Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ayuda a las víctimas Suiza avanza en lucha VS la trata de seres humanos

Une prostituée thaïlandaise

La mayor parte de las víctimas de la trata de seres humanos que viven en Suiza proceden de Hungría, Tailandia y Nigeria, de acuerdo con las más recientes estadísticas.

(Reuters)

Prostitución, mendicidad forzada, tráfico de órganos o explotación laboral. La trata de seres humanos es un flagelo cuya magnitud es difícil mesurar. En Suiza, diversas organizaciones buscan identificar los casos y ayudar a las víctimas. Las fuerzas del orden otorgan también una importancia creciente a este tipo de delitos, estima Irene Hirzel, directora de la Oficina del registro de declaraciones.

Cada vez más las víctimas de la trata de seres humanos son identificadas en Suiza, concluye el Centro de apoyo a mujeres migrantes y víctimas de trata de mujeres (FIZEnlace externo), con sede en Zúrich, que acaba de publicar sus estadísticas anuales.

En 2016, el centro manejó 233 casos, mientras que 184 fueron listados en 2009. La mayoría de las víctimas fueron explotadas sexualmente (58% en 2016). Con frecuencia proceden de Hungría (23%), Tailandia (11%) y Nigeria (10%). Cada vez son más los solicitantes de asilo afectados, agrega el FIZ.

Sin embargo, en materia de trata de seres humanos las cifras solamente pueden ser aproximativas, ya que muchas víctimas sufren la ley del silencio. Desde octubre de 2015, la asociación de lucha contra la trata de seres humanos ACT212 creó una Oficina de registro de las declaraciones para toda Suiza, la cual permite solicitar ayuda o denunciar un delito de manera anónima, por teléfono o correo electrónico. Su directora, Irene Hirzel, lucha desde 1997 contra la trata de seres humanos.

swissinfo.ch: ¿Cuál es el perfil típico de las personas que entran en contacto con usted?

Irene Hirzel: Somos contactados tanto por testigos como por las propias víctimas. Estas últimas a menudo son mujeres migrantes, pero también hay hombres -más bien explotados en el marco del trabajo- y transexuales. Las sospechas de trata de seres humanos que conciernen a solicitantes de asilo también aumentaron.

swissinfo.ch: Las mujeres en las rutas del exilio son particularmente vulnerables. ¿Cómo protegerlas?

I.H:. Suiza no hace nada para los solicitantes de asilo víctimas de la trata de seres humanos durante su viaje. No podemos actuar más que cuando los hechos tienen lugar en suelo suizo. Esas personas pueden obtener el asilo, pero no tienen la oportunidad de hacer valer sus derechos como víctimas. Hacemos un llamamiento para la ampliación de la asistencia, permitiéndoles tener acceso a un apoyo psicológico para hacer frente a su traumatismo. En el plano político es difícil hacer escuchar esa reivindicación.

swissinfo.ch: ¿Cómo ayudar a las víctimas que recurren a ustedes?

I.H:. En primer lugar les preguntamos qué necesitan. A veces solicitan protección y las orientamos a un centro especializado. Muchas personas ni siquiera son conscientes de ser víctimas de la trata de seres humanos o se contentan con su miserable suerte. Los traficantes a veces les dan un poco de dinero que logran enviar a su familia. Es importante que les informamos sobre sus derechos, para animarlas a dar testimonio. No existen cifras precisas, pero de lo que estamos seguros es de que el número de víctimas que permanecen a la sombra es enorme, por temor a represalias, falta de información o perspectivas en sus países de origen.

swissinfo.ch: ¿Qué podemos hacer en Suiza para identificarlas mejor?

I.H:. ACT212 emitió recomendaciones para mejorar la lucha contra la trata de seres humanos. Por ejemplo, para detener a los traficantes a menudo es necesario colocarlos bajo vigilancia telefónica, lo que puede costar varios miles de francos para un solo número suizo. Eso es un obstáculo para los investigadores.

Proponemos entrenamiento para los policías –lo que cada vez es más solicitado-, para la atención de las víctimas que sufren de un traumatismo. Trabajo desde hace 20 años en este campo y constato que Suiza ha hecho progresos en la lucha contra la trata de seres humanos, incluida la puesta en marcha de un plan de acción nacional en 2012. Cuando empecé, la policía no se interesaba para nada en esta problemática. Además, las mujeres a las que ayudamos no podían dirigirse a los agentes. Si se trataba de prostitutas con estancia ilegal en Suiza, eran inmediatamente expulsadas. Esto ya no es así. Si se sospecha de un caso de trata de seres humanos, se toman medidas especiales.

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

×