Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cantones: pequeños, pero independientes

Suiza está formada por veintiséis cantones. Estos "estados dentro del Estado" continúan disfrutando hoy de una gran autonomía.

Mientras el actual Estado helvético se remonta a 1848, la mayor parte de los cantones tiene una historia mucho más antigua.

Cuando se habla del nacimiento de Suiza se evoca habitualmente la fecha de 1291. La referencia no es errónea, pero tampoco completamente correcta. Lo cierto es que a finales del siglo XIII los tres cantones de la denominada Suiza primitiva firmaron un pacto de ayuda y protección mutua.

De este modo se sentaban las bases de una confederación de estados que perduraría hasta 1798. El resto de los cantones fue poco a poco uniéndose a esa alianza, al tiempo que permanecían como entidades institucionales prácticamente independientes.

Expansión progresiva

Desde 1351 a 1481 la vieja Confederación seguiría creciendo hasta contar finalmente con ocho miembros. Durante ese periodo los cantones de Zurich, Berna, Lucerna, Glaris y Zug decidieron unirse a los tres cantones originales. Poco a poco Suiza fue convirtiéndose en un espacio independiente en el centro del sacro imperio romano germánico.

La siguiente etapa de expansión se desarrolló tras la Convención de Stans, mediante la cual los miembros de la unión lograron superar sus conflictos internos. Con la adhesión sucesiva de Friburgo, Soleura, Basilea, Schaffhausen y Appenzell, en 1513 la Confederación pasó a estar integrada por 13 cantones.

Después de casi tres siglos este modelo de Estado desapareció bajo la "revolución helvética", que siguiendo el ejemplo de la vecina Francia transformó la vieja Confederación en una República.

La invasión napoleónica dio la puntilla al Antiguo Régimen. Sin embargo, en la nueva República Helvética los cantones eran sólo simples circunscripciones administrativas.

Tras la caída de Napoleón y el Congreso de Viena Suiza volvería a su modelo de Confederación de estados con la firma del Pacto Federal de 1815. Entre 1803 y 1815 otros nueve cantones se adhirieron a la Confederación: San Gal, Grisones, Argovia, Turgovia, Tesino, Vaud, Valais, Neuchâtel y Ginebra.

Los "Estados miembros" han podido salvaguardar hasta nuestros días una buena parte de su independencia. Por eso algunos cantones como Ginebra, Neuchâtel, Jura y el Tesino continúan hoy día denominándose Repúblicas.

Sin embargo, con la creación del Estado federal suizo en 1848 los cantones perdieron la soberanía estatal. Desde entonces las leyes y reglamentos cantonales se subordinan al derecho federal.

Amplias competencias

La estructura política de los cantones se asemeja en muchos aspectos a la de la Confederación. Se basa en una constitución cantonal que, en muchos casos, se remonta también al siglo XIX. Los ejecutivos cantonales, siguiendo el modelo federal, se rigen por el principio de colegialidad y están formados por cinco o siete miembros.

Sin embargo, a diferencia de la Confederación, en los cantones el gobierno es elegido por el pueblo y no por el parlamento. Los legislativos cantonales están compuestos por una sola cámara a la que se denomina de forma muy variada según el cantón: Grosser Rat, Landrat, Kantonsrat, Grand Conseil, Consiglio Cantonale...

Los cantones tienen competencia para dictar sus propias leyes e incluso una nueva constitución. El poder judicial es también responsabilidad cantonal.

Territorios sin cambios

Según la Constitución Federal Suiza está compuesta por 26 cantones. Seis de ellos son semicantones: Obwald/Nidwald, Basilea-Ciudad/Basilea-Campo, Appenzell Rodas-Exteriores/Appenzell Rodas-Interiores. Ser un semicantón no tiene sin embargo ninguna consecuencia sobre la autonomía interna del estado miembro.

La principal diferencia reside en que los semicantones disponen sólo de un escaño en el Consejo de los Estados (cámara alta del parlamento) por dos de los cantones. Igualmente, en las votaciones populares en las que el veredicto depende de la mayoría de cantones, el resultado de un semicantón vale sólo medio punto.

La mayoría de los cantones suizos hunden sus raíces en la antigua Confederación. Sus territorios han permanecido invariables durante siglos.

Un nuevo cantón

La última modificación importante se remonta a 1979, cuando se creó el cantón de Jura a partir de tres distritos que hasta entonces pertenecían al cantón de Berna. Finalmente, en 1993 la región de Laufental se separó del cantón de Berna para unirse al de Basilea-Campo.

Desde el punto de vista de la superficie los extremos están representados por el cantón de Basilea-Ciudad (el más pequeño, con 37Km2) y el cantón de Grisones (el más grande, con 7.105Km2). Zurich es el cantón con mayor población (casi 1,3 millones de habitantes en 2005) y Appenzell Rodas–Interiores el que cuenta con menos habitantes (15.171 en 2004).

swissinfo

Cantones

-Los estados que componen la Confederación se denominan cantones. Hay 26 cantones de los cuales seis son semicantones.
-Con excepción del Jura todos los cantones existían ya en el momento de la creación del Estado Federal en 1848.
-A finales del siglo XIII los cantones de Uri, Schwiz y Unterwald firmaron una alianza de la que nacería la Confederación helvética.
-Con una superficie de 7.105 km2 el cantón de Grisones es el más grande de Suiza. El más pequeño es el semicantón de Basilea-Ciudad, con sólo 37 km2.
-Los cantones disfrutan de una gran autonomía, especialmente en los ámbitos fiscal y legislativo.



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×