AFP internacional

El brasileño Neymar celebra luego de un partido entre su seleccionado y Honduras por el torneo de fútbol masculino de los Juegos de Rio, el 17 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Brasil de Neymar clasificó el miércoles a la final de los Juegos de Rio-2016 y acaricia el sueño de colgarse el oro inédito en el Maracaná, en una jornada en la que dos nadadores estadounidenses fueron retirados de un avión tras denunciar que fueron asaltados por presuntos policías.

Mientras tanto, el jamaiquino Usain Bolt sigue de largo en pos de su tercer triplete olímpico en la velocidad y este miércoles ganó con autoridad las semifinales de los 200 m, en las que quedó sorpresivamente eliminado su principal rival, el estadounidense Justin Gatlin.

- 'Jogo bonito' -

La seleçao llega a la gran final al golear a Honduras por 6-0 en una muestra contundente del regreso a las fuentes del 'jogo bonito', una marca en el orillo de los brasileños.

Su rival el sábado en el Maracaná será Alemania, su verdugo en semifinales del Mundial-2014 con el recordado 7-1, que este miércoles venció a Nigeria por 2-0 en Sao Paulo para meterse en la final olímpica.

El menino del Barça abrió el marcador a los 15 segundos anotando el tanto más rápido de la historia de los Juegos Olímpicos y lo cerró de penal, un símbolo de lo que representa para el fútbol brasileño en baja.

Hasta esta instancia, no les pesó la mochila que cargan desde hace meses Neymar y sus muchachos y que se había puesto más pesada el martes, cuando las meninas de Marta, bicampeonas olímpicas, fueron eliminadas en semifinales por Suecia.

La humillación ante Alemania en su Mundial-2014, más dos Copas América, la de Chile-2015 y Estados Unidos-2016, y las mujeres el martes, todo en dos años, le colocaron al equipo olímpico brasileño una vara demasiado alta.

La presión se acrecienta porque el oro en fútbol es el único galardón que no ha ganado el pentacampeón mundial. Y celebrarlo en el Maracaná puede ser sanador.

Pero Brasil retornó a su zona de confort del jogo bonito, la que habían abandonado los dos anteriores técnicos de la absoluta, Luiz Felipe Scolari y Dunga, a un costo elevadísimo.

- Bajados del avión -

En un nuevo escándalo fuera de los escenarios deportivos, la policía brasileña retiró este miércoles a dos nadadores olímpicos estadounidenses del avión que habían abordado para regresar a su país, tras su denuncia aún no confirmada de que fueron asaltados por presuntos policías en Rio.

"Podemos confirmar que Jack Conger y Gunnar Bentz fueron removidos de su vuelo a Estados Unidos por parte de las autoridades brasileñas", dijo Patrick Sandusky, portavoz del Comité Olímpico de Estados Unidos, en una declaración enviada a la AFP.

"Estamos recolectando más información", añadió el vocero.

A la vez el Departamento de Estado sostuvo que a través de la prensa supo que ambos quedaron detenidos.

En horas de la noche, ambos abandonaron el aeropuerto en un automovil, según un periodista de la AFP. Conger y Bentz deberán declarar le jueves en la Delegación Especial de Apoyo al Turismo, de la policía carioca.

En tanto, reportes no confirmados de la prensa local señalan que Lochte ya dejó Brasil.

La jueza brasileña Keyla Blank ya había ordenado el miércoles que otros dos nadadores olímpicos estadounidenses que también denunciaron haber sido asaltados a mano armada, Ryan Lochte y James Feigen, sean impedidos de dejar el país tras surgir dudas en torno a su acusación.

- Bolt con pista libre -

En el estadio olímpico Usain Bolt sigue encantando.

El jamaiquino, que busca el triplete olímpico en las pruebas de velocidad, dio este miércoles un paso de gigante para ganar su segundo oro en Rio-2016, en los 200 metros, con la eliminación de su principal rival, Justin Gatlin.

"No estoy del todo sorprendido de que Gatlin haya quedado fuera. Pensé en un primer momento que se había clasificado, pero ya noté en los 100 metros que estuvo más lento", afirmó Bolt.

Gatlin, eliminado tras ser tercero en su serie de semifinales, achacó su revés a problemas en un tobillo.

Bolt se paseó en su serie de semifinales arribando primero en la meta con gran autoridad, batiendo su marca de la temporada y logrando el mejor tiempo entre los finalistas (19.78). Fue seguido por el canadiense André de Grasse (19.80, también clasificado para la final).

- El Dream Team no deja soñar -

Como Bolt, el Dream Team le dejó claro a Argentina que no hay lugar para nuevas hazañas.

Estados Unidos no da espacio a los sueños ajenos y a Argentina le dejó claro que los milagros se dan una sola vez y eso pasó en Atenas-2004.

Los bulliciosos simpatizantes argentinos se ilusionaron al comienzo del partido pensando que estaba flotando la semifinal de Atenas-2004 cuando el quinteto argentino derrotó al Dream Team y luego fue campeón olímpico.

Pero hasta ahí llegaron los integrantes de una generación dorada única, casi todos sobre el final de sus carreras: los estadounidenses pasaron a quinta velocidad y manejaron el partido a placer, para terminar ganando por 105-78.

"Estamos tristes, pero hemos hecho un gran torneo. Tuvimos mala suerte que nos tocó Estados Unidos en cuartos de final", dijo un emocionado Manu Ginóbili, de 39 años, al concluir el partido.

Estados Unidos ganó sus seis partidos y espera a España en semifinales para encaminar su sueño de llegar al tercer oro consecutivo.

- Reventa de entradas -

El irlandés Patrick Hickey, miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), fue detenido este miércoles en Rio de Janeiro tras ser acusado de reventa ilegal de entradas para los Juegos.

Luego, Hickey renunció "temporalmente" a todos sus cargos, entre ellos "la presidencia del Comité Olímpico Irlandés, a su función de miembro del COI, a la presidencia de los Comités Olímpicos Europeos", anunció el Comité irlandés en un comunicado.

Las autoridades se incautaron de 781 entradas que eran comercializadas a un precio mucho más elevado que su valor real, como por ejemplo, las de la ceremonia inaugural, que se vendían por 8.000 dólares, cuando el precio oficial más alto era de 1.300.

Este tráfico generó ingresos de "al menos 10 millones de reales (3,15 millones de dólares)", dijo Ricardo Barbosa, de la unidad antifraude de la policía de Rio de Janeiro.

afp_tickers

 AFP internacional