la Filmoteca de Suiza o de la Oficina Federal de Cultura.

El nuevo centro de la EPFL se prevé que tenga un coste de 22 millones de francos, de los cuales cinco se destinarán a la digitalización de las cintas del Montreux Jazz.

Público general

Desafortunadamente, el gran público tendrá que ser más paciente con el acceso a las grabaciones, posible a través de los cafés Montreux Jazz (por ahora existe solo en Ginebra, y que pronto será seguido por el de Zúrich, Nueva York, París, Frankfurt y Copenhague) y gracias a la colección (cedés y deuvedés) ‘Live en Montreux’, de los que quedan únicamente 80 disponibles para la venta.

'Montreux Sounds’, empresa creada por Nobs en 1995 para gestionar la colección, es dueña de las cintas, aunque la mayoría de los derechos siguen siendo de los músicos.

Poder llegar a un acuerdo sobre la publicación de actuaciones en directo es un “trabajo de locos”, explicó Eric Glardon, de ‘Montreux Sounds’.

“Hay que hablar con el artista, con sus músicos, sus abogados, el hijo del artista, etc., etc…”, señaló a swissinfo.ch.

Aretha, salvada

Durante sus 40 años de historia, las cintas han sido rescatadas varias veces de una casi segura destrucción. “Hasta 1971 los conciertos del Montreux Jazz fueron filmados por la televisión pública suiza en lengua francesa (TSR) en blanco y negro y las cintas se mantuvieron en Ginebra”, recordó Nobs.
 
“Un día fui a visitar estos archivos y recogí una cinta que tenía el nombre de Aretha Franklin; el nombre estaba tachado y en su lugar estaba escrito 'Partido de fútbol entre Isérables y Riddes'. Me quedé aterrado y compré todos sus archivos”.
 
A partir de 1991 Sony proporcionó el equipo para grabar el festival en HD (alta definición) manteniendo los derechos del material.
 
A principios de 2000, Nobs preguntó acerca del archivo HD de Sony y le dijeron que la firma estaba a punto de borrar los archivos por su elevado coste de mantenimiento. Entonces pagó 10.000 francos y los trajo de vuelta a su búnker privado a través del servicio de correo diplomático suizo.

Montreux Jazz Festival

Fundado por Claude Nobs hace 44 años, el Festival de Jazz de Montreux está considerado como uno de los más prestigiosos eventos de música popular del mundo

Nobs, hijo de un panadero de la región, tuvo la idea del festival trabajando en la Oficina de Turismo de Montreux. Su primera edición duraba apenas un par de días y presentaba un puñado de músicos.

El célebre compositor americano Quincy Jones considera hoy a Claude Nobs como "uno de los más influyentes promotores culturales de la historia"

Por los escenarios de Montreux han pasado artistas de la talla de Elis Regina, Camarón de la Isla, Tom Jobim, Bill Evans, David Bowie, Sting, Prince, Paco de Lucía, el bandoneonista argentino Astor Piazzolla o el mítico Miles Davis, quien realizó una de sus últimas actuaciones en esta ciudad suiza.


(Traducción: Iván Turmo), swissinfo.ch



Enlaces

×