Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Camaquito Ayuda sin ideología para niños en Cuba

Markus Kuster es el precursor de la obra de ayuda Camaquitos.

(swissinfo.ch)

El fútbol está al centro de un proyecto juvenil de la obra de ayuda suiza Camaquito. La figura de esta iniciativa es el ex portero de la selección nacional helvética Jörg Stiel.

Educación, salud pública, deporte y cultura cubren los temas de este impulso, indica Mark Kuster en conversación con swissinfo.ch

Sólo Kuster recibe salario, cubierto por una asociación en Suiza. El presupuesto de Camaquito proviene de donaciones privadas y aportaciones de empresas e instituciones.

swissinfo.ch: Cuba no es un país prioritario en la ayuda oficial al desarrollo de Suiza. ¿Qué consecuencias tiene la focalización de este respaldo a otros países como Haití para la fluidez de financiamiento para la obra Camaquito?

Mark Kuster: El interés humanitario por cuba tal vez pudiera ser pequeño. Las emociones que despierta ese país siguen siendo amplias. Pienso en los aproximadamente 30.000 suizos que lo visitan anualmente.

swissinfo.ch: ¿Cómo se diferencia la estrategia de Camaquito para la obtención de fondos de otras obas de ayuda?

M.K.: Nuestro eslogan es ‘donativo con gusto’. Es decir, nos dirigimos a personas e instituciones a los cuales les une una relación con Cuba por el deleite, el bienestar y la forma de vida que ese país brinda, como por ejemplo, aquellos que han gustado de ver la película ‘buena Vista Social Club’ de Wim Wenders.

swissinfo.ch: ¿Por qué se eligió el fútbol en el proyecto de Camagüey, apoyado por el ex portero de la selección nacional helvética Jörg Stiel? ¿Qué tiene que ver este deporte con un concepto de ayuda?

M.K.: El fútbol es un buen medio del desarrollo de niños y jóvenes.

swissinfo.ch: Se sabe que en Cuba el Beisbol es el deporte nacional, ¿por qué no mejor apoyar ese deporte?

M.K.: El balompié es mucho más atractivo a nivel emocional y cada vez interesa más en Cuba.

swissinfo.ch: Casi no hay estadios de fútbol.

M.K.: Cierto. Por eso el beisbol no requiere de nuestro apoyo, pues ya tiene mucho impulso en muchas ciudades cubanas.

El futbol es un deporte en equipo muy intenso, que exige de mucho esfuerzo corporal, un aspecto muy importante en el trabajo social cubano para jóvenes. Muchos chicos cubanos se aburren en su tiempo libre. El balompié es una buena alternativa.

swissinfo.ch: Camaquito trae en junio a Suiza al equipo de Cuba de menores de 15 años . ¿Con dinero de las donaciones?

M.K.: El quipo participará en junio en un torneo internacional de equipos de menores de 15 años que tendrá lugar en Winterthur. Algo sin precedente. Los costos de su viaje se cubren con patrocinios específicos para esta manifestación y no con el presupuesto ordinario de Camaquito.

swissinfo.ch: ¿Qué papel juega entonces el ex portero Jörg Stiel?

M.K.: Él brinda credibilidad, profesionalismo y competencia al proyecto. Stiel ya ha estado varias veces en Cuba en los campamentos de entrenamiento. En este mes de mayo entrenará a porteros en Cuba.

swissinfo.ch: ¿Por qué Camaquito concentra su trabajo social en los barrios?

M.K.: El Estado cubano se ocupa bien de la educación de los jóvenes. Por el contrario, en la tarea social extraescolar existen deficiencias. Nosotros renovamos, por una parte, escuelas, y nos ocupamos también de que haya estructuras diurnas para los chicos. Tratamos de apoyar a jóvenes con problemas, en colaboración con promotores culturales locales. Les mostramos posibilidades para ocuparse en su tiempo libre.

swissinfo.ch: Camaquito apoya cada vez más proyectos que y ano tienen que ver con niños, como el café cultural de la ciudad de Camagüey.

M.K.: Hemos ampliado nuestra paleta de proyectos con el apoyo de nuestros socios cubanos a través de concursos en los que deben presentar proyectos sólidos y sostenibles, sino no fluyen los fondos.

swissinfo.ch: ¿Qué decir de la colaboración con las autoridades cubanas en casi diez años de presencia en la isla?

M.K.: Camaquito ha logrado poderse hacer escuchar mejor, gracias a la prueba de nuestros esfuerzos. El trabajo in situ está estructurado, como en los inicios. Al mismo tiempo, la tarea se ha vuelto más difícil porque les desafiamos con los tiempos de nuestros numerosos proyectos.

swissinfo.ch: ¿Desde el inicio de sus actividades hace casi diez años qué ha cambiado básicamente en su desempeño?

M.K.: Me he debido adaptar al ritmo de trabajo y de vida caribeño, más relajado.

swissinfo.ch: ¿Camaquito planea ampliar su margen regional de trabajo?

M.K.: Hemos examinado estrategias de expansión, pero decidimos limitarnos a la ciudad de Camagüey y sus alrededores.

swissinfo.ch: ¿Esto debido a que no alcanzan los medios para una expansión?

M.K.: Queremos ser más fuertes en Camagüey. A nivel nacional reduciríamos nuestra influencia.

swissinfo.ch: ¿Cuál ha sido el momento más difícil que ha vivido en Cuba?

M.K.: No es fácil ser una obra de ayuda en Cuba El Estado social conoce procesos de trabajo que se apartan de nuestras ideas. Se trata de otro modo de vida. Debemos repetir constantemente que Camaquito es una institución independiente de la política.

swissinfo.ch: ¿No resulta una contradicción que haya ayuda extranjera en la Cuba socialista?

M.K.: No lo creo. También en la rica Suiza existe, por ejemplo, la ayuda en las montañas. En cada país hay grupos con debilidades, que requieren de apoyo social, económico y moral. Con seguridad, Cuba debe apuntar a una mayor rentabilidad, con relación a sus esfuerzos actuales.

Erwin Dettling, swissinfo.ch, Winterthur
(Traducción: Patricia Islas)

Camaquito

El proyecto nació en 2001.

Camaquito es una organización de ayuda a la infancia y juventud.

Es una institución independiente, apolítica y unconfesional.

Se ocupa de los ámbitos de educación, deporte, cultura y salud.

Fin del recuadro

Entre otros proyectos

De suministro de agua en La Yaya, en Camagüey por 24.000 francos suizos.

Reconstrucción tras los huracanes Ike y Paloma en 2008. Camaquito participa en proyectos de reconstrucción de escuelas en provincia por 100.000 francos.

Renovación de un jardín de niños con deficiencias físicas por 73.000 francos.

Renovación total de la sala de emergencias de nacimientos de la clínica de Camagüey Ana Betancourt de Mora con 500 camas y 980 empleados. Al año hay en promedio 7.000 nacimientos. Costo: 46.000 francos.

Café Literario para jóvenes por un costo de 16.600 francos.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes