AFP internacional

El director del Banco Popular, Ángel Ron, durante una conferencia de prensa el 10 de octubre de 2011 en Madrid

(afp_tickers)

La entidad española Banco Popular anunció este martes que quiere eliminar unos 3.000 empleos en España, como parte de un plan de reestructuración para tratar de mejorar su rentabilidad.

"Este proceso de reestructuración afectará a un número comprendido entre 2.900 y 3.000 personas", anunció en un comunicado el banco, que está negociando un plan con los sindicatos.

El banco, que cuenta con unos 15.500 empleados, eliminaría así cerca de un 20% de su plantilla. El texto precisa que Banco Popular cuenta con "cerca de 1.700 empleados con 59 años o más".

Otra de las medidas planteadas es la supresión de unas 300 oficinas, de un total de 2.000 con que cuenta la entidad en España.

El Banco Popular, séptimo de España por capitalización en bolsa, sigue así los pasos de las mayores entidades del país.

Los bancos españoles están confrontados a un problema de rentabilidad debido en parte al panorama persistente de tipos de interés bajos, resultante de la generosa política monetaria del Banco Central Europeo (BCE).

El banco más grande de España, el Santander, lanzó en primavera un plan de salidas voluntarias para 1.400 empleados, y prevé cerrar 450 agencias.

CaixaBank prevé por su lado 3.000 partidas a través de un plan de prejubilaciones, dentro de su plan estratégico 2015-2018.

España posee la red de oficinas bancarias más densa de Europa occidental, 8,6 por cada 10.000 habitantes, frente a una media de 5 en la Unión Europea (UE), según un estudio del gabinete Roland Berger.

El sector ya fue sometido a un proceso de reestructuración tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. Desde entonces se suprimió una cuarta parte de los empleos, de acuerdo con el Banco de España.

Para sanear el sector, el Gobierno español pidió en 2012 un rescate para los bancos, que ascendió a más de 41.000 millones de euros.

Banco Popular registró en el segundo trimestre un beneficio neto casi nulo, tras un aumento de capital de 2.500 millones de euros para reforzar su balance.

El pasado viernes anunció además que está analizando un plan para deshacerse de 6.000 millones de euros de activos inmobiliarios, que juntaría en una sociedad aparte que podría sacar a bolsa.

A finales de junio, Banco Popular tenía aún una tasa de créditos de dudoso cobro del 12,32%, por encima de la media del sector en España (9,84%).

afp_tickers

 AFP internacional