Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cierto resguardo ante actores armados en Colombia


Por Sergio Ferrari


Construir y mantener la visión de un país sin guerra ni violencia, uno de los objetivos de la red impulsada por el programa helvético en Colombia. (Keystone)

Construir y mantener la visión de un país sin guerra ni violencia, uno de los objetivos de la red impulsada por el programa helvético en Colombia.

(Keystone)

Una de las aportaciones a 10 años de existencia del Programa Suizo para la Paz en Colombia (SUIPPCOL) a la red de organizaciones que apoya. Entrevista con el coordinador del Programa en Suiza, Peter Stirnimann, especialista en resolución de conflictos.

Desde 2001, organizaciones civiles helvéticas promueven el reforzamiento de la sociedad civil allí. Resultado: una red de comunidades que “conocen la guerra, pero no creen en ella”.

















Colombia vive una dinámica de guerra prolongada, afirma el teólogo Peter Stirnimann en entrevista con swissinfo.ch:

 

swissinfo.ch: ¿Cuáles fueron los logros recientes del Programa SUIPPCOL?

Peter Stirnimann (PS): Para poder visualizar logros hay que tomar en cuenta el contexto en el cual trabajamos.. Colombia vive desde hace cincuenta años una dinámica de guerra prolongada.

Las huellas del conflicto se reflejan en la desconfianza generalizada, la polarización y el sectarismo político. Mucha gente no cree más en lo político. Además, la búsqueda de su sobrevivencia les ocupa muchísimas energías cotidianas.

La paz tiene hoy poco espacio efectivo, aunque todos la anhelan. Uno de los resultados fundamentales de SUIPPCOL es haber logrado no solamente construir, sino también mantener y fortalecer una red nacional de organizaciones que defiende y promueve la visión de un país sin guerra y violencia con justicia y equidad social.

Pero no solo esto: las mismas organizaciones copartes en esa práctica de construcción de una red de paz convierten este ejercicio-espacio en una escuela alternativa de paz.

swissinfo.ch: ¿Puede explicarlo un poco más?

Peter Stirnimann: En la ‘Red de Comunidades e Iniciativas de Paz desde la Base’ hay más de treinta organizaciones y redes regionales de todo el país. Se reúnen campesinos, indígenas y afrodescendientes, mujeres, hombres y jóvenes, académicos y desplazados, creyentes y no creyentes.

Esa red es una suerte de «mini-país» con toda la complejidad y la conflictividad social, cultural, política y de género. En los seis años que la acompañamos, constatamos que este proceso social ha avanzado mucho a diferentes niveles. Por ejemplo, se pudo romper significativamente el hielo de desconfianza y de prejuicios que normalmente reina entre diferentes sectores sociales.

En los debates se busca hoy más lo que une que lo que divide. Se aceptan diferencias e incluso se las valora como algo productivo, dinamizador. Crece de más en más la conciencia y la experiencia de que se logran mejores resultados uniendo esfuerzos para poder incidir con más peso en la política pública.

Por otra parte, el hecho de pertenecer a una red nacional apoyada por Suiza les da cierta protección frente a los actores armados.

swissinfo.ch: ¿Por qué se denomina ‘Red de Paz desde la Base’?

Peter Stirnimann: Por un lado, porque la paz no es un discurso bonito que planea en al aire colombiano. Hay que aterrizarlo, pensar, y construir la paz desde la base, desde lo cotidiano, desde las regiones. La paz debe responder también a las necesidades y proyectos de las bases.

Por otro lado: en la Red de Iniciativas de SUIPPCOL se reúnen comunidades que viven cotidianamente el conflicto armado en sus territorios. Conocen la guerra y no creen en ella. Resisten contra la guerra y optan por propuestas a favor de la vía política y negociada. Han avanzado en lo propositivo a favor de  la elaboración de un enfoque de paz desde la base.

Creo que hoy se puede comprobar que la Red es un punto de referencia a nivel de la sociedad civil nacional que trabaja por la paz, así como para la comunidad internacional comprometida con la paz en Colombia.

swissinfo.ch ¿Cuáles son los aspectos determinantes que marcaron la dinámica en 2010  en ese país sudamericano?

 

Peter Stirnimann : Veo tres principales. La crisis social y humanitaria se ha profundizado por el invierno tan catastrófico con terribles inundaciones. Ahora se teme una hambruna en muchas regiones.

Por otra parte, las economías ilegales de drogas, los robos, los chantajes, la corrupción y la violencia que todo esto produce, determinan cada vez la vida social y política.

En cuanto a lo político propiamente dicho, concluyó su mandato el Gobierno de ultraderecha del presidente Álvaro Uribe después de ocho años y se dio un cambio. La guerrilla de las FARC recibió otros golpes duros pero no determinantes. El conflicto armado sigue.

swissinfo.ch: ¿En qué medida este cambio de Gobierno  influye en la coyuntura y puede influir en el Programa de Paz suizo en Colombia?

 

Peter Stirnimann: Veo que con el nuevo Gobierno de Juan Manuel Santos por lo menos aparece un interlocutor para la sociedad civil.

Terminó la permanente polarización desde el Gobierno Uribe frente a todos los que pensaban diferente.

Se siente que hay un respiro en las organizaciones sociales. Ojalá aprovechen esta coyuntura política y pongan sus propuestas sobre la mesa consientes de que el actual Gobierno se diferencia del anterior, sobre todo por la forma y no tanto por los contenidos.

Las nuevas autoridades han anticipado propuestas interesantes: restituir una parte de las tierras al campesinado expulsado de sus lugares de origen por los paramilitares y narcotraficantes durante la guerra que aún continúa. Quieren indemnizar a las víctimas de la guerra y estudian una Ley al respecto.

Son intentos buenos aunque no creo que estas políticas sean suficientes para convencer a las guerrillas a que dejen sus armas.

Por otra parte, la ultraderecha tampoco se queda quieta y obstaculizará políticamente muchos proyectos que van en contra de sus intereses económicos y políticos. Los conflictos siguen como también la guerra.

swissinfo.ch: Un aspecto importante de SUIPPCOL es la presencia informativa, sensibilizadora en Suiza. ¿Cuáles fueron los aspectos esenciales del trabajo en el año recién concluido?

 

Peter Stirnimann: En los dos últimos años hemos realizado dos campañas de información con representantes de nuestros copartes en Colombia. En 2009, presentamos el tema ‘Mujer y Paz’. En 2010,  ‘Tierra y Paz’.

Desde el inicio apoyamos al movimiento de paz de las mujeres porque son ellas quienes sufren doblemente las consecuencias nefastas del conflicto armado. Pero no se quedan en su rol de víctimas y muchas se convierten en actoras de paz.

En 2010 presentamos la compleja relación entre la paz y la tenencia de la tierra. Uno de los motores del conflicto armado en Colombia desde su inicio es la no titulación de tierras y territorios al campesinado, a los indígenas y  a los afrodescendientes; así como el permanente robo de tierras despojando a la gente, lo que produce  millones de expulsados internos. Esto aún sigue vigente hoy.

Encontramos mucho interés en el público suizo porque pudo darse cuenta que SUIPPCOL contribuye con resultados concretos a la promoción de la paz en Colombia.

swissinfo.ch :  SUIPPCOL es hoy el único programa helvético de esta naturaleza en el mundo: apoyado por el Gobierno, promovido por 11 Organizaciones No Gubernamentales activas de la sociedad helvética presentes en Colombia. ¿Cuál es su reflexión final sobre la viabilidad, eficacia e importancia de este programa?

 

Peter Stirnimann: No me equivoco si afirmo que SUIPPCOL es un programa de referencia en Colombia y en Suiza, ya que logró construir una coherencia y puntos de sinergias entre los esfuerzos de la sociedad civil suiza y colombiana ( y sus organizaciones) con las iniciativas diplomáticas del Gobierno de Suiza.

Es un programa que trabaja en líneas estratégicas importantes para la paz: la tierra, la protección y la formación de las organizaciones ciudadanas. Apoyamos la construcción de la Red Nacional de Iniciativas de Paz desde la Base;  apoyamos la consolidación de una Red Nacional de Mujeres por la Paz. Todo esto con recursos financieros eficazmente utilizados y racionalmente empleados. Y contamos con un gran compromiso e identificación de las copartes colombianas con nuestro Programa.

No pudimos hasta ahora responder a todas las organizaciones locales que quieren integrarse a este proceso. No pudimos desarrollar todavía un trabajo fuerte con los jóvenes;  no pudimos desarrollar una línea de promoción de la paz en lo urbano.

Todavía hay mucho camino para andar y espero que en una cuarta fase del programa SUIPPCOL a punto de negociarse,  podamos profundizar lo logrado y ampliar más el programa con otras líneas fundamentales todavía pendientes.

SUIPPCOL en breve

El Programa Suizo para la Promoción de la Paz y el Reforzamiento de la Sociedad Civil en Colombia, iniciado en 2001, es cofinanciado por el Gobierno de Suiza a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores

 

Once organizaciones no gubernamentales helvéticas de la cooperación al desarrollo, de derechos humanos y del sector de la información-incidencia participan y cofinancian dicho Programa:

Amnistía Internacional, Sección de Suiza

Grupo de Trabajo Suiza-Colombia

Misión Belén Immensee

Caritas Suiza

E-CHANGER

Acción Cuaresmal

HEKS/EPER Ayuda Protestante Suiza

Brigadas de Paz Internacional,

Swissaid

Tierra de hombres Suiza (con sede en Basilea)

Peace Watch Suiza

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×