Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Bruno Ganz sacude a Alemania en su rol de Hitler

Juliane Koehler (Eva Braun) y Bruno Ganz en el rol Adolf Hitler en la película "El Hundimiento"

(Keystone)

El actor suizo Bruno Ganz, de 62 años, ha conmocionado a Alemania por su brillante y convicente interpretación del dictador Adolf Hitler en "El hundimiento", la primera película alemana sobre los últimos 12 días del régimen nazi.

La película fue estrenada este martes internacionalmente con gran éxito en el Festival de Cine de Toronto (Canadá).

Tras el preestreno, la semana pasada en Múnich, una de las ciudades desde las que el dictador nazi preparó su ascenso al poder en 1933, el público guardó silencio durante varios segundos antes de prorrumpir en una prolongada salva de aplausos, especialmente por la actuación del suizo Bruno Ganz en el papel protagónico de Hitler.

La película, dirigida por Oliver Hirschbiegel y producida por Bernd Eichinger (productor asimismo de "El nombre de la rosa", de Umberto Eco, y "La casa de los espíritus", de Isabel Allende) fue acogida con ovaciones, pero también con estupor por la recreación de las últimas horas vividas por el Führer en su búnquer, situado en los fondos de la antigua cancillería del III Reich en Berlín.

Versión compleja

Bruno Ganz se retiró en silencio del cine tras los aplausos, consciente de haber encarnado una de las versiones más complejas de la personalidad del dictador nazi jamás llevadas al cine o al teatro.

El actor helvético, con destacada actuación en el teatro de habla alemana, interpretó con gran realismo a un Hitler envejecido y enfermo pocos días antes de acabar con su vida. La obra se desarrolla entre el 20 de abril (día del cumpleaños número 56 de Hitler) y el 2 de mayo de 1945 (dos días después de su suicidio) en el imponente edificio en ruinas de la Reichskanzlei.

Sin odio ni distancia

"Si yo me hubiera limitado a odiar a Hitler, no habría podido alcanzarlo. Por eso me he visto forzado a desarrollar cierta comprensión por este hombre", dijo Ganz a swissinfo,

"Pienso que Hitler tenía capacidad de autosugestión", agregó el actor al describir la trágica figura que le tocó interpretar. "El se podía convencer a sí mismo y volver inseguros a quienes dudaban, lo que a su vez tenía efectos de confirmación sobre él mismo", añadió.

Memorias de una secretaria

El filme se basa en las memorias de la secretaria personal de Hitler, Traudl Junge, recientemente fallecida a los 82 años, publicadas en 2002 y sobre las que se realizó una película documental que fue estrenada hace dos años en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

Junto a Bruno Ganz actúan Alexandra Maria Lara (Traudl Junge), así como Ulrich Matthes y Corinna Harfouch (el ministro de Propaganda Joseph Goebbels y su esposa) y Juliane Koehler (Eva Braun).

Estupor

Ganz, quien ha encarnado asimismo el Fausto de Goethe en el teatro Schaubühne de Berlín, interpreta tan convincentemente el papel que "uno siente escalofríos cuando lo ve", dijo el historiador y periodista alemán Joachim Fest, autor de una biografía de Hitler que sirvió también de base al guión de la película.

El actor helvético es el primero que ha logrado llevar con gran verismo la personalidad del dictador nazi a la pantalla. "Es realmente escalofriante", insistió Fest.

Con un costo de 13,5 millones de euros, "El hundimiento" es el filme más caro de la historia del cine alemán desde la producción de "El submarino", del realizador Wolgang Petersen.

Cómo palpitaba Hitler

"Como actor, yo quería saber cómo palpitaba Hitler y a veces veía en el personaje a un pobre diablo", declaró Ganz. "No podía interpretarlo exclusivamente con una actitud fría. No precisaba una identificación total, pero sin tener la posibilidad de acceder emocionalmente a su figura no hubiera podido interpretar el papel. Siempre intento proteger a mis personajes, aunque sea el de Hitler", dijo el actor suizo.

"No es que yo defienda o justifique la muerte de 50 millones de personas, la destrucción de Europa o el monstruoso genocidio de seis millones de judíos. No, en absoluto. Pero durante el tiempo en que interpreté el papel puse la mano sobre él", admitió Ganz.

Polémicas en Alemania

La película ya había suscitado polémicas antes de su estreno. Es la primera aproximación del cine alemán, después de la Segunda Guerra Mundial, a una figura de su oscura historia reciente.

Muchos críticos alemanes se preguntaban estos días si debía mostrarse a un Hitler humano, con sus miedos y conflictos, y no solamente al monstruo con energía criminal que fue para la historia de Europa en la primera mitad del siglo XX.

Megalomanía y fuerza destructora

Era tan exacerbada la megalomanía y fuerza destructora de Hitler que incluso cuando Berlín y toda Alemania yacían bajo cenizas y escombros no vaciló en decir que "si perdemos la guerra da igual que el pueblo alemán se hunda junto con ella. No podría derramar ni una sola lágrima por ello, porque el pueblo alemán no se merecería otra cosa".

swissinfo, Juan Carlos Tellechea, Berlín.

Datos clave

El actor helvético es el primero que ha logrado llevar con gran verismo la personalidad del dictador nazi a la pantalla.

Fin del recuadro

Contexto

La obra se desarrolla entre el 20 de abril (día del cumpleaños número 56 de Hitler) y el 2 de mayo de 1945 (dos días después de su suicidio) en el imponente edificio en ruinas de la Reichskanzlei.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes