Reuters internacional

Imagen de archivo del ex capitán de la selección brasileña de fútbol Carlos Alberto en una exhibición de la Copa del Mundo en Río de Janeiro, nov 21, 2010. Carlos Alberto Torres, el ex capitán de la selección brasileña de fútbol que conquistó el tricampeonato en el Mundial de México 1970 y que marcó uno de los goles más aclamados en una final de Copa del Mundo, murió a los 72 años en Río de Janeiro luego de sufrir un infarto, dijo la FIFA el martes. REUTERS/Bruno Domingos

(reuters_tickers)

RÍO DE JANEIRO (Reuters) - Carlos Alberto Torres, el ex capitán de la selección brasileña de fútbol que marcó uno de los mejores goles en la historia de los Mundiales en el camino del "scratch" al título en 1970, murió a los 72 años tras un infarto.

El lateral derecho marcó el legendario cuarto gol en la victoria 4-1 del Brasil de Pelé ante Italia en la final jugada en el estadio Azteca de México y minutos después levantó la copa Jules Rimet, la tercera vez que su país se consagraba campeón del mundo.

El defensor, apodado "El Capitán", tuvo una larga carrera, en la que pasó por Fluminense, Santos, Botafogo y Flamengo en su país, y en el Cosmos de Nueva York.

El defensor ganó su primer título en Fluminense, pero sus mejores días fueron con el Santos de su amigo Pelé, con el que ganó dos campeonatos nacionales y cinco torneos estaduales.

Tras su retiro fue entrenador y llevó al Flamengo a ganar el torneo nacional en 1983 y a Fluminense al título estadual un año después. También se desempeñó como comentarista, pero todos lo recuerdan como el líder de la selección de 1970, que para la mayoría de los especialistas fue la mejor de la historia.

Carlos Alberto fue el líder indiscutido de un equipo que contaba con figuras descollantes como Pelé, Tostao, Rivelino y Jairzinho.

Los homenajes del mundo del fútbol no se hicieron esperar. La FIFA lo calificó como un "líder innato" y dijo que "nunca será olvidado", mientras que la Confederación Brasileña de Fútbol tuiteó "Adiós CAPITÁN eterno" junto con una foto de la leyenda de su selección con el trofeo Jules Rimet. Además, la entidad declaró tres días de luto.

Ronaldinho, por su parte, lo destacó como "un ejemplo de liderazgo dentro y fuera de la cancha".

(Reporte de Caio Saad y Rodrigo Viga Gaier; Editado en español por Ana Laura Mitidieri y Javier Leira)

reuters_tickers

 Reuters internacional