Un tercio de la población suiza sufre males psíquicos

Reproducir este artículo Imprimir
Ciencia  
Depresión, estrés, ansiedad, burn-out, borderline, las enfermedades frecuentes en el ámbito de la psiquiatría.Pie de foto:

Depresión, estrés, ansiedad, burn-out, borderline, las enfermedades frecuentes en el ámbito de la psiquiatría. (Keystone)

Por Patricia Islas, swissinfo.ch

Los padecimientos psíquicos serán el primer desafío de salud en la próxima década en el país alpino. El tratamiento nulo o inadecuado de los afectados agrava el escenario, indica Alain Malafosse, jefe de la unidad de Psiquiatría Genética en la Universidad de Ginebra.

El especialista sigue pistas claras para alcanzar tratamientos más individualizados en una de las ramas de la Medicina con mayor retraso en la materia.

Los padecimientos psíquicos, sin incluir las adicciones, han afectado alguna vez en su vida a uno de cada tres habitantes de Suiza, recuerda Jean-Nicolas Despland, director del Instituto de Psicoterapia del Centro Hospitalario Universitario del cantón de Vaud (CHUV).
 
Según el monitoreo 2012 del Observatorio suizo de la Salud (Obsan), publicado esta semana, “es posible que el 17% de la población presente, desde un punto de vista clínico, trastornos psíquicos”.
 
Pero las estimaciones de morbilidad varían. “Diversos estudios coinciden en que anualmente entre el 20 y el 30% de la población padece un disturbio psíquico”, señala Daniela Schuler, del Obsan.
 
En septiembre pasado, el Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP) dio a conocer un estudio que abarcó a 30 países -Suiza incluida-, en el que coloca la media anual en 38,2% de enfermos psíquicos a escala continental.
 
Esta cifra no resulta exagerada si se compara con las de diversos informes considerados entre los más rigurosos en la materia realizados en varias partes de Suiza, afirma Alain Malafosse, especialista en Psiquiatría del Centro de Neurociencia de la Universidad de Ginebra. Entrevista.

swissinfo.ch: Hablar de un 38% de población total afectada es preocupante.

Alain Malafosse: Así es. Yo confirmo las apreciaciones del estudio europeo: Hay estudios muy profundos como el del profesor Martin Preisig, de la Universidad de Lausana, que demuestran que entre el 30 y 35% de la población padece alguna enfermedad psíquica.
 
En lo que se refiere a patologías graves -que provocan una discapacidad muy significativa como es el caso de la enfermedad maniacodepresiva-, entre el 5% y el 6% de la población suiza se ve afectada; se trata de un grave problema de salud pública.

swissinfo.ch: ¿En Suiza hay medios suficientes para hacer frente a este fenómeno?

A.M.: Si se refiere al aspecto financiero, hay inversiones elevadas en uno de los países con la mejor respuesta, incluso en el ámbito de la prevención.
 
Lo fundamental será una mejor formación de los médicos de primer recurso, porque hoy día un 90% de las personas con estas patologías depresivas, ansiosas, jamás ha recibido atención de especialistas o, incluso, ni se han tratado.
 
Una de las dificultades mayores es que los médicos ya instalados en sus consultorios no reciben formación continua para poder aplicar los avances de la medicina de punta.

swissinfo.ch: Y pese al desarrollo en los tratamientos, resultan ser aún muy generalizados.

A.M.: En el terreno de la medicina, la Psiquiatría está muy retrasada en tratamientos y estrategias más individualizadas, lo que resulta indispensable. Nos falta conocer mejor las patologías más frecuentes para desarrollar tratamientos más eficaces. La investigación sigue siendo insuficiente -y no solo en Suiza, que hace esfuerzos-, sino globalmente, si se compara con la que se desarrolla sobre el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

swissinfo.ch: ¿Por qué este retraso?

A.M.: Por diversas razones, por ejemplo sociológicas: La enfermedad mental provoca temor y así el afectado tarda en recurrir al médico para ser tratado. Se espera que la sociedad evolucione con relación a estos males, tal como lo ha hecho con el cáncer o la epilepsia, para evitar su rechazo, lo que, evidentemente, favorece el desarrollo de tratamientos.
 
Estas mismas dificultades prevalecen entre las autoridades sanitarias. Y dentro del sector especializado también hay conflictos muy severos entre las diferentes concepciones psicológicas, fisiológicas, biológicas, etc. Todo esto contribuye al gran retardo.

swissinfo.ch: Usted ha anunciado un descubrimiento epigenético relacionado con el maltrato infantil y la respuesta al estrés en la edad adulta, que bien puede contribuir al desarrollo de tratamientos más personalizados.

A.M.: Absolutamente. Muchas de las patologías psiquiátricas son enfermedades causadas a la vez por factores biológicos, genéticos y por factores de la vida en sí misma, como el traumatismo muy precoz, incluso en el vientre materno. Este enfoque busca comprender cómo estos factores modifican la expresión de genes y tendrá consecuencias en todas las patologías psiquiátricas.

swissinfo.ch: ¿Es decir que las investigaciones epigenéticas cambiarán nuestra concepción sobre la salud psíquica al conocer mejor los mecanismos en los genes que conforman o transforman nuestro comportamiento?

A.M.: Eso espero. La epigenética permite a los investigadores y a los especialistas ver de modo diferente la enfermedad mental. Se acepta más fácilmente la idea de que factores biológicos y factores sociales a la vez son causales de la enfermedad psíquica. Comprender los mecanismos epigenéticos puede contribuir a entender la integración de todos esos factores y a cambiar la forma en que los profesionales consideren y traten al paciente.

swissinfo:ch: Y en su actividad inmersa entre clínica y laboratorio, ¿cuál es la principal preocupación que se respira en el día a día de los especialistas?

A.M.: En un país como Suiza se vuelven cada vez más preocupantes las patologías que se expresan por la impulsividad o la violencia. Desde el punto de vista clínico y social, este aspecto asociado a las patologías psíquicas se ha vuelto muy importante.
 
A esto se suma otro problema mayor: las drogas. Las toxicomanías asociadas agravan todas esas enfermedades psíquicas: las patologías delirantes, ansiosas, depresivas, de la personalidad. Son enfermedades que favorecen el uso de estas sustancias y su consumo empeora a su vez el nivel de la enfermedad. Esos son los dos problemas principales a los que cada vez más nos confrontamos.

1 Comentarios
En este momento no se pueden mostrar los comentarios