Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Carla del Ponte


Hay que negociar con Bashar al Asad como se hizo con Milosevic


Por Ariane Gigon, Zurich


Carla Del Ponte recibió luz verde de la Comisión de Investigaciones de la ONU sobre Siria para reunirse con Bashar al Asad, presidente de ese país. (Keystone)

Carla Del Ponte recibió luz verde de la Comisión de Investigaciones de la ONU sobre Siria para reunirse con Bashar al Asad, presidente de ese país.

(Keystone)

La exmagistrada suiza Carla del Ponte, actual integrante de la Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria, está lista para encontrarse con Bashar al Asad. Señala que se debe negociar con el presidente sirio y establecer un tribunal internacional.

De paso por Zúrich, Carla del Ponte (69), exprocuradora general de la Confederación (1994-1999) y exprocuradora de los tribunales internacionales para la otrora Yugoslavia y para Ruanda (1999-2007) denuncia la impunidad de los criminales de guerra en Siria. Establece paralelos con la guerra en la antigua Yugoslavia y hace hincapié en una diferencia desalentadora: los crímenes que sufre la población de Siria son incluso peores.

swissinfo.ch: Desde 2012, usted es miembro de la Comisión de Investigación de la ONU sobre Violaciones de los Derechos Humanos en Siria, un mandato voluntario que debía durar seis meses. ¿Se va a presentar en marzo, como cada año, para la renovación del mandato?

Carla del Ponte: Sí, es necesario. Nuestro próximo informe, el undécimo, será presentado al Consejo de Derechos Humanos en marzo. Pero la justicia no interesa a nadie por ahora. Es esencial negociar con el actual presidente, como la comunidad internacional lo hizo durante la guerra en la antigua Yugoslavia con Slobodan Milosevic.

Nuestro trabajo va a ser muy útil una vez que un tribunal empiece a funcionar. Tenemos las pruebas objetivas de los crímenes cometidos, el número de víctimas y la identificación de los altos responsables.

swissinfo.ch: ¿Puede trabajar en Siria?

C. del P.: No, pero sí en los países limítrofes. Tenemos tres equipos con una veintena de investigadores. Escuchamos a las víctimas, las cuales han sufrido cosas terribles. Es peor que durante la guerra de los Balcanes. La tortura durante la detención es particularmente despreciable. Lo que me consterna más es la situación de los niños. No solamente en Siria, sino también en los caminos del exilio.

swissinfo.ch: ¿Qué piensa hacer para convencer al Consejo de Seguridad de la ONU de establecer un tribunal penal internacional?

C. del P.: Se necesita un tribunal específico porque los crímenes son tantos y tan enormes que la Corte Penal Internacional no podrá tratarlos. Se necesitaría un tribunal en un país cercano para facilitar y acelerar el trabajo. Pero la decisión no parece posible antes de que se produzca un alto el fuego.

swissinfo.ch: ¿Usted cree que se dé?

C. del P.: Hoy en día, no lo creo en absoluto, porque no se puede negociar con los terroristas, y ocupan una tercera parte del país. El hecho de que las negociaciones de Ginebra fueran suspendidas demuestra que no funciona. La oposición está dividida. Hay que hablar con el Gobierno. Lo ideal habría sido que los Estados destruyeran a los grupos terroristas con el Gobierno sirio. Pero es imposible mientras diversos Estados exijan la salida de Asad antes de cualquier negociación. Mientras tanto, las personas mueren y hay una destrucción total del Estado. A veces, no se lo voy a negar, me dan ganas de dejar este trabajo. Pero cuando estoy en el terreno, sé que hay que seguir.

swissinfo.ch: Usted fue invitada por el Gobierno sirio. ¿Esa invitación sigue vigente?

C. del P.: Me invitaron a ir sola, lo que la Comisión de Investigación rechazó en un primer momento. A finales de 2015, dio su luz verde. Ahora espero la respuesta de Damasco. Estoy lista para partir. Necesitamos que el Gobierno coopere. Quiero saber exactamente quién ha utilizado armas químicas.

swissinfo.ch: ¿Cuenta con actas de acusación?

C. del P.: En dos casos de responsables de la organización terrorista Daech, estábamos dispuestos a solicitar una inculpación. Los expedientes estaban completos, pero los dos hombres murieron luchando, como lo pudimos verificar.

¿Acuerdo secreto con la OLP?: “El Gobierno no me prohibió investigar sobre Würenlingen”

En 1995, Carla del Ponte, procuradora de la Confederación desde un año atrás, reabre la investigación penal sobre el ataque contra el avión de Swissair que dejó 47 muertos en febrero de 1970 en Würenlingen (Argovia). Es lo que recordó el periodista del Neue Zürcher Zeitung, Marcel Gyr, en un libro publicado a finales de enero. En 1999, la funcionaria del Tesino es nombrada procuradora de la Corte Penal Internacional y sale de Suiza. Un año más tarde, la investigación sobre el atentado de Würenlingen es cerrada. La hipótesis según la cual esta medida habría sido solicitada por el Gobierno circula desde la publicación del libro de Marcel Gyr. Pero Del Ponte es contundente: el Consejo Federal nunca le prohibió investigar.

“Una parte de la investigación sobre el ataque contra el avión de Swissair había sido hecha en 1970, pero no era suficiente para proceder a una inculpación, explica Carla del Ponte. Faltaba una parte. El Gobierno suizo puede, si la razón de Estado lo requiere, detener una investigación, pero tiene que haber una decisión en el expediente. No había nada, así que continuamos. No es correcto decir que tuvimos que abandonar la investigación y yo no sé por qué mi sucesor la cerró”.

Carla Del Ponte no recuerda lo que se efectuó bajo su mandato. “Pero todo está en los expedientes, porque si hay una cosa que siempre he hecho es dejar la traza exacta del trabajo realizado. Es importante para mí que mi sucesor pueda reconstruir los elementos de la investigación. Incluso mis notas personales están en los expedientes”. 


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

×