Reuters internacional

El ex presidente de la Cámara baja del Congreso de Brasil, Eduardo Cunha, habla en una sesión de la cámara mientras los diputados debaten su destitución en Brasilia, Brasil, 12 de septiembre del 2016. Dos semanas después de la destitución de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil, la Cámara baja del Congreso expulsó el lunes al legislador que diseñó su remoción por mentir sobre unas cuentas bancarias secretas que poseía en Suiza. REUTERS/Adriano Machado

(reuters_tickers)

Por Anthony Boadle y Maria Carolina Marcello

BRASILIA (Reuters) - Dos semanas después de la destitución de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil, la Cámara baja del Congreso el lunes expulsó al legislador que diseñó su remoción por mentir sobre unas cuentas bancarias secretas que poseía en Suiza.

El otrora poderoso ex presidente de la Cámara de diputados Eduardo Cunha, que ha sido acusado de corrupción por el Supremo Tribunal Federal, ahora tiene prohibido ejercer cargos políticos durante ocho años y podría enfrentar un arresto tras perder sus derechos parlamentarios.

La cámara votó abrumadoramente 450-10 a favor de despojarlo de su escaño.

"Esto demuestra que Brasil no tolerará más a un político que convirtió al Congreso en un contador de negocios para sobornos y favores", dijo el legislador Rubens Bueno del Partido Socialista Popular. Bueno dijo que Cunha aceptó sobornos de empresas y les dio instrucciones para que donaran a las campañas de sus aliados.

La caída de Cunha tiene a muchos políticos preocupados porque ha amenazado con derribar a otros al revelar casos de corrupción que podrían poner en peligro a los miembros del Gobierno del nuevo presidenta de Brasil, Michel Temer, y descarrilar su programa de reforma fiscal.

Cunha ha sido acusado por el Supremo Tribunal Federal por supuestamente haber aceptado un soborno de 5.000 millones de dólares en el contrato de un barco de perforación para la petrolera estatal Petroleo Brasileiro SA y por tener cuentas bancarias en Suiza no declaradas.

Cunha ha advertido de que podría revelar todo lo que sabe en un acuerdo con la fiscalía que amenazaría a muchos en una clase política desacreditada, donde 50 políticos ya están bajo investigación por aceptar sobornos en el escándalo de Petrobras.

En total, alrededor del 60 por ciento de los 513 legisladores en la Cámara Baja de Brasil están bajo investigación por diversas acusaciones, según el grupo de control Transparencia Brasil.

"Yo no mentí. ¿Dónde está la prueba? ¿Dónde están los números de cuenta?", preguntó Cunha a sus compañeros, que apareció en la Cámara baja para repetir el argumento de su defensa de que sus activos eran mantenidos en fondos fiduciarios sobre los que no tenía control.

Un reporte del comité de ética leído a la cámara dijo que la existencia de sus cuentas y activos en el exterior ha sido plenamente confirmada.

(Reporte de Anthony Boadle; Editado en Español por Ricardo Figueroa y Carlos Aliaga)

reuters_tickers

 Reuters internacional