Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Autismo: demasiada indiferencia en Suiza

Los niños autistas suelen tener problemas para aprender interacciones sociales apropiadas.

(Keystone Archive)

Según un reciente estudio, Suiza está en una posición de retraso con respecto a muchos países europeos en lo que a tratamientos del autismo se refiere.

El análisis revela que las autoridades no garantizan apoyo ni asesoramiento adecuados a los padres de niños autistas.

El autismo es una enfermedad evolutiva que condiciona la forma en la que una persona se comunica y relaciona con los demás.

Los niños y adultos que padecen autismo tienen problemas para aprender interacciones sociales apropiadas y, de forma general, presentan dificultades de aprendizaje.

“En los casos de autismo podemos constatar un importante déficit de la capacidad de vivir las relaciones interpersonales”, explica Hans-Christoph Steinhausen, director del departamento psiquiátrico infantil de la Universidad de Zúrich y autor del informe sobre el autismo en Suiza (2004).

“Hace poco tiempo que sabemos que la enfermedad muestra un amplio espectro de gravedad. Esto nos ha hecho entender que la alteración es mucho más difusa de lo que creíamos”, agrega.

Estándares insuficientes

Aunque en Suiza no existen datos precisos sobre el número de personas afectadas de autismo, se estima que entre un 0,5 y un 0,8% de la población padece esta dolencia.

El estudio se llevó a cabo para tener una idea más clara de la divulgación de la enfermedad y evaluar las curas y los tratamientos que tienen a disposición los niños y adultos autistas.

“Curiosamente hemos visto que Suiza no alcanza los estándares que caracterizan a otros países, como los escandinavos, Holanda, Alemania o Gran Bretaña”, señala Steinhausen.

“La población no está bien informada sobre el autismo y los padres carecen de asistencia suficiente. Muchos no están para nada satisfechos con el apoyo que brindan los profesionales y el Estado”.

Actitud retrógrada

Brigitt Germann, de la asociación de padres ‘Autismo Suiza’, se felicita de los resultados del estudio.

“Es particularmente importante el hecho de que el informe no haya enmascarado la situación en la Confederación”, afirma.

“En Suiza muchas personas autistas no reciben las curas que necesitan. Es difícil entender por qué el país tiene una actitud tan retrógrada en lo que concierne al autismo”.

Según el estudio, en Suiza los tratamientos médicos para los autistas no toman lo suficientemente en consideración los resultados de las investigaciones realizadas en otras partes del mundo.

“La psicología infantil no se ha adaptado a los avances registrados en los otros países y no ha habido un gran interés por el autismo”, comenta Steinhausen.

Desventaja del multilingüismo

El profesor sostiene que una de las razones que explica esa falta de interés se debe al multilingüismo suizo.

“En Estados Unidos, si se quiere mejorar la calidad de vida de un discapacitado, se encuentra inmediatamente a 100.000 personas dispuestas a respaldar esa iniciativa. Eso es mucho más difícil en un país pequeño como Suiza, donde se hablan varios idiomas”.

El estudio señala también otro problema: a muchos jóvenes que presentan síntomas de autismo no se les diagnostica la dolencia.

“Un número importante de jóvenes autistas son declarados retrasados mentales”, señala Steinhausen. Por esa sencilla razón muchos de ellos no reciben un tratamiento apropiado.

Los padres de la asociación ‘Autismo Suiza’ esperan que el informe constituya el primer paso hacia una mayor concienciación de la población sobre la enfermedad.

“Podría ser el inicio de una nueva campaña para mejorar la situación de las personas autistas en Suiza”, agrega Steinhausen.

“Deberíamos, por ejemplo, crear centros especializados capaces de diagnosticar precozmente los síntomas y de brindar ayuda a los enfermos”.

swissinfo, Ramsey Zafireh
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

El autismo es una enfermedad evolutiva que, a menudo, se manifiesta durante los primeros tres años de vida.

Afecta a más niños que niñas.

Las personas que padecen la enfermedad tienen problemas para relacionarse socialmente y para comunicarse con los demás.

El autismo todavía no tiene cura.

Fin del recuadro


Enlaces

×