AFP internacional

Estado en el que quedó el lugar donde se celebraba un funeral en Saná tras un bombardeo que dejó 140 muertos y que respondió a una "información erróea" y falta de comprobación de la coalición árabe en Yemen, el 8 de octubre de 2016

(afp_tickers)

El mortífero bombardeo de la coalición árabe en Yemen la semana pasada, que dejó 140 muertos en Saná y suscitó condena internacional, fue el resultado de una "información errónea", reconoció este sábado el equipo encargado de la investigación.

El bombardeo del pasado sábado se efectuó sin las precauciones habituales destinadas a limitar las bajas civiles y sin el acuerdo de la comandancia, explicaron los investigadores designados por la coalición liderada por Arabia Saudí.

El ataque tuvo por blanco una gran sala de Saná, la capital de Yemen controlada por los rebeldes hutíes, donde se llevaba a cabo una ceremonia fúnebre por el padre de un alto funcionario.

"Debido al incumplimiento de las reglas de enfrentamiento y de los procedimientos de la coalición así como a una información errónea, un avión de la coalición atacó erróneamente este lugar, lo que provocó la muerte y heridas a civiles", subrayaron los investigadores.

Recomiendan en consecuencia sancionar a personas responsables de este error, indemnizar a las víctimas del bombardeo, que dejó también 525 heridos, y revisar las "reglas de enfrentamiento" de las operaciones militares en Yemen.

Un responsable de los rebeldes hutíes afirmó por su parte que un primer grupo de 115 personas heridas iba a ser evacuado el sábado al vecino Omán, a bordo de un avión de ese país.

"Se trata de un primer grupo de heridos para ser evacuados y tratados en el extranjero", declaró el viceministro de Sanidad de las autoridades rebeldes yemeníes, Naser Awjali, sin precisar si otros grupos serían evacuados más tarde.

Dentro de ese grupo de evacuados están también dos estadounidenses que habían sido secuestrados en Yemen, y que han sido liberados gracias a la mediación del vecino sultanato de Omán, reveló este sábado la agencia de noticias oficial de dicho país.

No se dieron más detalles sobre la identidad de esos dos ciudadanos estadounidenses ni sobre su situación en Yemen ni su liberación.

Estados Unidos agradeció la liberación, que consideró un "buen gesto" de los rebeldes hutíes.

- "Crimen de guerra" -

La coalición árabe implicada en el conflicto para apoyar al presidente de Yemen Abd Rabbo Mansur Hadi contra los rebeldes hutíes había negado en un primer momento toda responsabilidad en el ataque en Saná.

El bombardeo fue condenado en numerosos países y llevó a Estados Unidos, aliado de Arabia Saudí, a anunciar una revisión de su apoyo a la coalición en Yemen.

La guerra en ese país ha causado 6.885 muertos desde marzo de 2015, casi la mitad de los cuales civiles, según la ONU.

La organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch estimó que esos bombardeos equivalían a un "crimen de guerra" y destacó que eran "desproporcionados" ante "la evidente presencia de civiles" durante la ceremonia.

Los investigadores destacaron que los ataques fueron perpetrados sobre la base de informaciones "erróneas" suministradas por el ejército del presidente Hadi sobre la presunta presencia en la ceremonia de un "gran número de responsables militares hutíes".

- Evacuación de heridos -

En el mismo momento en que la coalición publicaba los resultados de su investigación se organizó una primera evacuación de personas heridas durante el bombardeo, de Saná a Omán.

El sultanato de Omán es el único país árabe del Golfo que no participa en la coalición antirebelde en Yemen y guarda buenos contactos con los hutíes así como con el régimen del presidente Hadi.

Un grupo de 115 heridos fueron embarcados a bordo de un avión de la fuerza aérea omaní, constató un fotógrafo de la AFP.

El martes, el rey Salmán de Arabia Saudita había autorizado la evacuación de los heridos graves entre las víctimas del bombardeo.

afp_tickers

 AFP internacional