Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Veredicto de apelación:


Erwin Sperisen, responsable de 10 asesinatos


Por Patricia Islas, Ginebra

La Cámara Penal de la Corte de Justicia de Ginebra rechazó el recurso de Erwin Sperisen y confirmó la pena a cadena perpetua para el ciudadano suizo-guatemalteco, exdirector de la Policía Nacional Civil (PNC). Los jueces agregaron también su responabilidad en las 3 ejecuciones de prófugos de El Infiernito. Un fallo en Suiza que hace eco en una Guatemala en crisis.

Erwin Sperisen, acompañado de su intérprete, escucha a los jueces del tribunal de segunda instancia de Ginebra. Al fondo, arriba, el fiscal Yves Bertossa, encargado del expediente en el Ministerio Público de Ginebra.  (Keystone)

Erwin Sperisen, acompañado de su intérprete, escucha a los jueces del tribunal de segunda instancia de Ginebra. Al fondo, arriba, el fiscal Yves Bertossa, encargado del expediente en el Ministerio Público de Ginebra. 

(Keystone)

Justicia a diez mil kilómetros de distancia: Los siete jueces de la Cámara Penal de Apelaciones y de Revisión de Ginebra determinaron que el ciudadano Erwin Sperisen, de 44 años de edad, es responsable de siete asesinatos ocurridos en 2006 en la Granja Penal de Pavón, en la periferia de la capital guatemalteca. 

Con el fallo de este martes, los jueces en segunda instancia de Ginebra se pronuncian en el mismo tenor que lo hiciera el Tribunal Criminal del cantón, el 6 de junio de 2014, sobre la responsabilidad de Sperisen en estas 7 ejecuciones, aunque matizan que el testimonio que señala a Sperisen como actor directo de una de estas muertes no es suficientemente sólido para inculparlo de haber asesinado de propia mano.

El tribunal de segunda instancia agrega, en cambio, su responsabilidad en los asesinatos de 3  prófugos de El Infiernito, lo que agrava el número de cargos en su contra, aunque la pena siga siendo la misma: prisión a vida.

Evidencia de un comando

La presidenta del juzgado en segunda instancia, Alessandra Cambi Favre-Bulle, indicó, durante los 40 minutos que duró la presentación de la sentencia, que los elementos presentados en el expediente "permiten determinar que las 10 personas muertas en los operativos en las cárceles de Pavón y El Infiernito no perdieron la vida en un enfrentamiento con las fuerzas del orden. 

“Fueron ejecutados, fueron incapaces de imponer la menor resistencia".  

Cambi indicó que Sperisen habría sido advertido de la presencia del comando encargado de dar muerte a los reos, cuyos nombres estaban incluidos en una lista en el operativo en Pavón y que también estuvo al tanto de la tarea de la célula, en el caso de los 3 prófugos de El Infiernito.

El Infiernito, 10 años después

El fiscal ginebrino Yves Bertossa, encargado de llevar el expediente ante los tribunales del cantón suizo donde reside Sperisen desde 2007, también había apelado el veredicto en primera instancia para que se evaluara de nueva cuenta  la implicación de Sperisen en los hechos de 2005.

Hace un año el Tribunal Criminal desestimó las pruebas que aportó para que se inculpase a Sperisen de la ejecución extrajudicial de esos tres prófugos de la cárcel de alta seguridad El Infiernito, en Escuintla, a unos 60 km. de la capital, durante el operativo Gavilán. 

Recurso ante el Tribunal Federal

Erwin Sperisen, detenido desde hace casi 3 años en el reclusorio Champ-Dollon, reiteró el miércoles pasado (06.05) a los jueces su inocencia con respecto a las 10 ejecuciones extrajudiciales por las que el Ministerio Público de Ginebra lo llevó al banquillo de los acusados. Sus abogados, Giorgio Campa y Florian Baier, anunciaron que apelarán ante el Tribunal Federal, máxima instancia judicial helvética.

“Erwin Sperisen es manifiestamente inocente de lo que se le acusa. No hay prueba alguna de que haya dado una orden criminal de ningún tipo. Recurriremos ante la Corte Suprema de Justicia de Suiza, y si es necesario, ante la Corte Europea de Derechos Humanos”, reiteró Florian Baier a swissinfo.ch

Giorgio Campa considera que el carácter político de este proceso se vuelve cada vez más estridente. "El veredicto de apelación es aún más cínico que el de primera instancia. La absolución se imponía, en vista de un expediente falaz. Y la prueba de ello es que la justicia ginebrina hoy debió reconocer que el único testigo que señalaba directamente a mi cliente rindió un testimonio engañoso". 

“Los criminales no se guardan en Suiza”

Alexandra López, que ha representado a la parte querellante en el juicio - la madre de una de las personas asesinadas en Pavón- considera que la decisión dada a conocer hoy en Ginebra “es de gran importancia para los familiares de las víctimas”.

“Este veredicto también es un mensaje desde Ginebra para que los responsables de estas ejecuciones extrajudiciales sepan que los criminales no se guardan en Suiza ni en otro país de Europa, sin que Justicia se haga”, reiteró López en conversación con swissinfo.ch.

Las organizaciones que denunciaron la presencia de Erwin Sperisen en Ginebra a las autoridades helvéticas -entre ellas Acción Cristiana para la Abolición de la Tortura (ACAT) y la ginebrina TRIAL (Track Impunity Always)- consideran que el fallo en segunda instancia sirve para subrayar que "nadie está por encima de la ley y rendir homenaje a aquellos que en Guatemala luchan valientemente contra la violencia de Estado y la  impunidad".

El pueblo guatemalteco, cansado

En el país centroamericano la decisión de hoy en Suiza se inscribe en un momento clave en la lucha contra la impunidad, ante el reclamo social de terminar con los graves niveles de corrupción e impunidad en la cúpula gubernamental.

La gota que derramó el vaso allá y que provoca la peor crisis política en los últimos 25 años (baste decir que la vicepresidenta Roxana Baldetti renunció el viernes) es una nueva investigación sobre corrupción aduanera del Ministerio Público (MP) y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ese órgano tan criticado por Erwin Sperisen y su defensa durante el proceso en Ginebra.

Ya lo recordó Yves Bertossa ante los jueces de segunda instancia en Ginebra: esa Comisión fue creada en 2007, efectivamente por la presión internacional y bajo la batuta de la ONU, para que Guatemala terminara con su tradicional desentendimiento a las reglas de administración de la Justicia, y, en un primer momento, para investigar los delitos cometidos por miembros de cuerpos ilegales de seguridad, insertos en instituciones gubernamentales como la PNC y que Sperisen habría consentido e incluso habría dirigido, según las averiguaciones.

Y la presidenta del tribunal Alessandra Cambi respondió sobre estas críticas hoy martes que la teoría del complot de la CICIG no es sostenible.

“Unos celebran la condena; otros la condenan”

El reconocido sociólogo guatemalteco, Carlos Figueroa Ibarra, explicó a swissinfo.ch que el caso Sperisen en Suiza ha evidenciado en Guatemala una creciente polarización.

“El sector de opinión que se ha opuesto a la condena en Suiza es el mismo sector que busca en Guatemala el olvido de violaciones  a DDHH y que apoya la anulación del fallo por genocidio en contra del exmandatario Efraín Ríos Montt”.

Según el especialista sobre violencia en Guatemala, “estos hechos están relacionados y reflejan un Estado muy debilitado, a punto de ser Estado fallido, con una presencia de poderes ocultos –narcotráfico y organizaciones clandestinas constituidas por exmilitares violadores de derechos humanos en asociación con la mafia, el contrabando y el narcotráfico- que inciden muy fuertemente en la gobernabilidad del país”

En Guatemala, el 98% de los crímenes quedan irresueltos. “Por lo tanto, hay una parte de la población que,, en un estado de exasperación ante la creciente criminalidad, ha justificado la justicia por mano propia, los linchamientos y los escuadrones de la muerte para acabar con los delincuentes”.

Por el otro lado, anotó Figueroa Ibarra, están los defensores de los DDHH, la intelectualidad guatemalteca, democrática y de izquierda y ciertos medios alternativos que reiteran la importancia de establecer el Estado de derecho y que miran en el proceso Sperisen en Suiza una posibilidad para mostrar que es posible un juicio imparcial.

Resolución, "ejemplar”

En ese sentido se inscribe la consideración de Sandino Asturias, director del Centro de Estudios de Guatemala (CEG): “Esta resolución en Suiza es ejemplar y contribuye a desterrar esas prácticas del Estado de Guatemala de violaciones a los derechos humanos. Este es un precedente en la lucha contra la impunidad”.

“Ningún país democrático que aspire a ser respetuoso de las normas internacionales, defienda la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos y atienda a la ley, puede permitir que un funcionario -sobre todo del nivel de un director de la Policía Nacional-, so pretexto de combatir el delito, ejecute a personas que ya estaban bajo el poder del Estado”, opinó, por su parte, Leonor Arteaga, de la Fundación para el Debido Proceso.La sentencia “muestra que ninguna persona que cometa hechos de tanta gravedad va a permanecer en la impunidad. Significa también que hay esperanza en otros países de llevar adelante la justicia, aunque hayan pasado 10 años de los crímenes y que la justicia interna de un país puede ser complementaria con la de otro país”, agregó Arteaga sobre una resolución que sin duda marca una señal para las autoridades españolas que preparan un juicio en contra del otrora jefe superior de Sperisen, el  exministro del Interior, Carlos Vielmann.

"Este veredicto aportará agua al molino de aquellos que exigen su juicio en España. Los elementos que el tribunal aquí retuvo sobre el comando de esos hombres que obraron para realizar ejecuciones extrajudiciales deben servir al procedimiento allá y a empujar a las autoridades de España para que comiencen a hacer Justicia", opina Philip Grant, director de TRIAL. 

Tres juicios en Europa

Vielmann obtuvo la nacionalidad española en 2009 y se mudó a España poco antes de que la justicia guatemalteca dictara en 2010 una orden de arresto internacional que incluía su nombre, el de su inmediato inferior, el director de la PNC, Erwin Sperisen, y el del subdirector de la PNC, Javier Figueroa, entre otros.

Vielmann será juzgado en España también por las 7 ejecuciones extrajudiciales en Pavón y las muertes de 3 prófugos de El Infiernito. No hay fecha para el juicio.

En Austria, Javier Figueroa, subdirector de la PNC de 2004 a 2007, obtuvo el estatus de refugiado. En ese país enfrentó un juicio en 2013 por los mismos cargos que se imputan en Suiza a su amigo de infancia, Erwin Sperisen. Sin embargo, el tribunal popular local encargado del caso liberó de todo cargo a Figueroa, con el argumento de carencia de pruebas.

En Guatemala, en 2013 cuatro funcionarios más fueron condenados por las ejecuciones extrajudiciales de los 7 reos de Pavón y los 3 prófugos de El Infiernito. 

Caso en Suiza

Erwin Sperisen, suizo-guatemalteco residente en Ginebra, fue detenido el 31 de agosto de 2012 por la policía judicial, por requerimiento del Ministerio Público de Ginebra.

La detención se enmarcó en un procedimiento penal abierto en Ginebra por asesinato, después de denuncias hechas por varias asociaciones en 2007 y 2008.

Las autoridades guatemaltecas, vía comisión rogatoria, transmitieron a finales de 2011 el expediente de la investigación sobre las ejecuciones extrajudiciales ocurridas durante la función de Sperisen como director de la PNC, de julio de 2004 a marzo de 2007.

Sperisen, por su nacionalidad helvética, no puede ser sujeto a extradición y su domicilio en Ginebra determina la competencia de las autoridades de persecución penal de ese cantón.

El procedimiento fue encomendado por el Ministerio Público de Ginebra, al fiscal primero Yves Bertossa (41), encargado de los casos complejos.

Bertossa solicitó condena a cadena perpetua para Sperisen. Sin embargo, cabe recordar que en Suiza la liberación condicionada puede ocurrir tras  15 años de condena, si las autoridades consideran que el señalado podrá conducirse correctamente en libertad. 

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×