Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Contrastes europeos en Davos “España y su economía inspiran confianza”

sanchez

Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España, destacó el buen desempeño económico de su país durante su la Reunión Anual 2019 del WEF.

(World Economic Forum / Faruk Pinjo)

Líderes políticos de España, Alemania e Italia dejaron oír hoy su voz en el Foro Económico Mundial (WEF en inglés) de Davos. Coinciden en la importancia de que sus economías crezcan y ofrezcan mayor bienestar social, pero disienten sobre los caminos para lograrlo. Suiza observa atenta la evolución de su principal socio comercial.

El 53% de las exportaciones de Suiza se dirigen actualmente al mercado conformado por los 28 países de la Unión Europea (UE). Por ello, todo lo que suceda con este bloque es determinante para la economía helvética. La cita anual del WEF en Davos fue la ocasión para hacer balance sobre las posiciones de algunos de los países claves de Europa.

España llegó al Centro de Convenciones de Davos pisando fuerte y con optimismo. Ante un auditorio conformado preponderantemente por empresarios, académicos y periodistas, el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, afirmó que su país avanza con estabilidad y creará varios miles de empleos en 2019. “Vamos a crecer más que Francia, Italia y Alemania de aquí al 2020. El riesgo país está estable y el sector productivo se mueve. España y su economía inspiran confianza”, sintetizó.

Tras hablar sobre la situación de casa volteó la mirada hacia Europa, destacando que se han cometido grandes errores. “Si no hubiéramos olvidado que las economías están al servicio de las personas y no a la inversa, posiblemente los populismos y nacionalismos reaccionarios no habrían llegado a los extremos que hoy vemos”.

Para el político del PSOE, la crisis internacional vivida la década pasada -que golpeó particularmente a Estados Unidos y a Europa- debe marcar la pauta del futuro. “Hay economías que aún no salen de ella; no podemos pues arriesgarnos a olvidar lo que sufrimos, debemos aprender de nuestros errores y cumplir las promesas que le hicimos a la gente”.

Aseguró que hay polarización y desigualdad en las sociedades, y los gobiernos no pueden cerrar los ojos ante ello. “Permitir que los ricos sigan haciéndose más ricos, mientras los pobres lo son cada vez más contraviene nuestro contrato social (como gobiernos) y debilita las democracias”, expresó.

“Hoy, nadie pone en tela de juicio la necesidad de un modelo con enfoque social; y son las políticas progresistas las que nos permitirán llegar a un nuevo y prometedor pacto social, pues ya vimos que ni los modelos proteccionistas y conservadores, ni el neoliberalismo, son la solución”.

El mensaje de España coincide en su esencia con la visión de Alemania, pero se enfrenta abiertamente a la visión que Italia tiene sobre el futuro que conviene a la UE.

Suiza, ¿potencial mediadora?

Suiza podría ser una de las piezas clave para el futuro de Cataluña.

Voces como la de Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña, se han pronunciado en Ginebra (2018) sobre la conveniencia de que Suiza funja como mediadora internacional en el conflicto entre Madrid y Cataluña, luego de que esta última insiste en lograr su independencia.

El gobierno suizo se ha dicho dispuesto a asumir un rol mediador y a promover una mesa de diálogo desde el 2017. Pero el Departamento de Asuntos Exteriores de Suiza (DFAE en francés) considera que no se han reunido las condiciones óptimas para una mediación, ya que las dos partes en conflicto tendrían que solicitarlo, debido a que se trata de un problema de política interna y Suiza respeta la soberanía de España.

Fin del recuadro
Angela Merkel

Participación especial de la canciller alemana Angela Merkel en el WEF 2019. Aquí, acompañada del fundador del foro, el suizo Klaus Schwab.

(World Economic Forum / Benedikt von Loebell)

Contrarrestar a las fuerzas nacionalistas

En la edición 49 del WEF también estuvieron presentes la canciller alemana y el primer ministro de Italia.

El discurso de Ángela Merkel fue directo y contundente, destacando la relevancia que tiene el pacto que alcanzaron Berlín y París esta semana. “Hemos alcanzado un acuerdo con Francia en materia de defensa que, a la vista de nuestro pasado, parecía difícil. Pero, ¿qué otra alternativa nos queda? Hay grandes fuerzas nacionalistas que tenemos que contrarrestar”, advirtió.

Merkel destacó la importancia de mantener unida a Europa pese al Brexit, e instó a la Gran Bretaña a conducir una separación ordenada de la UE que permita, pese a su partida, preservar una relación cercana.

Desde Davos, la Canciller alemana habló fuerte a otros dos gigantes de la geopolítica mundial que tienden al proteccionismo. “Estados Unidos dispone de un alud de tecnología y China tiene acceso a una gran cantidad de datos. Pero no comparto la visión de ninguno de los dos; yo seguiré abogando por el libre mercado social. Todos debemos entender nuestros intereses nacionales entendiendo también los intereses de los otros”.

“La arquitectura global solo funcionará si todos estamos dispuestos a pactar”, añadió.

La nota discordante de Europa la puso Giuseppe Conte, primer ministro de Italia y defensor de la derecha populista. También en el marco del WEF, aseguró que los ciudadanos ya han pagado suficientemente el costo de los ajustes posteriores a la crisis de la década pasada y no han tenido beneficios a cambio.

“La sociedad actual ofrece menos oportunidades, menos ingreso y poca expectativa laboral. Existe una sociedad injusta y capaz de generar suficiente para todos; por ello, necesitamos nuevas reglas que apoyen a la gente corriente y que aseguren una distribución del ingreso más justa”, expresó.

Para Conte estas disparidades explican las manifestaciones proteccionistas que han en el mundo. Y el citado político -que ha expresado en más de una ocasión su reticencia ante la inmigración- afirmó que si defender los derechos de la gente es populismo, entonces está a favor del mismo, aunque él lo concibe ante todo como un nuevo tipo de humanismo.

Suiza y la UE, cooperación económica y humanitaria

Suiza exporta a la Unión Europea (UE) bienes y servicios por poco más de 117.500 millones de francos suizos anuales. Y Alemania (que recibe 17% de las exportaciones totales helvéticas), Francia (7%) e Italia (6,8%) son sus principales mercados.

De cara al futuro, Suiza sigue de cerca la evolución de una Europa que no se pone de acuerdo sobre la forma en la que debe enfrentar el futuro económico y político.

Con España, en particular, los lazos con Suiza son de larga data. Su primer acuerdo comercial data del año 1869 y durante la Primera Guerra Mundial, España fue el principal proveedor de alimentos de Suiza. Los intercambios se intensificaron con la muerte de Francisco Franco (1975) y con la adhesión de España, en 1986, a lo que luego se conocería como la Unión Europea (UE).

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes