Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Borneo Un suizo entre los últimos nómadas penan

tomas wüthrich

El fotógrafo Tomas Wüthrich ofrece una mirada íntima a la vida de los penan, un grupo indígena de la selva tropical de Sarawak, Malasia. Desde la caza con cerbatanas hasta el avance de la deforestación, sus imágenes dan cuenta de la vida cotidiana de una existencia amenazada. “Pero no soy el nuevo Bruno Manser”, advierte. Encuentro.

“Hola Tomas, ¿quieres venir conmigo tras los penan en Borneo?"

¿"Quieres decir.... donde desapareció Bruno Manser"?

“Sí, justo ahí”.

Así comienza la historia del hijo de un agricultor que dejó su campo en el cantón de Friburgo por la selva de Sarawak, territorio malayo en la isla de Borneo. Era un día de verano de 2014 y Tomas WüthrichEnlace externo acababa de recibir una llamada de un amigo periodista. “Me dije a mí mismo que podría ser peligroso. Pero acepté, aunque primero tenía que hablar con mi mujer”, nos cuenta en el salón de su casa en Liebistorf, un pequeño pueblo entre Berna y Friburgo.

(Thomas Kern/swissnifo.ch)

Muerte de una granja

Después de un aprendizaje como carpintero y de un empleo con personas discapacitadas, Tomas Wüthrich se acerca a la fotografía “casi por casualidad”.

Cuando sus padres deciden vender la granja familiar de Kerzers, toma la cámara para contar la historia de los últimos días de la vida rural que marcó su infancia. “El mundo campesino me fascinaba. Quería documentar la muerte de una finca agrícolaEnlace externo”, narra.

Tras concluir su formación como fotógrafo en la Escuela Suiza de Periodismo MAZ de Lucerna, trabajó como fotoperiodista para el diario Berner Zeitung y desde 2007 es fotógrafo independiente. Su colaboración con periódicos suizos y revistas internacionales, con reportajes y retratos por encargo, le permite sobrevivir. “Pero no siempre es un trabajo gratificante. Siempre he querido hacer algo por mi cuenta”, dice este hombre de 47 años.

Al encuentro con los penan

Noviembre de 2014. Tomas Wüthrich está en Sarawak por primera vez. Debe acompañar a un médico suizoEnlace externo que durante tres meses irá de pueblo en pueblo para prestar asistencia sanitaria a los penan, un grupo tradicionalmente nómada que vive en la selva tropical. Originalmente cazadores-recolectores, los aproximadamente 10 000 penanEnlace externo de hoy en día viven principalmente en comunidades asentadas, aunque dependen aún de la floresta para su existencia.

Contenido externo

mappa sarawak

Tomas Wüthrich recuerda bien el primer impacto con la realidad de los nativos. “Fue desalentador ver cómo viven los penan sedentarizados, confinados en casuchas bajo el pleno sol”. Lo que fascina al fotógrafo es el encuentro con un grupo de penan que hasta el año precedente vivían en la selva. “Nos mostraron los árboles de los que obtienen el veneno para sus flechas, la construcción de la cerbatana, la caza. Fue fantástico”.

Las fotografías de los penan captadas por Tomas Wüthrich son exhibidas en el Kornhausforum de Berna (del 6 de septiembre al 12 de octubre de 2019) y están reunidas en el libro Doomed ParadiseEnlace externo `Paraíso condenado', ediciones Scheidegger&Spiess.

Fin del recuadro

En 2015, el fotógrafo regresa a Borneo con un objetivo claro: documentar la vida cotidiana de los penan que todavía llevan una existencia nómada o seminómada en la selva. En Peng Megut, el líder de una tribu advierte inmediatamente “un carisma increíble”. El hombre que creció en la selva es consciente del progreso y aprecia algunos aspectos de la modernidad. Sin embargo, se ha mantenido apegado al viejo estilo de vida de los penan, se maravilla Wüthrich. “Sigue siendo un nómada de espíritu”.

20 centavos por tonelada de madera

Entre 2014 y 2019, Tomas Wüthrich pasa unos seis meses con los penan.  Aprende su idioma y aprecia su hospitalidad. “Es un pueblo reservado, pero extremadamente amigable y hospitalario, sin prejuicios. Me impresionó su profunda cultura de compartir”.

Encontrarse en la selva no contaminada, después de caminar durante días, es uno de sus recuerdos más hermosos. “Construimos una cabaña, nos reunimos alrededor de una hoguera y comimos sagú [el almidón extraído de una especie de palma] y carne entre los ruidos de las cigarras y otros animales de la selva.  Fueron momentos inolvidables”.

El paraíso amenazado de los indios penan

La destrucción de la selva tropical de Borneo pone en peligro el modo de vida tradicional de los penan. En su libro Doomed Paradise (Paraíso ...

Durante sus viajes, el fotógrafo observa el otro lado de esa existencia salvaje: la destrucción de la floresta. Muchas zonas han sido despejadas por las autoridades y las empresas privadas. Otras han sido vendidas por los propios penan, que necesitan dinero. “A veces por tan solamente 20 centavos la tonelada de madera”, dice Wüthrich desolado.

Las ilimitadas plantaciones de palma de aceite que han surgido donde alguna vez estuvo la selva tropical están entre las visiones “más tristes” de su estancia en Sarawak, dice el fotógrafo. “Es aterrador ver la velocidad con la que actúa una excavadora. En unos minutos puede abrir un sendero a través del bosque”.

Machetes penan: Tomas Wüthrich guarda en su casa estos recuerdos del tiempo pasado en la selva tropical.

(Thomas Kern/swissinfo.ch)

La lucha entre los pueblos indígenas del bosque y los gigantes de la industria forestal es desigual. Sin embargo, el cazador con la cerbatana ha ganado una victoria. Cuando en 2018 aparecieron los taladores, acompañados por la policía, las excavadoras se detuvieron. Sin el permiso de Peng Megut, que tenía mapas regulares producidos con el apoyo de SuizaEnlace externo, no se podía hacer nada, señalaron los propios policías. “Los taladores se fueron con las manos vacías”, recuerda Wüthrich.

La misteriosa desaparición de Bruno Manser

La participación del fotógrafo de Friburgo recuerda la de otro fotógrafo suizo, Bruno ManserEnlace externo, de Basilea. Entre 1984 y 1990, Manser vivió en la isla de Borneo, estudiando y registrando la lengua, usos y costumbres de los penan. En Suiza, dictó numerosas conferencias sobre los problemas para la conservación de la selva tropical en Sarawak.

Bruno Manser desapareció en 2000 tras regresar clandestinamente a la isla de Borneo. En 2005 fue declarado legalmente muerto por el Tribunal Civil de Basilea, para el que quedó demostrado “el gran interés del gobierno malasio y de las multinacionales madereras en silenciar a Bruno Manser”.

El compromiso del ecologista suizo es continuado por el Fondo Bruno ManserEnlace externo (BMF), que lucha por la protección de la selva tropical y la defensa de los derechos de los pueblos autóctonos amenazados por la deforestación.

flechas

Flechas penan, pero no envenenadas.

(Thomas Kern/swissinfo.ch)

A pesar de las similitudes, Tomas Wüthrich no se considera un nuevo Bruno Manser. “No huyo de nuestra sociedad y no quiero retirarme a la selva como hizo Manser. Mi familia y mi vida están en Suiza”.

Aunque elogia el increíble trabajo del BMF, en particular el proyecto de cartografía forestalEnlace externo, Wüthrich considera desafortunado que Bruno Manser sea a veces tergiversado. No estaba de pie delante de los penan y las barricadas, como se ve en la nueva películaEnlace externo sobre el activista del Rin, estrenada el 26 de septiembre de 2019 en el Festival de Cine de Zúrich (ZFF). “Manser tuvo el mérito de unir a las diversas tribus penan y organizar una resistencia común. Pero él estaba deliberadamente al margen”, dice Tomas Wüthrich.

Contenido externo

trailer del film su bruno manser

Paraíso muerto

Para Tomas Wüthrich, la experiencia con los penan no será solamente un recuerdo. Las imágenes tomadas en la selva y en los pueblos han sido reunidas en su libro Doomed ParadiseEnlace externo (Paraíso condenado) y son exhibidas en el Kornhausforum de Berna.

“Peng Megut se convirtió en amigo mío y me pidió que contara al mundo la vida de los penan. Quise hacerlo sin dar una imagen romántica de la vida en la selva, pero también ilustrando la influencia de la modernidad”.

El fotógrafo no se hace ilusiones. La selva y la vida en contacto con la naturaleza están bajo presión y las fotografías no cambiarán el mundo. “Pero quiero mostrar a la gente que todo está conectado: nuestro consumo de aceite de palma tiene consecuencias para los penan y la deforestación tiene un impacto en el clima”.

Al igual que los antiguos nómadas de Borneo, Tomas Wüthrich ha cambiado. Después de su experiencia en la selva, tiene menos miedo del futuro. “Hoy vivo en paz. Comparto lo que tengo y abrí mi casa a extraños, acogiendo a un solicitante de asilo”.

Los penan

Los penan son uno de los 24 grupos indígenas de Sarawak, el estado más grande de Malasia, en la isla de Borneo. A mediados del siglo pasado, llevaban una vida nómada o seminómada, cazando y recolectando frutos en el bosque. Hoy en día, la mayoría de los aproximadamente 10 000 penan han pasado a una vida más sedentaria. Los indígenas cultivan arroz y otros productos, aunque dependen aún del bosque para la mayoría de sus necesidades.

La deforestación, sobre todo para dar cabida a las plantaciones de palma de aceite, es la principal amenaza para el modo de vida de los penan. También es la causa de la contaminación del agua potable y de la erosión del suelo. Menos del 10% de la selva virgen ha permanecido intacta, según el Fondo Bruno Manser.Enlace externo

Las fotografías de los penan captadas por Tomas Wüthrich son exhibidas en el Kornhausforum de Berna (del 6 de septiembre al 12 de octubre de 2019) y están reunidas en el libro Doomed ParadiseEnlace externo `Paraíso condenado', ediciones Scheidegger&Spiess.

Fin del recuadro


Traducido del italiano por Marcela Águila Rubín.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes