La experiencia espacial por 200.000 dólares




Animación del SpaceShip 2 en su fase preparatoria para reingresar a la atmósfera.

Animación del SpaceShip 2 en su fase preparatoria para reingresar a la atmósfera.

El banquero Peter von May bien puede convertirse en el primer turista espacial suizo a bordo del transbordador Virgin Galactic de Richard Branson.

Este singular recorrido, la primera empresa comercial de su clase, ascenderá a una altura de 110 kilómetros sobre el globo terrestre, permitiendo a los pasajeros sentir la ingravidez y gozar de una vista excepcional de la Tierra.

Peter von May, un entusiasta piloto aficionado, es una de cien personas que ya han pagado 200,000 dólares (217.000 francos suizos) para estar entre los primeros clientes del Virgin Galactic, que espera iniciar sus primeros vuelos espaciales el próximo año.

El especialista financiero de 64 años se inscribió al programa en 2007 después de ver un anuncio en una revista de vuelos. El factor que lo convenció de su participación fue la presencia en el concepto del renombrado ingeniero aeroespacial Burt Rutan.

"Él tenía esta idea de un avión portador con un cohete a cuestas que se aleje a 15 kilómetros de la Tierra y luego lance el cohete al espacio con los pasajeros en su interior", indica Von May a swissinfo.ch desde su oficina cerca de Wollerau, a orillas del Lago de Zúrich. Allí el primer turista espacial suizo en ciernes dirige su propia empresa de servicios financieros, a la espera de su gran cita con Virgin Galactic.

"Un concepto factible, realmente bueno, considera, pues las otras posibilidades de emprenderlo provocarían un gran gasto de combustible lo que haría que el proyecto fuera muy costoso", añade.

Gravedad cero

Al cohete Virgin Galactic le toma apenas 90 segundos alcanzar la marca de los 110 kilómetros."Entonces usted está en el espacio, sin gravedad, por corto periodo. Podrá quitarse el cinturón de seguridad y flotar un poco en la cabina, según afirman", explica Von Maz.

Los astronautas aficionados podrán entonces mirar por las ventanillas hacia la Tierra y disfrutar de la tranquilidad del espacio exterior.

"Para retornar, el avión desciende ya sin necesidad de combustible, mismo que ya fue utilizado para el lanzamiento, y aterriza en el Desierto de Mojave, cerca de San Diego, en los Estados Unidos", describe el banquero.

La experiencia espacial tomará solamente unos minutos. En total, el vuelo durará 2 horas y media.

Además de los cien astronautas fundadores, otros 200 interesados han reservado su boleto para este viaje espacial, mientras que 85.000 personas más ya se han registrado como interesados en un eventual vuelo del Virgin Galactic.

Entrenamiento

El suizo ha tenido sus primeros entrenamientos de simulación de vuelo en Filadelfia, una experiencia que el banquero ha descrito como "fantástica".

Los astronautas aprendices deben experimentar 3.5 veces la aceleración de la gravedad (3.5Gs) durante 90 segundos, justo a lo que se enfrentarán en su lanzamiento en el espacio. Durante el reingreso, experimentaron 6Gs, pero sólo durante 30 segundos.

"Nos han dicho que hasta ahora 88 personas han realizado ese entrenamiento. Sólo cuatro no aprobaron el procedimiento, dos no calificaron para el examen y dos cedieron su puesto por considerar que la empresa era demasiada para ellos", comentó.

"En realidad cualquiera puede participar. El fundador más viejo tiene 88 años y el más joven, 11 años".

La filosofía del Virgin Galactic es que el viaje espacial sea accesible para todos. Todo lo que tendrá que aprobar Von May antes de despegar es un certificado médico que compruebe que es apto para la experiencia. Un doctor de la Nasa realizará un control final antes del lanzamiento.

Experiencia única y audaz

Von Mai espera que el vuelo de sus sueños tenga lugar el año próximo. El portador 'White Knight Two' y el cohete SpaceShipTwo, todavía está sometido a estrictas pruebas de seguridad. Luego de esos ensayos se determinará la fecha de los despegues al espacio.

Pero será la suerte la que determine si Von May será uno de los primeros en vivir la experiencia. Sólo seis pasajeros y dos pilotos tendrán ese privilegio.

Sobre el éxito del trayecto, Von May no muestra preocupación alguna.

"Practico la acrobacia aérea, tengo la licencia, y estoy más nervioso cuando hago eso. El Virgin Galactic es un proyecto serio, pero siempre puede pasar algo".

El banquero ama volar. Una vez permaneció durante tres horas sobre las aguas egipcias, con el riesgo de que se presentara un problema. Sabe de situaciones de riesgo. No obstante, la experiencia de volar en el espacio, experiencia que muy pocos han vivido, le excita sobre manera por el grado de audacia que esto conlleva.

"Para mí, es muy simple lo que viviremos: Subiremos allí y miraremos la Tierra desde arriba", resume confiando.

"Si yo pudiera permitírmelo, yo también me daría el lujo, como otros, de pagar 25 millones de dólares para permanecer en el espacio durante cinco días. Pienso que eso es muy especial."

Isobel Leybold-Johnson cerca de Wollerau, swissinfo.ch
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Vuelo espacial comercial

El Virgin Galactic es el primero en su tipo. Opera de modo privado y construye sus propias naves. El 29 de mayo, la empresa anunció que había terminado la primera fase de pruebas del motor del cohete espacial.

Los vuelos operarán desde el Centro Civil de Pruebas Aeroespaciales 'Mojave Air & Space Port, en Califormina, en los Estados Unidos.

Posteriormente, el Virgin Galactic pretende establecerse en una construcción especial que llevará el nombre de 'Spaceport America', en Nueva México. Otra punto de la compañía se situará en Suecia.

Turismo espacial

El turismo espacial apenas está en su primer estadio, ha advertido Virgin Galactic.

Richard Branson, el hombre detrás de Virgin Galactic, es un hombre de negocios británico que tuvo sus inicios en el mundo de la industria musical y colaboró en el sector de la aviación. Posteriormente participó en misiones con globos de aire caliente y cruzó el Atlántico y el Pacífico con esos artefactos. Ahora se ha fijado la meta del espacio.

Otros famosos nombres están implicados en el proyecto, tales como el científico Stephen Hawking y el ex corredor de autos Niki Lauda.
Hay otras compañías que buscan abrirse mercado en estos vuelos espaciales comerciales.

Rusia, por ejemplo, convirtió al multimillonario estadounidense Dennis tito en el primer turista espacial en 2001 con una estancia de siete días en la Estación Espacial Internacional.



Enlaces

×