Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Socorristas israelíes trabajan en un edificio derrumbado en Ciudad de México, el 25 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

Casi una semana después del devastador terremoto de 7,1 grados que deja 324 muertos en México, la esperanza de encontrar vida entre los escombros se agota mientras surgen las primeras acusaciones de negligencia de autoridades detrás del colapso de algunos de los edificios.

El acalde de la ciudad, Miguel Mancera, dijo a la televisión local que son cinco los sitios donde los equipos de rescatistas, tanto locales como extranjeros, continúan trabajando en el centro y el sur de la ciudad.

El grueso de los ellos se concentraba en el sector Roma, donde un edificio de siete pisos se derrumbó.

Protección Civil contabilizaba a unas 40 familias que buscan a seres queridos que estaban ahí al momento del sismo, poco después del mediodía del pasado martes, cuando los mexicanos recordaban otra tragedia: el terremoto de 8,1 del 19 de septiembre de 1985 que dejó más de 10.000 muertos.

"En esta magnitud de desastre tiene que salir una autoridad alta que diga: 'a ver, déjense de rumores'. Los únicos que nos han dado información, y eso a cuentagotas, ha sido la sociedad civil", dijo a la AFP Guillermo Albarrán, abogado de 42 años, tío de Karina Gabriela Albarrán, que trabaja en un estudio contable del cuarto piso.

Las autoridades no han precisado en las últimas horas si aún mantienen la expectativa de encontrar sobrevivientes, pero un rescatista mexicano consultado por la AFP comentó bajo anonimato que aún mantienen la esperanza de haya personas con vida.

En tanto, medios locales denunciaban que la escuela del sur de la ciudad, donde murieron sepultados 19 niños y 7 adultos, habría utilizado documentación falsa para poder operar.

El alcalde Mancera, el ministro de Educación y la alcaldesa de la zona donde se ubica el colegio Enrique Rébsamen intercambiaban señalamientos en torno a qué instancia tendría responsabilidad directa ante una eventual violación de las normas.

"De confirmarse sería muy grave", dijo el ministro Aurelio Nuño a la cadena Televisa y aseguró que su despacho abrirá una investigación.

- Sobrevivientes dan esperanza -

Más de 9.000 inmuebles ya han sido revisados en toda la ciudad y la gran mayoría ya son habitables, unos 700 requieren alguna reparación para volver a serlo y 300 sí presentan afectaciones graves, informó el alcalde.

"No quiere decir que esos 300 tengan que ser demolidos", dijo Mancera detallando que tras un dictamen mayor se determinará si se derriban o se refuerza su estructura.

La noche del domingo, una veintena de familiares de tres de las víctimas del edificio de la Roma protagonizaron una pequeña protesta en la que lanzaban "¡no somos deshechos!" para exigir que no se use maquinaria pesada.

En redes sociales han corrido rumores, desmentidos constantemente por autoridades, de que la maquinaria pesada es para limpiar el terreno sin importar si hay vivos o muertos en los escombros.

En medio de la tensión, el sorprendente testimonio de Lucía Zamora, de 36 años, que fue rescatada casi ilesa del edificio de la Roma, ayuda a mantener la fe.

"Cuando terminó de caer todo (...) se escuchaban gritos, alaridos, gente llorando", recuerda Lucía, quien permaneció atrapada más de 30 horas, con el cuerpo inclinado hacia un lado y con lo que era el techo del lugar a un palmo de su rostro.

Recalcando una infinita gratitud con sus salvadores, la mujer relató el instante mismo de su retorno a la superficie.

Al salir "estaba lloviendo y la lluvia en la cara fue la sensación más maravillosa de la vida, de gratitud, y todos (los rescatistas) aplaudían", dijo Lucía.

- Recuperando la normalidad -

En Tlalpan, en el sur de la ciudad, en los restos de un edificio de departamentos también reinaba la confusión y discusiones sobre si se debe o no introducir maquinaria pesada para agilizar los rescates ya que hay una losa que pesaría varias toneladas.

Vecinos interpusieron un recurso legal para que no se use maquinaria, mientras que rescatistas y expertos recomendaban echar a andar los motores en una operación de precisión.

En el sector Del Valle, vecino de Roma, también continuaban los rescates en busca de al menos cinco personas, aunque ahí las esperanzas de encontrar vida son mínimas.

Este lunes, la ciudad trataba de recuperar su ritmo de vida tras la suspensión de las clases en tanto algunas empresas y oficinas públicas vienen trabajando con personal reducido.

De las 8.700 escuelas públicas y privadas de todos los niveles que hay en Ciudad de México, se reanudan las actividades en 103, informó la secretaría de Educación.

La alcaldía y la cartera de Educación explicaron que las escuelas abrirán sus puertas gradualmente una vez que se compruebe que las instalaciones no sufrieron daños.

Hasta el lunes, sumaban 324 muertos por el sismo: 186 en Ciudad de México, 73 en el estado de Morelos, 45 en Puebla, 13 en Estado de México, seis en Guerrero y uno en Oaxaca, según Protección Civil federal.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP