Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Bertrand Piccard


“Quiero ser un pionero de nuevas formas de pensar”


Por Norma Domínguez, Buenos Aires


"El mayor riesgo para la humanidad es detenerse en las certezas", asegura el psiquiatra y aviador, Bertrand Piccard. (AFP)

"El mayor riesgo para la humanidad es detenerse en las certezas", asegura el psiquiatra y aviador, Bertrand Piccard.

(AFP)

Bertrand Piccard visitó Chile y Argentina en abril pasado para presentar el Solar Impulse 2, el avión solar que creó con André Borschberg y con el que ambos se disponen a dar la vuelta al mundo. Doce discursos en cuatro días. De camino a una cita en Buenos Aires concedió una entrevista exclusiva a swissinfo.ch.

“Este es el verdadero. El anterior era solo un prototipo”. Se refiere al Solar Impulse 2 con el que Bertrand Piccard, además de dar la vuelta al planeta, se propone convencer a gobiernos, empresas y la sociedad de la necesidad de incrementar la eficiencia energética. Y la fuente solar es una opción.

Bertrand Piccard nació el 1 de marzo de 1958 en Lausana y es la tercera generación de una familia que goza de fama internacional por sus aventuras y descubrimientos.

Su padre, Jacques Piccard, alcanzó el récord de descenso submarino en 1960 al llegar a los 10 914 metros de profundidad con Don Walsh. Y Auguste Piccard, su abuelo, fue el primer ser humano en alcanzar la estratosfera en globo en 1931 (más allá de los 15 000 metros de altitud).

En 1999, Bertrand Piccard y el piloto británico Brian Jones fueron los primeros en circunnavegar el planeta en un globo aerostático.

En 2010, el prototipo Solar Impulse batió un récord histórico, al realizar el primer vuelo nocturno de un avión solar sin combustible. Logró sostenerse durante 26 horas en el aire utilizando únicamente energía solar.

Dos años después, Bertrand Piccard y el expiloto militar suizo, André Borschberg, completaron el primer vuelo intercontinental con un avión propulsado solo por la energía que capta del sol y almacena en sus alas.

El próximo reto es dar la vuelta al mundo con el Solar Impulse 2, en 12 etapas y con Abu Dabi como punto de partida y destino final.

Bertrand Piccard está casado y es padre de tres hijas.

swissinfo.ch: ¿Cómo conviven en su interior la psiquiatría y la aventura?

Bertrand Piccard: Para mí, la psiquiatría es una manera de estudiar el  mundo interior, cómo reaccionamos. La aventura es una manera de explorar el mundo exterior. Necesito de ambos.

swissinfo.ch: También es un apasionado de la hipnosis…

B.P.: La hipnosis es una manera de dar más profundidad a la relación con nosotros mismos. Por lo general siempre miramos hacia afuera y vemos a la gente en su mundo exterior. Con la hipnosis podemos ver su mundo interior.

swissinfo.ch: ¿Aplica técnicas de hipnosis para volar en el Solar Impulse?

B.P.: La uso para descansar. Con la hipnosis tienes el cuerpo descasando y la mente alerta, viendo que pasa en el avión. También puedo visualizar el futuro. Por ejemplo, cuando preparo el viaje puedo visualizar todas las soluciones que necesitaré frente a los posibles problemas.

swissinfo.ch: Imaginemos que usted se dedica exclusivamente a la psiquiatría  y un paciente le dice: ‘Quiero dar la vuelta al mundo en un globo aerostático o en un avión propulsado únicamente por energía solar’. Como profesional de la salud mental, ¿no pensaría que está loco?

B.P.: Le diría que si tiene un gran sueño como los que acaba de mencionar, tiene que saber que será mucho trabajo, y muy difícil, para que se pueda realizar. Es decir: si quieres tener éxito en un “gran sueño” tendrás que trabajar sin descanso, ser perseverante, aceptar el riesgo de fracasar, y visualizar todas las dudas y problemas que podrían surgir. Y si me dice que está listo para todo esto, como psiquiatra le diría: ‘Hazlo. Pero si no lo está, le diría: ‘Olvídate”, porque vas sufrir una gran decepción’.

swissinfo.ch: Usted renunció a la psiquiatría para ser un explorador. Hábleme de ese cambio de vida…

B.P.: Sigo siendo un psiquiatra en mi mente. La diferencia es que ya no atiendo a pacientes en mi consultorio. Ya no tengo tiempo para ello. Cuando hago un discurso soy un psiquiatra: hablo más de la psicología de la vida que de tecnología.

swissinfo.ch: Vayamos en el recuerdo a aquel primer viaje en globo que deslumbró al mundo. ¿Qué fue lo más revelador de esa experiencia?

B.P.: Para mí lo más importante de esa experiencia fue aprender que si quieres cambiar la dirección necesitas cambiar la altitud en el globo. Necesitas encontrar otro viento. Si le mantienes siempre en la misma altitud, tendrás siempre la misma dirección.

Creo que eso es un aprendizaje para la vida. Si queremos cambiar la dirección de nuestra vida también necesitamos cambiar nuestra altitud en nuestro interior, nuestra comprensión del mundo, nuestra educación, nuestra visión del mundo, nuestra relación con el otro.

swissinfo.ch: ¿Cuál es su relación ‘humana’ y ‘física’ con el Solar Impulse?

B.P.: Es un avión en el que no vuelas con el intelecto, sino que vuelas porque lo siente. Tiene  muchos movimientos –literalmente hablando – y cuando hay turbulencias tienes que ‘sentir’ el avión.

swissinfo.ch: ¿En qué piensa cuando está sobrevolando la inmensidad?

B.P.: Pienso en el privilegio de poder volar en el único avión en el mundo capaz de volar noche y día sin combustible. Esto es un gran honor. Es un avión fantástico.

swissinfo.ch: ¿Qué cosas se ganan con el Impulse Solar 2?

B.P.: Es un avión que está diseñado para viajar. El primero era un prototipo para vuelos locales. El Solar Impulse 2 tiene una cabina más grande para que el piloto pueda acostarse, dispone de piloto automático para poder dormir, baño, instrumentos muy fiables con duplicación de todos los sistemas. Este es un avión que permanecer en el aire 6 o 7 días.

swissinfo.ch: ¿La aventura es riesgo?

B.P.: Pienso que el mayor riesgo para la humanidad es detenerse en las certezas, en los dogmas, en las costumbres, en las creencias compartidas. La aventura es una manera de aprender cómo liberarnos de estos paradigmas que nos mantienen prisioneros. Diría que es todo lo contrario.

swissinfo.ch: ¿Dónde se siente más seguro? ¿En el aire o en la tierra?

B.P.: Gracias a la experiencia que he adquirido en el aire, puedo sentirme bien en la tierra. Porque sé que tengo mejores capacidades de adaptación, de innovación. Quizás me resulte más fácil abordar la vida desde que me convertí en un aventurero en el aire.

swissinfo.ch: ¿Qué personas le han inspirado?

B.P.: Yo creo que toda la gente que conocí de niño. Los amigos de mi padre, que eran astronautas, buzos, exploradores, aventureros y activistas medioambientales, y me mostraron una visión de la vida muy apasionante, pero también muy útil.

Me mostraron que puedes alcanzar cosas increíbles, como el Solar Impulse, y que esas mismas cosas también son positivas para la protección del medio ambiente.

swissinfo.ch: ¿Por qué esta ‘cruzada’ por las energías renovables?

B.P.: Las energías renovables son muy importantes para mí, porque no podemos continuar malgastando los recursos naturales de nuestro mundo. No podemos usar en 100 años todos los recursos que la Naturaleza ha creado en millones de años. Y necesitamos encontrar una manera sostenible de producir energía, y por supuesto también, necesitamos energías limpias para ahorrar energía. Necesitamos ser energéticamente eficientes.

swissinfo.ch: ¿En qué punto de su ‘cruzada’ se encuentra?

B.P.: Creo que hoy, mucha gente comprende la necesidad de las energías renovables. Pero muchos de quienes toman las decisiones todavía no se han dado cuenta de que es un buen negocio, que se puede ganar dinero con ello.

Diría que estamos en una etapa en que muchos gobiernos piensan que no es posible incrementar la eficiencia energética. Creo que hay mucho trabajo por hacer y que las energías renovables son solo un pequeño porcentaje de lo que se puede hacer. Es el mensaje que transmito en cada país que aterrizo.

swissinfo.ch: Mucha gente piensan que ‘ser verde’ es mucho más costoso que no serlo…

B.P.: No es más caro. Si cuentas el costo total, no lo es.

Si solo miras el precio sí es más costoso, pues si pagas por petróleo pagas un precio que es bajo, pero no pagas por el costo, que es muy alto.

El costo del petróleo es el cambio climático, la contaminación... Es el hecho de que no calculamos el costo del almacenamiento, no cuentas los millones de años que tardó en hacerse este petróleo, y eso significa que estás usando tus activos en lugar de algo que es renovable.

Así que cuando calculas el precio de la energía solar o de la energía eólica, tal vez el precio es alto pero el costo es más bajo, porque el costo de células solares o de energías renovables está incluyendo todo. 

swissinfo.ch:¿Cuál es su lugar en el mundo?

B.P.: Quiero ser un pionero de nuevas formas de pensar.

swissinfo.ch: Imagine el Planeta dentro 500 años ¿qué ve?

B.P.: Tienes que darte cuenta que tal vez la humanidad haga tantos errores que puede volver a los tiempos del Medioevo. Eso es muy posible: si usamos todos los recursos y no tenemos en cuenta el medio ambiente, la humanidad puede estar en muchos problemas pero la naturaleza seguirá bien.

Es un gran problema de comprensión. La gente piensa que tiene que proteger el medioambiente, pero el medioambiente se cuida a sí mismo. Tenemos que proteger a la humanidad que está en problemas. Demasiada contaminación es mala para el hombre, no para la naturaleza.

swissinfo.ch: Después del Solar Impulse 2, ¿qué?

B.P.: No diré nada. Tengo que dejar algo de suspense para la próxima entrevista (risas)

swissinfo.ch

×