AFP internacional

La candidata demócrata estadounidense a la Casa Blanca, Hillary Clinton, habla a la prensa el 9 de septiembre de 2016 en Nueva York

(afp_tickers)

Hillary Clinton prepara su retorno a la campaña presidencial el jueves, después de un reposo por enfermedad, pero su adversario Donald Trump aceleró el ritmo y multiplicó sus apariciones en un ambiente marcado por la investigación contra su fundación familiar.

Puesta momentáneamente fuera de combate por una neumonía, Clinton espera recuperar la iniciativa al reanudar sus actos de campaña el jueves, con apariciones públicas en Greensboro (Carolina del Sur) y en Washington.

En los tres días en que debió permanecer de reposo en su casa en Chappaqua, cerca de la ciudad de Nueva York, Clinton no pudo evitar las especulaciones sobre su estado de salud, y ahora tendrá que recuperar el terreno perdido.

Mientras se recuperaba de una neumonía "leve, no contagiosa", según su doctora, Lisa Bardack, Clinton reveló nuevos detalles de su salud.

La exsecretaria de Estado, de 68 años, "continúa manteniéndose saludable y apta para servir como presidente de Estados Unidos", escribió Bardack, en un detallado comunicado de dos páginas enviado a la prensa.

De acuerdo con fuentes de su comité de campaña, Clinton utilizó los días de reposo para leer diversos informes, y durante la Asamblea General de la ONU, que se realizará la próxima semana en Nueva York, pretende mantener reuniones.

Clinton se reuniría con el presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sissi, y con el presidente de Ucrania, Petro Porochenko.

En cambio, Trump no perdió tiempo y en los tres días de ausencia de Clinton multiplicó sus actos públicos y sus declaraciones a redes de televisión, a apenas dos meses de la elección presidencial para escoger al substituto de Barack Obama en la Casa Blanca.

Además de multitudinarios actos públicos en bolsones electorales considerados fundamentales, Trump sorprendió al sugerir el martes una propuesta que rompe con la rígida ortodoxia conservadora de su electorado: la licencia pagada por maternidad, de seis semanas.

- Trump sorprende -

Se trata de un movimiento de ajedrez cuidadosamente estudiado por el equipo de Trump.

En parte porque el tema es uno de los asuntos en los siempre Clinton hace hincapié y porque lo aproxima del voto femenino, pero también porque la última vez que la aspirante demócrata se refirió al asunto fue el año pasado.

En un acto público cerca de Filadelfia, Trump delineó un plan en que las mujeres tendrían el beneficio de deducciones en los impuestos para ayudar en el cuidado de los recién nacidos, además de una cobertura de seis semanas.

De acuerdo con Trump, muchas estadounidenses pasan a verse en una "situación catastrófica" a causa de un hijo enfermo o de un empleo perdido.

"Pero eso va a cambiar con nuestras propuestas en favor de la familia, en favor de los niños y en favor de los trabajadores", añadió.

Este miércoles, su hija Ivanka dijo a la red ABC que Clinton "podía haber hecho más" por las mujeres y los niños, ya que se jacta de cuatro décadas de vida pública.

"Nosotros no hemos estado en cargos públicos por varias décadas, como ella. De forma que ella podía haber aplicado algunas de esas políticas, y no lo hizo", dijo la hija del candidato presidencial republicano.

Inclusive, para marcar aún más distancia de Clinton y las polémicas que la envuelven, Trump mostró en un programa de TV una parte de los resultados de un chequeo médico, en una escena que será transmitida el jueves.

Con el gesto, Trump busca mostrar que está en plena forma física para ser presidente y al mismo tiempo desea expresar que, a diferencia de Clinton (que mantuvo en secreto su neumonía durante tres días) no tiene nada a esconder.

- Nuevos golpes -

Pero si Trump reforzó su campaña y logró apoderarse de la iniciativa en un asunto particularmente especial para Clinton, no todas fueron flores en la jornada.

Este miércoles, un sitio web divulgó mensajes que el exsecretario de Estado Colin Powell -un referente de los sectores moderados del partido Republicano- envió a una periodista y en los cuales clasificó a Trump como una "vergüenza nacional" y un "paria internacional".

En los mensajes, Powell también criticó a Trump por haber lanzado el movimiento que cuestionaba la nacionalidad de Obama. "El movimiento era racista", comentó el militar retirado y exjefe diplomático en uno de esos mensajes.

La candidatura presidencial de Trump es tal modo endeble que está "destruyéndose a sí mismo, sin necesidad de ataques de los demócratas", comentó.

El martes, la justicia del estado de Nueva York anunció haber abierto en junio una investigación sobre la Fundación Trump, en particular sobre una donación por 25.000 dólares efectuada en 2013 en beneficio de un grupo de apoyo a la fiscal general de Florida, Pam Bondi.

"Una organización de caridad (como está registrada la Fundación Trump) no puede donar dinero a una organización política", dijo a la red CBS el fiscal de Nueva York, Eric Schneiderman, un hombre próximo al partido Demócrata y elector de Clinton.

Este jueves, la publicación Newsweek también publicó un informe que sugiere un conflicto de intereses entre una eventual presidencia de Trump y las actividades de su fundación en el extranjero.

afp_tickers

 AFP internacional