Con prisión indefinida, brasileño CEO del banco BTG Pactual renuncia

 AFP internacional

El brasileño André Esteves, CEO del banco de inversión BTG Pactual, el 26 de abril de 2012 en Sao Paulo

(afp_tickers)

El influyente banquero brasileño André Esteves renunció este domingo a sus cargos de CEO y presidente del Consejo de Administración del banco BTG Pactual poco después de que la Justicia prorrogara de forma indeterminada su arresto por haber participado presuntamente en el megaescándalo de corrupción en Petrobras.

El mayor banco de inversión independiente de América Latina informó de la renuncia de Esteves a través de un comunicado en la noche del domingo, en el que no hizo referencia a la situación judicial de su controlador.

Horas antes, el Supremo Tribunal de Brasil había decidido a petición de la Fiscalía prorrogar de forma indeterminada la orden de prisión del banquero, arrestado el miércoles acusado de intentar comprar el silencio de un exdirectivo de Petrobras.

"Los objetos confiscados el miércoles y las declaraciones prestadas por investigados demuestran una evolución desfavorable a André Esteves. Además, (...) Esteves tiene un claro interés en que no salgan a la superficie colaboraciones (de otros procesados con la justicia a cambio de reducción de penas) que lo vinculen con hechos criminales investigados en la Operación Lava Jato", explicó el Ministerio Público en un comunicado.

El ya expresidente de BTG Pactual, un experto en finanzas de 47 años y con una fortuna personal de 2.100 millones de dólares, según Forbes, fue detenido el miércoles por orden de la Corte Suprema.

Su arresto fue decretado entonces de forma temporal -por cinco días, según la legislación brasileña- y ahora fue extendido a régimen preventivo, con plazo indeterminado.

El día de la detención de Esteves las acciones de BTG Pactual lideraron las pérdidas en la Bolsa de Sao Paulo y cerraron con un desplome del 21%, aunque habían llegado a caer hasta un 30% durante la jornada.

Gracias a la recompra de papeles por el propio banco, el derrumbe de los títulos de BTG Pactual en el parquet paulista se moderó al final de la semana y el viernes cerraron con un retroceso del 3,59%.

El nuevo director del Consejo de Administración de la entidad será Persio Arida, mientras que el puesto de CEO lo compartirán Marcelo Kalim y Roberto Sallouti.

- Planes de fuga -

También en prisión por tiempo indeterminado sigue arrestado el senador Delcidio Amaral, líder del gobernante Partido de los Trabajadores en el Senado, capturado el mismo día que Esteves.

La Fiscalía lo acusa de intentar usar su influencia para evitar que el exjefe del área internacional de Petrobras Néstor Cerveró firmara un acuerdo de delación con la Justicia a cambio de una reducción en su condena.

Amaral fue grabado por el hijo de Cerveró hablando de planes para que el exdirector de Petrobras, condenado por lavado de dinero, se fugara a España -vía Paraguay- mientras Esteves, el 13er hombre más rico de Brasil, es señalado como el financiador del eventual escape.

Ambos habrían propuesto, además, pagar una mesada de unos 13.000 dólares a la familia de Cerveró para que éste no mencionase sus nombres a la Justicia.

Tanto el banquero como el senador han negado las acusaciones.

A pedido de la Fiscalía, el Supremo Tribunal Federal extendió igualmente este domingo el arresto del jefe del gabinete de Amaral, Diogo Ferreira, detenido también el miércoles.

El cuarto arrestado por esta supuesta confabulación es el abogado de Cerveró Edson Ribeiro, detenido por la policía el viernes en el aeropuerto de Rio de Janeiro y también en prisión por tiempo indeterminado.

La estafa a Petrobras, apodada "Petrolao", es considerada el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil. Al menos unos 2.000 millones de dólares le habrían sido saqueados a la estatal.

Según la investigación, las mayores constructoras del país formaron un cártel para manipular licitaciones de Petrobras mediante el pago de sobornos a directivos de la estatal vinculados a partidos políticos, que luego eran distribuidos entre los confabulados.

AFP

 AFP internacional