AFP internacional

El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo (izq), y el presidente cubano, Raúl Castro, durante una reunión que mantuvieron el 16 de mayo pasado en La Habana, en una imagen publicada al día siguiente por la web www.cubadebate.cu

(afp_tickers)

La Comisión Europea dio un paso más este jueves hacia la plena normalización de sus relaciones con Cuba, al pedir a los 28 países del bloque la derogación de la Posición Común de 1996 que condicionaba la cooperación con la isla a avances en derechos humanos.

Tras casi dos años de intensas negociaciones, el gobierno cubano y el ejecutivo europeo sellaron en marzo un nuevo marco diplomático con Cuba, el único país de América Latina que carecía de un acuerdo de diálogo político con la UE.

Para su entrada en vigor, no obstante, es necesario el visto bueno del Consejo, que representa a los 28 países del bloque.

Además de pedir su aprobación, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, solicitará también a los 28 "derogar formalmente" la Posición Común, indicó la Comisión en un comunicado.

"El Consejo debe analizar ahora ambas propuestas, antes de la adopción final y la firma del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación en los próximos meses", agregó esta fuente, que no precisó cuándo tendrá lugar ni la reunión ni la firma.

En un encuentro en Nueva York, donde se celebra la Asamblea General de Naciones Unidas, Mogherini expresó este jueves al canciller cubano, Bruno Rodríguez, su confianza "en que el proceso institucional para aprobar ambas propuestas será rápido y sin problemas", indicó en un comunicado el Servicio Europeo de Acción Exterior.

La UE y Cuba empezaron a negociar en abril de 2014 el nuevo acuerdo para sustituir la Posición Común, adoptada en 1996 a propuesta del entonces presidente español José María Aznar y que condicionaba la cooperación a avances en materia de derechos fundamentales.

El acuerdo alcanzado en marzo es para Mogherini un "punto de inflexión" en las relaciones bilaterales, máxime cuando el ejecutivo europeo estima que abre nuevas vías "para apoyar el proceso de modernización económica y social en Cuba, promover el desarrollo sostenible, la democracia y los derechos humanos, así como para buscar soluciones comunes a los retos globales".

- El escollo de los derechos humanos -

La situación de los derechos humanos en la isla comunista se convirtió precisamente en el principal escollo a lo largo de las siete rondas de conversaciones, pero los negociadores decidieron finalmente abordarla en un diálogo separado para allanar el camino hacia el acuerdo de diálogo político.

Pero, en el último encuentro celebrado en junio, ambas partes constataron "profundas diferencias" de posiciones sobre derechos humanos, aunque se comprometieron a seguir debatiendo en aras de mejorar sus relaciones, según la cancillería cubana.

"El tema de los derechos humanos quedó de una forma aceptable para ambas partes", que están comprometidas "con la protección y la promoción de todos los derechos humanos", dijo en marzo el vicecanciller cubano, Abelardo Moreno.

El convenio incluye también una cláusula estándar de la UE que permite una suspensión unilateral del mismo en caso de incumplimientos en materia de derechos humanos, precisó la portavoz del ejecutivo europeo.

El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación busca mejorar asimismo los intercambios de la isla con la UE, su segundo socio comercial después de Venezuela, y llega después del histórico deshielo entre Estados Unidos y Cuba.

En julio de 2015, los dos países restablecieron relaciones diplomáticas después de más de medio siglo, y en marzo de este año Barack Obama se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en visitar la isla socialista en 88 años.

Washington mantiene en cambio el castigo económico a Cuba por decisión del Congreso estadounidense de mayoría republicana.

afp_tickers

 AFP internacional