Reuters internacional

BRASILIA (Reuters) - La policía de Brasil dijo el jueves que inició una investigación a una institución financiera de Panamá por supuesta actividad criminal en el país sudamericano, en el más reciente eslabón de una pesquisa por corrupción que lleva dos años y que se centra en varias compañías estatales y partidos políticos brasileños.

La fuerza de seguridad no brindó el nombre de la institución, pero la cadena local Globo TV la identificó como FPB Bank, con sede en Panamá. Reuters no pudo confirmar inmediatamente si FPB era la firma en cuestión y representantes de la firma en Brasil no respondieron inmediatamente las solicitudes de comentarios.

Globo agregó que un ejecutivo de FPB Bank fue detenido para ser interrogado en Santos, una ciudad portuaria cerca de Sao Paulo.

La policía indicó que la institución panameña bajo investigación operaba en Brasil sin autorización del Banco Central. La entidad no aparece al hacer una búsqueda de los bancos habilitados en el sitio de internet del emisor.

Un portavoz del Banco Central no estaba inmediatamente disponible para realizar comentarios sobre la pesquisa policial.

La policía federal de Brasil dijo que la entidad financiera de Panamá estaba siendo investigada por "delitos financieros, lavado de activos y organización criminal transnacional".

Agregó que la institución había ofrecido servicios bancarios privados en Brasil que involucran a compañías offshore registradas por la firma legal con sede en Panamá Mossack Fonseca, que también está siendo investigada por fiscales locales y fue blanco de una filtración masiva de datos este año, en el famoso caso denominado "Panamá Papers".

El nuevo capítulo forma parte de la investigación "Lavado de Autos" en la que la justicia de Brasil estudia arreglos de precios y pagos de sobornos en compañías estatales y que se convirtió en el escándalo de corrupción más grande del país.

El operativo del jueves también incluyó allanamientos en Sao Paulo, Santos y Sao Bernardo, bastiones del Partido de los Trabajadores, al que pertenece la presidenta suspendida Dilma Rousseff.

En el marco de la Operación Lavado de Autos, algunos de los ejecutivos y políticos más poderosos de Brasil enfrentan cargos o están en prisión por su participación en sobornos y desvíos de dinero público a fondos de campaña.

(Reporte de Silvio Cascione; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

Reuters

 Reuters internacional