Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, en Barcelona el 2 de octubre de 2017

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) rompió este lunes su tabú sobre Cataluña, condenando el "uso de la fuerza" desplegado por el Gobierno español para impedir la celebración de un referéndum de independencia prohibido y llamando a las partes al diálogo, aunque Bruselas rechaza mediar "en este momento".

"La violencia nunca puede ser un instrumento en política", dijo el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, abandonando las reservas de esta institución de las últimas semanas y llamando a "todos los actores" a pasar "rápidamente de la confrontación al diálogo".

Las imágenes de la actuación policial el domingo en Cataluña, incautando urnas y lanzando cargas contra la población para impedir la celebración del referéndum, dieron la vuelta al mundo, obligando a la UE a pronunciarse sobre esta crisis abierta en uno de sus Estados miembros.

Los primeros llamados de la UE acentuaron la presión sobre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en cuyo "liderazgo" confía Bruselas para "gestionar este difícil proceso dentro del pleno respeto de la Constitución española y de los derechos fundamentales de los ciudadanos".

En un bloque que se presenta en adalid de las libertades fundamentales, las cargas policiales se vivieron con consternación y algunos mandatarios, como el belga Charles Michel o el esloveno Miro Cerar, obviaron la tradicional consiga de no inmiscuirse en los asuntos internos de sus socios y llamaron al diálogo.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que coordina los trabajos de los 28 líderes del bloque, urgió incluso por teléfono a Rajoy a "buscar vías para evitar una mayor escalada y uso de la fuerza", máxime cuando hace días en una cumbre de mandatarios no se trató el tema de la consulta catalana, según su par de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

- Macron apoya a Rajoy -

Las instituciones comunitarias reiteraron, no obstante, su respeto al marco legal de España, cuyo Tribunal Constitucional suspendió la celebración del referéndum, y el vocero de la Comisión descartó que una Cataluña independiente pudiera seguir formando parte de la UE.

El Gobierno español recibió, en este sentido, el apoyo del presidente francés, Emmanuel Macron, quien durante una conversación telefónica con Rajoy expresó "su apego a la unidad constitucional de España", según el Elíseo, que no informó si se abordó la cuestión de la violencia.

La violación del Estado de derecho, mediante un referéndum considerado por Madrid como ilegal, y la violencia para frenar su celebración son las principales preocupaciones en Europa, las cuales debatirá además la Eurocámara en un debate especial el miércoles por la tarde.

En este contexto, el presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, pidió una mediación internacional y urgió a Bruselas a actuar, "en el tema de los derechos fundamentales", ya que los catalanes son ciudadanos "al mismo nivel" que húngaros y polacos, "a los que defienden cuando se pisan sus libertades".

El líder independentista se refiere especialmente al diálogo iniciado por la Comisión con Polonia sobre su controvertida reforma judicial que, a juicio del ejecutivo comunitario, representa un riesgo sistémico para uno de los valores del bloque, el Estado de derecho.

Cinco eurodiputados españoles de Podemos (izquierda radical) pidieron a la Comisión que abriese un procedimiento similar contra España, que podría acarrear la suspensión del derecho a voto de este país en el seno de la UE, por, a su juicio, violar "los valores" europeos.

- Bruselas rechaza mediar -

La Comisión Europea, por boca de su portavoz, rechazó que las situación en Polonia sea comparable a la de España, donde su Constitución, vigente desde 1978, "salvaguarda un marco de valores a los que la UE se adhiere".

Pese al llamado al diálogo, Bruselas rechazó una eventual mediación "en este momento", como le pedían las autoridades catalanas. "Es a las partes implicadas a las que llamamos al diálogo", apuntó Margaritis.

Para Hendrik Vos, politólogo de la universidad de Gante, la "reserva" de la Comisión Europea responde a que Mariano Rajoy forma parte de la familia política dominante en la UE, el Partido Popular Europeo (PPE, derecha).

"Él hizo saber que (...) no se necesitaba ninguna mediación, lo que contribuyó a que la UE mirara a otro lado", si bien "ahora habrá una presión de los países del bloque y algunas personalidades del PPE" para una mediación, agregó este especialista de cuestiones europeas.

Vos destacó, en este sentido, la experiencia de las instituciones europeas en el terreno de la mediación, como "para lograr el acuerdo nuclear entre Irán y las grandes potencias" en 2015. "Es el momento de utilizar esta experiencia a domicilio", agregó.

La situación en Cataluña está lejos de apaciguarse. Barcelona mantiene su intención de que el Parlamento declare unilateralmente su independencia de España en un plazo de 48 horas tras haber proclamado la victoria del 'sí', pero Madrid advirtió que hará "todo lo que la ley permite" para impedirlo.

Para el representante del Gobierno catalán ante la UE, Amadeu Altafaj, la mediación podría abordar "cómo se materializa y se pone en marcha" la independencia, "el calendario, los términos y las negociaciones" con Madrid, sin descartar una posible "transición suave".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP