Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Casa de huéspedes para mujeres "Queremos dar un hogar a las mujeres”

Una mujer sonriente, con camisa blanca y gafas, mira a cámara

"Podría haber más casas de huéspedes de este tipo y todas estarían llenas", sostiene Doris Albisser, gerente de  ’Josephine’s Guesthouse for Women' en Zúrich.

(Christina Stucky, Bern)

Es una casa de huéspedes en Zúrich con larga tradición como refugio para mujeres en necesidad. Sus propietarios confían en que su modernización y el sentido de comunidad que posee le permitirán seguir llenando un vacío de vivienda que existe en la onerosa ciudad de Zúrich.

Una sola palabra, plasmada en un muro azul plomizo, indica el camino hacia la pensión Josephine’s. La entrada es austera y la recepción, simple, pero esto no impide que sean atractivas y coloridas. A primera vista, pocas señales dan indicios de lo que mucho que ha vivido este lugar en más de un siglo de existencia.

En 1869, en este sitio se fundó una pensión de mujeres originalmente llamada ’Töchterheim St. Jakob’, en honor de la iglesia ubicada en la acera de enfrente. Medio siglo más tarde, las riendas de la pensión pasaron a manos de la fundación Martha, un brazo operativo de la Asociación Internacional de Amigos de las Mujeres Jóvenes, fundada en 1877. 

La casa cambió entonces de nombre para tomar el de ‘Pensión Lutherstrasse’, y servía como refugio para mujeres que habían decidido abandonar el campo y mudarse a Zúrich en busca de un empleo durante la industrialización de Suiza.  

Como parte de un movimiento moralizador en los albores del siglo XX, esta casa de huéspedes se propuso además ofrecer vivienda asequible a las mujeres para evitar que cayeran en la prostitución por necesidad económica o que fueran víctimas de algún tipo de coacción.

Orquídea en maceta junto a una ventana

Pequeños detalles crean una atmósfera agradable en esta pensión.

(Christina Stucky, Bern)

Y su respuesta fue: “No, queremos más. Deseamos darles un hogar, aunque solo sea temporal. Queremos darles un lugar donde se sientan seguras”.

Compromiso con las mujeres

Hoy en día, esta casa de huéspedes ha sido renovada y rebautizada como ’Josephine’s Guesthouse for WomenEnlace externo, pero sigue siendo un lugar seguro para mujeres que visitan Suiza (por estudios, turismo o negocios) y también para quienes necesitan un sitio en el cual hallar paz y un espacio donde vivir cuando atraviesan una crisis.

Sin embargo, pese a sus múltiples transformaciones, el antiguo espíritu de este lugar sigue vivo. La pensión Josephine’s sigue abriendo sus puertas tanto a huéspedes que desean pasar una noche como a quienes necesitan quedarse por varios meses. Pero, exceptuando el técnico que trabaja ahí, solo hay mujeres en ese sitio. 

A los hombres solo se les permite la entrada hasta la zona de la recepción. En la actualidad, la pensión lleva el nombre de la activista británica de derechos de la mujer y reformadora social Josephine Butler y defiende los ideales que enarbolaba su homónima. Bajo su estructura actual, 10 de las 38 habitaciones están reservadas para mujeres en situación de emergencia por algún tipo de crisis.

Recepción

La recepción del Guesthouse Josephine's.

(Christina Stucky, Bern)

Verena Kern Nyberg, administradora de Frauenhotel, la sociedad no lucrativa que tiene a cargo a la pensión Josephine's y también a hoteles de Zúrich como Ladys FirstEnlace externo y MartaEnlace externo, está convencida de que Josephine "preserva el espíritu de una época" al ofrecer alquileres baratos de largo plazo y apoyar al colectivo femenino, especialmente cuando se trata de mujeres en situación de necesidad. Josephine's siempre reserva algunas habitaciones con precios bajos para este último grupo porque, como refiere Kern Nyberg "las emergencias son imposibles de planear”. En promedio, precisa, entre 8 y 10 mujeres ocupan este tipo de habitaciones, frecuentemente acompañadas de sus niños pequeños.

‘Rápido, sencillo y sin depósito”

Encontrar alquiler a precios asequibles es todo un desafío en Zúrich. Josephine's responde a un vacío que se hace claramente patente. "Aquí obtienen alojamiento temporal de forma rápida y simple. No es necesario pagar depósito o competir con otras 50 personas por obtener una vivienda”, explica Kern Nyberg.

La gerente de relaciones con los huéspedes, Doris Albisser, está convencida de que "podría haber más casas de huéspedes de este tipo y todas estarían llenas". Josephine's funciona “porque es un sitio donde la gente opera con autonomía”.

Y explica que tanto la cocina como la lavandería están disponibles para todos los huéspedes. Por lo tanto, lo mismo sea una persona que pernocta durante una semana en Zúrich y quiere cocinar en vez de salir al restaurante que si se trata de una inquilina recomendada por el Departamento de Servicios Sociales de la ciudad, las instalaciones están hechas para que todas ellas puedan satisfacer sus necesidades. La única diferencia es que los servicios sociales de Zúrich cubren el costo de alojamiento de las mujeres que requieren urgentemente un sitio en dónde vivir.

Distintas historias de vida

"Muchas personas prefieren no hablar de la situación que las trajo aquí. Comparten solo fragmentos de su vida. Nosotros rara vez conocemos toda la historia", dice Albisser.

Cocina comunitaria y comedor

Cocina comunitaria y área de comedor abiertos para todas las huéspedes de Josephine's.

(Christina Stucky, Bern)

Sus trayectorias de vida son tan variopintas como las mujeres mismas. Una de ellas huyó de la violencia doméstica que padecía y se refugió en un centro para mujeres maltratadas en Zúrich, después llegó a Josephine’s donde planea sus futuros pasos. Otra, es una estudiante extranjera que se quedó embarazada y fue expulsada del piso que compartía con otras personas. Una más reorienta su vida después de purgar una sentencia en prisión. Y otra huésped fracasó en su solicitud de asilo en Suiza, así que vive aquí junto con su bebé mientras espera ser deportada.

Algunas huéspedes del hotel hacen preguntas a la administración tras leer en el sitio web de Josephine’s sobre su compromiso social o después de charlar con alguna otra mujer que vive ahí y con la que han coincidido en el desayuno bufé que ofrece diariamente la pensión.

Las reacciones de las huéspedes que pagan tarifas normales suele ser positiva, dice Albisser. Añade que con el paso del tiempo ha desarrollado cierta intuición con respecto a qué mujeres encajan bien con el espíritu de la casa y respetarán sus reglas.

La violación grave de las reglas puede suponer que una persona deba abandonar la pensión. Por ejemplo, refiere, una mujer que repetidamente introducía a escondidas a un hombre en su habitación y que alguna vez tuvo una fuerte disputa con él dentro de las instalaciones fue desalojada sin previo aviso.

La comunidad Josephine's

La clave del éxito de Josephine’s es mantener un equilibrio entre la obligada viabilidad económica que exige un hotel y su capacidad para ofrecer “un lugar a las mujeres que han tenido una mala racha”, dice Kern Nyberg y enfatiza que esta casa de huéspedes quiere preservar la diversidad de una comunidad femenina que siempre tiene los oídos en alerta para escuchar las necesidades de los otros.

En opinión de la gerente de Josephine’s, esta pensión se define mucho más por las características de la comunidad que la habita que por ser un refugio para mujeres en necesidad. Asegura que le complace profundamente la retroalimentación positiva que recibe de las huéspedes que se quedan en la parte que opera como hotel.

“Y es que nos dicen todo el tiempo que las mujeres que conocen en Josephine’s son sencillamente geniales”.

Quedarse en Josephine’s

Una habitación para una mujer en necesidad en la Casa de Huéspedes para Mujeres Josephine’s cuesta entre 1 600 y 2 000 francos suizos al mes, lo que incluye el desayuno y acceso a Internet. 

Las mujeres con niños son alojadas en habitaciones más grandes. Las huéspedes pueden quedarse durante un periodo máximo de seis meses.

El costo es cubierto por los Servicios Sociales de la Ciudad de Zúrich (SOD) que firmaron un acuerdo marco con la administración de Josephine’s. 

Aunque algunas de las mujeres que ahí viven sí tienen empleo, sus ingresos no suelen ser suficientes para cubrir los gastos de su vida cotidiana. 

El objetivo es prevenir que las mujeres terminen viviendo en la calle y darles tiempo para analizar qué quieren hacer con su vida, explica SOD por escrito.

Fin del recuadro


Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes