AFP internacional

El atleta jamaicano Usain Bolt tras la semifinal de los 200 metros lisos en los Juegos Olímpicos de Rio, el 17 de agosto de 2016 en la ciudad carioca

(afp_tickers)

El jamaicano Usain Bolt corre este jueves los 200 metros en busca de su segundo oro en los Juegos de Rio-2016, una hazaña que podría pasar a segundo plano tras una sucesión de escándalos, el último de ellos el arresto de dos nadadores estadounidenses.

Jack Conger y Gunnar Bentz fueron detenidos la noche del miércoles en el avión en el cual se disponían a regresar a su país, en medio de crecientes dudas sobre su relato de que fueron asaltados junto a otros dos deportistas en Rio de Janeiro por presuntos policías.

Este nuevo escándalo que salpica a los Juegos de Rio-2016 ocurrió apenas unas horas después del arresto del máximo dirigente del olimpismo europeo, Patrick Hickey, por reventa ilegal de entradas.

El misterio sobre qué sucedió a cuatro nadadores, entre ellos el conocido Ryan Lochte, que denunciaron haber sido robados por policías brasileños aumentó luego de que la justicia calificó sus testimonios de "contradictorios" e intenta retenerlos en Brasil para aclarar lo sucedido.

Después de ser desembarcados de su vuelo durante la noche, Conger y Bentz abandonaron el aeropuerto en un automóvil, según un periodista de AFP. Ambos deberán declarar el jueves ante la policía.

En tanto, reportes de la prensa señalan que Feigen sigue en Brasil, mientras que Lochte habría abandonado el país, según su abogado.

Lochte dijo en su declaración que fue apuntado con un arma en la cabeza durante el asalto, mientras el taxista fue obligado a abandonar el vehículo y los criminales les obligaron a tenderse en el piso para robarles.

- El rey Bolt -

Mientras, Bolt tiene casi la pista libre en el Estadio Olímpico de Rio de Janeiro, para quedar a un paso de un histórico tercer triplete que lo deposite en la gloria. Su principal oponente, el estadounidense Justin Gatlin, fue eliminado en semifinales el miércoles.

"No estoy del todo sorprendido de que Gatlin haya quedado fuera. Pensé en un primer momento que se había clasificado, pero ya noté en los 100 metros que estuvo más lento", afirmó Bolt tras la eliminación de Gatlin.

De este modo, no se repetirá el duelo en la prueba de los 100 metros, en la que Bolt ganó el oro y Gatlin la plata.

Con el oro de los 100 metros en el cofre, el jamaicano busca el segundo paso hacia el triplete de la velocidad con los 200 metros, y el viernes el relevo 4x100m, tras los triunfos en las tres pruebas en Pekín-2008 y Londres-2012.

El caribeño dio un aviso explícito la noche del miércoles al clasificar como si fuera un paseo por la playa de Copacabana.

- México no está para tequila -

En un hecho insólito, México recién puede debutar en el medallero, catorce días después de iniciados los Juegos o lo que es lo mismo a tres jornadas del cierre. Un verdadero fracaso para una potencia deportiva latinoamericana.

Paola Espinosa, en clavados, y Misael Rodríguez, en boxeo, son los que pueden inaugurar este jueves el conteo mexicano. Y seguramente no habrá mucho más.

Idolo en México, Espinosa ganó la plata en Londres-2012 y bronce en Pekín-2008 en saltos sincronizados desde la plataforma y atesora dos oros panamericanos, uno en esta prueba, y un bronce.

Sus colegas de clavados, una disciplina en la que Mexico siempre talló, se fueron en blanco, como está el medallero del Tri hasta ahora.

Rodríguez besó la lona cuando aseguró al menos una medalla de bronce tras verse obligado a pedir dinero en las calles para solventar su viaje. "Las medallas con boteada (pedir dinero en la vía pública) saben más", aseguró el mexicano. "Y ésta tiene más sabor por todas las críticas que hemos recibido".

- Brasil se relame -

Brasil de Neymar va a la gran final del fútbol olímpico en el mítico estadio Maracaná, con la idea fija de colgarse la medalla dorada, el único galardón ausente en sus pobladas vitrinas.

El sábado enfrentará a Alemania envalentonado por su goleada 6-0 a Honduras, con apertura y cierre del astro del Barça, aunque aparece el fantasma de la humillante goleada 7-1 que le endosó el campeón del mundo en semifinales del Mundial-2014.

Las frustraciones por la goleada alemana, más dos fracasos en las Copas América de Chile-2015 y Estados Unidos-2016, todo en dos años, le colocaron al equipo olímpico brasileño una vara demasiado alta.

Pero Brasil retornó a su zona de confort del jogo bonito, la que habían abandonado los dos anteriores técnicos de la absoluta, Luiz Felipe Scolari y Dunga, a un costo elevadísimo. Y ahora parece volver.

afp_tickers

 AFP internacional